Radar Deportivo Radar Deportivo

24 sep Una jornada de enseñanza de karate inclusivo

En la competencia participaron 400 atletas.

Asistieron de Bélgica, Costa Rica y Estados Unidos.

Temas:

Jhosep González realiza una kata. Jhosep González realiza una kata.

Jhosep González realiza una kata. Foto por: LA PRENSA/Eric Batista

El belga en su presentación. El belga en su presentación.

El belga en su presentación. Foto por: LA PRENSA/Eric Batista

El belga Franck Duboisse adaptó todas las formas del karate para que se puedan realizar desde una silla de ruedas.

El campeón mundial realizó una exhibición en la primera jornada del segundo torneo internacional de karate inclusivo, que se desarrolla en la Arena Roberto Durán.

Duboisse en su presentación mostró la formas con las que una persona en silla de ruedas se puede defender por medio del karate.

En el acto participaron cerca de 400 atletas de Costa Rica, República Dominicana, Italia, Bélgica, Estados Unidos y Panamá, en medio de un ambiente festivo.

El sensei se convirtió en el primer atleta en ganar un campeonato del mundo de la Federación Internacional de Karate en silla (kata), en un evento que se desarrolló en Bremen, Alemania, en noviembre de 2014.

En la Arena Roberto Durán, le enseñó parte de sus secretos a los jóvenes que participan en la competencia, que tiene como objetivo promover la participación de atletas con discapacidad.

Duboisse, por su parte, le pidió a los jóvenes que practiquen algún deporte y los exhortó a ayudar a los demás y no rendirse.

El certamen tiene en disputa 74 categorías divididas en 4 niveles (novatos, intermedio, avanzados y cinta negras) en las modalidades de kata y kumite.

Eduardo Frías, presidente de Fundasen (Fundación Desarrollo Senshi), comentó que la meta de este certamen deportivo es demostrar las habilidades de los atletas en un ambiente inclusivo.

Agregó que además busca sensibilizar a quienes participan y al público en apoyar todas las iniciativas en beneficio de la inclusión. Su lema es “En la inclusión está la cura”.

También ven acción Andrés Felipe Rendón, dos veces campeón Panamericano; Nicolai Arango, tres veces campeón Panamericano; y Omaira Molina, seis veces campeona Panamericana, entre otros.

La competencia inició con kata -1 autismo, con el primer lugar de Bander Doens, seguido por la niña María Isabe, y Mateo Gutiérrez completó el podio con el tercer lugar.

La historia

A sus 42 años, a Franck Duboisse lo atacó una rara enfermedad, de esas difíciles de pronunciar, que lo dejó por un tiempo paralizado del estómago hacia abajo y en una silla de ruedas.

Duboisse vive en Bélgica, donde aprendió cinco idiomas, terminó una maestría en comunicación y además practica karate.

La neurosarcoidosis que le afectó su sistema nervioso central lo obligó a comenzar una nueva vida desde una silla metálica con cuatro ruedas, pintada de negro y con la última tecnología a la que se acopló muy bien, de hecho con ella se gana la vida.

“Mis amigos me preguntaban qué iba a ser de mí, ya que no podía caminar ni sentía mis extremidades inferiores”, explica Duboisse, quien se encuentra en Panamá para participar en el II Torneo Internacional de Karate Inclusivo.

¿Qué harás en la vida?, le preguntaban algunos amigos y compañeros en sus rehabilitaciones, su repuesta no tardó en llegar.

“Soy un sensei de karate y enseñaré este arte”, reveló el maestro al explicar sus primeros pasos, en una disciplina reservada para hombres y mujeres sin impedimentos físicos.

El europeo, ahora de 52 años, comenzó a desarrollar su nueva faceta de instructor desde una silla de ruedas, en un pequeño gimnasio al que acudían muy pocos alumnos con discapacidad.

“Sinceramente, no sabía cómo hacerlo, empezamos de a poco adaptando lo que sabíamos a ponerlo en práctica sobre una silla de ruedas. Hoy día damos 10 horas de clases a personas con distintas formas de discapacidad en nuestro dojo”, asegura el sensei.

Una jornada de enseñanza de karate inclusivo Expandir Imagen
Una jornada de enseñanza de karate inclusivo

Para Duboisse, el karate se convirtió en una pasión que fue creciendo rápidamente en su vida, como una alternativa para mantenerse activo y motivado enseñando un arte marcial de una manera diferente.

Ahora el sensei europeo puede caminar con dificultad, habla el español perfectamente porque trabajó en España y está satisfecho con su nuevo estilo de vida.

“Mi objetivo es incentivar a mis alumnos a hacer movimientos que funcionen y los motiven. He adaptado todas las formas del karate para que se puedan practicar desde una silla de ruedas”, revela.

Para el maestro de artes marciales, lo importante es que los individuos con una d iscapacidad se mantengan enfocados en lograr objetivos a corto y largo plazo por medio de este deporte.

“Aquí el combate no tiene ninguna importancia, el solo hecho de poder amarrarte el kimono te hace dar el paso hacia la siguiente etapa y te mantiene activo”, añadió.

“Muchos de nuestros jóvenes o personas con discapacidad, no practican ningún deporte porque piensan que no podrán, nosotros los debemos motivar a dar ese paso y no rendirse”.

Duboisse, que también imparte sus conocimientos en Europa, les recomendó a las personas con discapacidad que busquen la manera de “hacer algo, ya sea deporte o cultura”.

Con estos créditos, Duboisse llegó a Panamá, por segunda vez invitado por la Fundación Desarrollo Senshi, que tiene como lema en la inclusión está la cura y organiza el torneo de karate inclusivo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.