Proyecto folclore Proyecto folclore

04 ago ¡No más pena!

Temas:

Hace dos años, mis conocimientos sobre folclore panameño eran de espanto.  No sabía si montuna era baile o vestido.  De polleras, solo reconocía la gala santeña.  De ritmos… ¡mucho menos!  Créanme, pasé TREMENDAS penas en varias ocasiones.  Más pena todavía me da confesarles que mi entrenamiento universitario fue como profesora de Ciencias Sociales.  El hecho de que estudié en el extranjero no excusa la laguna mental, y menos aún a sabiendas que Panamá es mi hogar.

Hace rato quería hacer un proyecto en Aprendo sobre folclore, pero la mera verdad:   no me atrevía.     Conversaba con la gente, y más miedo me entraba.  Rápidamente aprendí que el mundo folclórico es, para decirlo delicadamente, complicado.   Algunas defendían a capa y a espada una región particular del país, pero desconocían mucho del resto o preferían ignorarlas.  Otras personas tenían algo más de conocimiento, pero no me aseguraban si lo que sabían era correcto.  Unas más prometían su ayuda y simplemente…. desaparecían del mapa. Otras personas parecían saber bastante, pero por diversas razones rehusaban compartir su conocimiento: porque querían dinero a cambio, por egoísmo o tan simple como por “hacerse el hat”, como decimos los panameños.

Afortunadamente, tuve suficientes buenas experiencias para vencer el enorme temor que tenía.  Encontré mucha gente dispuesta a cooperar, y más importante todavía, Alex y Rosmery creían en el proyecto.   Un pequeño paréntesis: ambos trabajan conmigo desde hace añales, son extremadamente talentosos, y lo más importante,  no estaban perdidos sobre el tema como yo.  También ayudó el recibo de una cartita, pero ese cuento me lo reservo para otro blog más adelante.

Así que comenzamos a trabajar en “Proyecto Folclore”, hace ya dos años.  Y si, ¡aprendí bastante!  Eso sí, en el camino trastabillamos y tomamos caminos y decisiones equivocadas, que luego tocó rectificar.  Por ejemplo, mandé a Ros y a Alex a cubrir el Festival Nacional de La Pollera pensando en obtener fotos de todas las polleras del país, para descubrir que solo era nacional de nombre: no había más que santeñas.    Así que tocó ir al Festival de Guararé a ver mucho del resto de los  vestuario, donde se tuvo que trabajar casi 40 horas corridas con poco descanso en medio del aguacero, y alquilar vestidos a última hora para poder subir a los escenarios.

Falta poco para que inicie “Proyecto Folclore”: la primera publicación sale en la versión impresa de La Prensa el domingo 4 de septiembre.  La idea de este blog  es compartir nuestras experiencias con el proyecto, y sumarle sus comentarios y sugerencias.   Que quede claro que nuestra intención es hacer una muy necesaria recopilación de las costumbres y tradiciones panameñas de todo el país: la meta es bastante ambiciosa.  Así que nos podemos equivocar… de hecho, de plano les admito que nos vamos a equivocar.  ¡Solo espero que menos que más!

Me gustaría comenzar por preguntarles qué cosas esperan que abordemos en el proyecto.  ¡Esperamos sus comentarios!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.