Radar Deportivo Radar Deportivo

14 ago El secreto de la velocidad

Temas:

Los panameños Alonso Edward y Lloyd LaBeach tienen algo en común con Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo. Los tres son hijos de jamaiquinos, a quienes se le considera los actuales reyes de la velocidad.

LaBeach, ganador de medallas de bronce en los 100 y 200 metros lisos en las olimpiadas de Londres en 1948, nació en ciudad capital en 1922 del matrimonio de Julia y Samuel LaBeach, oriundos de la isla de Jamaica, quienes emigraron a Panamá por razones de la construcción del Canal.

En 1946 logró una beca de estudios en la Universidad de Wisconsin, donde reafirmó sus dotes de velocista, estallando con las preseas de bronce en Londres, en los 100 metros planos, con tiempo de 10.6 segundos y 21.2 en los 200 metros.

Lloyd LaBeach falleció el 17 de febrero de 1999.

Edward también tiene vínculos con las isla caribeña, debido a que su madre, Margaret, es jamaiquina y reside en Panamá desde 1979. Ella contó que en sus tiempos de escuela participó en carreras de 100 y 200 metros lisos, lo mismo que hace Edward y su hermano Mateo.

Edward ganó la medalla de plata en los 200 metros planos en el campeonato mundial de Atletismo de Berlín, con un tiempo de 19.81 segundos.  De paso se convirtió en el segundo panameño que alcanza una presea en esta competencia mundial.

Bolt, por su parte, es originario de Jamaica, tiene 22 años y es considerado actualmente el hombre más rápido del planeta. Tiene el récord mundial en los 100 metros planos (9.58) y también en los 200 (19.19 segundos). Apodado el Relámpago, Bolt nació en Falmouth, un pequeño pueblo en Jamaica donde su padre era alcalde.

La supremacía de los velocistas caribeños se dio durante los pasados Juegos Olímpicos de Londres y de Beijing (2008). El origen de la velocidad de los atletas de Jamaica ya fue estudiada y hubo conclusiones.

Tras varios estudios, los científicos obtuvieron una respuesta para el fenómeno: Se trata del Actinen-A.

Es una sustancia que pareciera de laboratorio, pero que se trata de un componente natural de las fibras musculares de contracción rápida, esas que tal vez permitieron a Ewdard, LaBeach y Bolt correr rápido.

Se comprobó en un estudio de la Universidad de Glasgow (Escocia), practicado a 200 jamaicanos, que el 70% de los atletas tenían Actinen-A en sus músculos.

En contraste, en otro estudio realizado por la Universidad Tecnológica de Jamaica a la misma cantidad de atletas, pero de Australia, solo al 30% se les detectó el Actinen-A. Los estudios no revelaron el rendimiento.

Las fibras Actinen-A son propias de levantamiento de peso o de movimientos explosivos; se enfocan en esfuerzos de menos de 40-45 segundos porque se fatigan rápidamente.

Carlo Vittori, un ex entrenador, explica que la velocidad de los jamaiquinos se puede basar en la fortaleza que obtuvieron sus genes en la emigración de los africanos. Además revela que en Jamaica hay una devoción por la velocidad.

Neville McCook, representante jamaicano en la cúpula de la IAAF, confirma lo dicho por Vittori, pero agrega que en este país se comienza temprano a correr, desde la edad preescolar y a eso se debe que hayan dado tantas glorias en este deportes (Marlene Ottey, Asafa Powell, Linford Christie, Donovan Bailey y Ben Johnson, canadiense, pero de origen jamaiquino).

Jamaica tiene casi tres millones de habitantes y posee uno de los mejores centros de alto rendimiento a nivel mundial.

Lo han especializado para los sprinters, vallistas y saltadores, aunque está abierto a todo aquel atleta con un perfil alto en el atletismo.

De seguro Usted tendrá otras alternativas para la velocidad de los jamaicanos.

(Basado en internet y agencias internacionales)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.