Radar Deportivo Radar Deportivo

21 feb Pequeños gigantes de la pista, autos a radio control en Panamá

Los bólidos pueden llegar a costar hasta mil 500 dólares.

Su velocidad máxima es de 120 kilómetros por hora.

Un bólido pequeño, pero furioso. Un bólido pequeño, pero furioso.
Un bólido pequeño, pero furioso. LA PRENSA/Rafael Calvo

Sus motores suenan como autos de fórmula y sus velocidades alcanzan hasta los 100 kilómetros por hora en tres segundos. En los pits hay mecánicos, pilotos, ayudantes y mucha adrenalina, es el mundo de los bólidos a control remoto.

Los carros a escala recorren la nueva pista ubicada detrás de la Arena Roberto Durán en Juan Díaz, el olor a combustible (nitro) se siente, mientras los motores se encienden para correr en la primera Copa Internacional del Istmo.

Los pequeños gigantes de la pista son dirigidos desde una tarima, para guiarlos se requiere de destreza y años de experiencia, aunque también existen categorías de entretenimiento.

Federico Estrella, piloto y miembro de la Apacar (Asociación Panameña de Carros de radio control) participa en la actividad y le da los últimos toques a su auto en los pits para las pruebas de clasificación. Lleva cinco años corriendo.

El piloto, un apasionado del motor a escala explica que un auto puede llegar a costar hasta mil 500 dólares y que hay que tener conocimientos básicos de mecánica para poder arreglar y controlar el pequeño bólido, engalanados con colores vistosos y con “rines” de lujo.

“Los autos vienen desarmados, en un kit como lo llamamos, luego lo acondicionamos de acuerdo a la categoría. Así, un motor puede costar hasta 400 dólares y el control remoto 300 más”.

Estrella destaca que antes de cada carrera afina su auto de acuerdo a la pista y las velocidades que quiera alcanzar.

Los preparativos se realizan en una mesa, donde se pasa corriente a la bujía para que el motor de combustión interna de dos tiempos encienda y esté listo para correr.

Sus pequeños motores comienzan a rugir para demostrar que están listos y cada vez que se aprieta el acelerador, ubicado en el control remoto que sostiene el piloto su escape suena igual al de un auto de Fórmula Uno.

La carrocería es de plástico con colores llamativos y muchos de ellos tienen alerones. Por dentro están compuestos por piezas igual a las de un carro de tamaño normal.

Tienen amortiguadores, frenos de disco, diferenciales y un chip que es el encargado de contar las vueltas que da el auto en la pista.

Pequeños gigantes de la pista Expandir Imagen
Pequeños gigantes de la pista

Además, se observa un tanque de combustible con capacidad de 75 cc, que dura aproximadamente cinco minutos de la carrera, muchas de ellas pactadas a 40 y 45 minutos.

Sus materiales son de fibra de carbono, aluminio, plástico y suela espuma.

Son todo un bólido de carrera.

Sus llantas también juegan un papel importante y tienen especificaciones, las hay duras, superduras, blandas y superblandas, todas de suela espuma, comenta Estrella, quien revela que “si usa llantas duras no tendrá tanta tracción y agarre en la pista, como las blandas, que duran menos, pero que son más fáciles para manejar”.

En la mesa (pits) hay una caja de herramientas, repuestos y un galón con combustible nitro-metano, con un valor de 40 dólares.

Los autos son pequeñas piezas en una escala de 1/10, que significa que si lo haces 10 veces más grande estaría llegando a medir lo que un auto normal. También existen la categoría de 1/8 y 1/5.

Antes de ir a la pista pasan una revisión, porque son muy estrictos en las especificaciones. El auto no debe medir más de 200 milímetros ni pesar más de mil 650 gramos.

Pequeños gigantes de la pista Expandir Imagen
Pequeños gigantes de la pista

En la categoría profesional participan cerca de 30 pilotos en Panamá, pero esta vez tendrán que competir con pilotos de Costa Rica, una vieja rivalidad. 

Igual que en la Fórmula Uno el programa tiene una tanda de ensayos libres, otra de clasificación para la salida y la ronda final. Es un fin de semana que comienza viernes y termina domingo.

Para Estrella este es un deporte y a su vez un entretenimiento. “Hay competencia, preparación y resultados, pero también digo que es un entretenimiento, para los que le gusta”.

Jaime Estrella, su hermano, también corre y es otro apasionado del deporte. Comparten el mismo pits (mesa) y se visten igual para sentirse más a tono con la competencia.

El nuevo circuito tiene un total de seis sectores, con cuatro rectas y un conjunto de curvas sinuosas y chicanas.

Una mirada desde la tarima de donde se controlan los autos permite observar una gran recta y la grilla de partida. Su longitud es de 200 metros y se corre en sentido a las manecillas del reloj. Todos listos para la partida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.