Radar Deportivo Radar Deportivo

25 may En busca de la silueta perfecta

La subcampeona cuenta su experiencia.

La chiricana participó en un torneo regional.

Se busca definir la figura. Se busca definir la figura.

Se busca definir la figura. Foto por: Cortesía

Con su entrenadora Con su entrenadora

Con su entrenadora

Ashley Martínez se levanta a eso de las 5:00 a.m. para hacer varias horas de ejercicios cardiovasculares. Ella busca un cuerpo perfecto para impresionar al jurado, una tarea exigente.

La chiricana de 21 años de edad y estudiante de comercio internacional y logística se inició hace un año en fisiculturismo, con la intención de bajar unas cuantas libras que provocaban la burla de sus compañeros. Su entrenadora se llama Etzel Espinosa.

Martínez se centró en el bikini fitness, una de las modalidades del fisiculturismo donde se valora el estado físico general, la firmeza de la piel, su tersura y la ausencia de celulitis y estrías.

La integrante de la selección nacional explicó que en esta categoría se califica mejor a las atletas que no tengan un volumen muscular elevado, que no sean muy delgadas y su capacidad de desenvolverse con gracia ante el jurado.

Martínez comentó que en la modalidad de bikini fitness se busca un cuerpo bien definido, con cero grasa muscular y “por eso decía que las estrías son imperdonables”.

“En esta categoría los jueces no evalúan músculos, ni cuadros en el estómago; lo que valoran son las líneas bien definidas en el cuerpo y eso se consigue con dietas y mucho ejercicio, pero sin levantar peso”, reveló.

“Una celulitis es imperdonable, te sacan de inmediato de los filtros que se hacen para escoger la mejor silueta de la competencia”, advierte Martínez, quien ya representó a Panamá en el torneo centroamericano, que se realizó en El Salvador, donde quedó entre las 10 mejores.

En busca de la silueta perfecta Expandir Imagen
En busca de la silueta perfecta

La promesa del fisiculturismo panameño advierte que “atrás quedaron esas burlas de mi sobrepeso, era mi realidad, ahora tengo un nuevo estilo de vida que me exige comer mejor y hacer mucho ejercicio”.

“Esta competencia me cambió la vida”, agregó.

“Tengo que agradecerle a Dios la fortaleza de no claudicar en los entrenamientos, donde él es mi principal guía. Hay mucho sacrificio”, destacó.

“Soy humana y no se puede intentar tener un cuerpo perfecto siempre”, agregó Martínez, quien aclaró que su régimen alimenticio y deportivo cambia cuando tiene que participar en una competencia.

Cuando Martínez está preparándose para un torneo hace hasta cuatro horas diarias de carrera o bicicleta y se alimenta cinco veces al día, todo para definir su cuerpo.

Explicó que su rutina alimenticia comienza con un par de claras de huevo, té verde, avena y batidos de proteínas, que suplen una comida.

En la competencia de El Salvador. Expandir Imagen
En la competencia de El Salvador.

La chiricana, que viene de obtener subcampeonatos en el Mister Panamá y el Open Classic III, destaca que su problema de obesidad la llevó a practicar el bikini fitness. “Al principio fue como un pasatiempo, pero ahora lo estoy haciendo para competir”.

“Yo vivo lo que hago, para algunos es mucho sacrificio, pero vale la pena sentirse bien con uno mismo, es un testimonio que comparto a diario con las personas que me preguntan asombradas sobre mi nueva figura”, añadió.

Martínez es una mujer de 1.50 metros de estatura y llegó a pesar hasta 150 libras. Ella dice que “no hay cuerpo perfecto, solo se intenta conseguirlo”.

“Esta modalidad es muy complicada, porque no puedes tener músculos, debes estar centrada en solo definir las líneas de tu cuerpo y en eso debes olvidarte de todo. Amigos, fiestas, etc.”.

Pedro Martínez, dirigente del fisiculturismo en Panamá, dijo que es una tendencia entre las muchachas que desean mejorar su aspecto físico.

“Este es el primer peldaño del fisiculturismo y la mayoría de la mujeres panameñas se quedan en esta etapa, porque no se atreven a competir”, agregó.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.