Radar Deportivo Radar Deportivo

17 abr Árbitros castigados por malas decisiones en el béisbol panameño

Cuatros árbitros del béisbol fueron suspendidos.

Sus malas decisiones le pasaron factura.

Temas:

Están siendo criticados. Están siendo criticados.

Están siendo criticados. Foto por: LA PRENSA

Los árbitros están en el ojo de la tormeta. Los árbitros están en el ojo de la tormeta.

Los árbitros están en el ojo de la tormeta. Foto por: AP

La tecnología está matando la pureza del deporte. Recuerdo la presión que se ejerció en Río de Janeiro de Brasil donde varios árbitros de boxeo fueron suspendidos por sus actuaciones, tras finalizados los Juegos Olímpicos.

De ellos solo se supo que fueron castigados por no aplicar bien los reglamentos, un argumento que intentaba aplacar en ese momento los escándalos de corrupción y reforzar los principios del juego limpio que inculca el Comité Olímpico Internacional.

La justicia debe llegar al deporte y todos estamos de acuerdo en esto. Nadie quiere perder y menos por un error de un ser humano vestido con camisa de rayas, que a veces no está preparado para el cargo.

Los árbitros fueron incluidos en los distintos deportes con el propósito de dirimir opiniones respecto a una jugada y hacer cumplir los reglamentos.  A veces los hay calificación A (excelentes) y otros son perversos, pero seres humanos.

He conversado con algunos de ellos en Panamá y la mayoría actúa de buena fé. No se venden, les gusta lo que hacen y tratan de ganarse el respeto en cada una de sus decisiones.

Sus errores, equivocaciones y a veces hasta falta de conocimiento, eran en un tiempo, parte del juego y aceptadas con honorabilidad por los contrincantes. Ya no.

Suspender un árbitro por sus actuaciones en el terreno de juego no se veía en el deporte. Sus decisiones eran inapelables, pero hoy en día existe la bendita repetición instantánea, esa que un día causará una tragedia en vez de hacer justicia.

En Panamá ya tenemos un caso, y de seguro será el primero de muchos. Cuatro colegiados del béisbol panameño fueron suspendidos.

No quiero mencionar los nombres de los implicados porque pronto volverán al cuadro de béisbol y de seguro llegarán con la mira puesta sobre ellos, ya que se ganaron la desconfianza del público y de los jugadores.

Su organización debió defenderlos hasta el final.

Los árbitros no preparados llegan al terreno de juego porque su organización se los permite, tal vez por ahorrarse unos dólares o por darles la oportunidad. Los hacemos Dioses, dueños de la verdad sin preparación y después lo culpamos.

Eso podría haber pasado con los nuestros en el tema del béisbol. 

Estamos de acuerdo con el aspecto tecnológico en los deportes. Ropa, calzados, balones, bates y hasta cámaras para decidir si la bola entró o no a la portería, o para cuando se da un jonrón por arriba de un poste de los jardines.

Pero hemos llegando al otro extremo, en el que se comienzan a revisar las apreciaciones. No soy reacio a la tecnología, sino a que muera la pureza el juego por estar esperando decisiones.

La justicia dentro del terreno de juego se da si tenemos personas capaces en las que debemos confiar, aunque con cámaras o no, nadie está exento a cometer un error.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.