Proyecto folclore Proyecto folclore

07 jun La patroncita de Las Tablas

Temas:

Este texto interesantísimo es un extracto del original, que se encuentra en el libro "Tradiciones tableñas", de la profesora Norma H. de Testa.

Contaban mis ancestros que allá para 1650, el sitio donde hoy se encuentra la iglesia de Santa Librada era solo un montículo de tierra.  En el amanecer de un 19 de julio, dos campesinos llevaban vacas al corral, y se sorprendieron al observar en este lugar la figura de una mujer joven y bella que oraba con los brazos abiertos mirando al cielo.  Se acercaron para verla más de cerca, y solo encontraron la imagen de una virgen desconocida por ellos.  La recogieron y llevaron a sus patrones, que la entregaron al cura de la iglesia de La Villa.

El padrecito, que era español, reconoció la imagen como la de Santa Liberata,  que junto a sus ocho hermanas sufrieron martirio en su país.  Ella fue la única mujer que murió como Jesús:  clavada en la cruz, para luego sufrir la ignominia de ser degollada.  El cura colocó la imagen en uno de los altares de la iglesia.  Pocos días después, los mismos campesinos volvieron a encontrar la imagen en el mismo montículo.  Se repitió la historia, y la imagen fue enviada al párroco.  Esta vez la encerró en un nicho con llave, pensando que estaban gastándole una broma de mal gusto.

Luego, al año, en el mismo lugar y a la misma hora se volvió a encontrar la imagen en el mismo montículo.  Los residentes dedujeron que dichas apariciones se debían a que la Santa reclamaba el lugar para la iglesia y su veneración.  Fue así que el pueblo se volcó en donaciones en dinero y especie para la construcción de su nuevo hogar.  Al principio todo lo que se donaba se guardó en el pueblo, pero pronto hubo de buscarle otro mercado y fue así que se inició el comercio entre esta área y la capital del país.

Así se levantó el templo original con cinco naves, dos torres, un techo de arcada de tejas y un altar precioso al estilo barroco cubierto de láminas de oroy plata.  Estas últimas, que se llevaron en procesión, tuvieron que ser cargadas por varios hombres por su gran peso.  El templo ha sufrido daños ocasionados por el fuerte temblor en 1802, donde perdió las paredes laterales y una de sus torres.  Luego sufrió más daños con otro temblor en 1913 y un incendio en 1958.

En el templo se veneran varias imágenes de Santa Librada.  La Peregrina se llama así porque hacía peregrinaje a todas las poblaciones vecinas para cumplir rogativas en caso de plaga, enfermedades, sequías, inundaciones y otros.  Una segunda llamada Chiquitina o Pequeñita, posiblemente en alusión a su tamaño, que se encuentra en la fachada del templo.  Una tercera, La Moñona, hace referencia a sus trenzas de cabellos donadas por las mujeres del pueblo;  y la cuarta, La Chola, de tez más oscura y mayor estatura, que se saca en procesión todos los 19 de julio con su vestido rojo, su manto azul y una gran cantidad de joyas que sus fieles le han dado agradeciendo los favores que les ha dado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.