Radar Deportivo Radar Deportivo

03 oct El terror de la avenida

Temas:

Recuerdo intentos de carreras de autos en la Calzada de Amador y en Albrook.  Para algunos sonará increíble que esas mismas carreras acapararan las primeras planas de las secciones deportivas de Panamá.

La combinación juventud, auto bonito y rápido desata ese interés natural del ser humano de brillar por encima de los demás, arriesgando muchas veces la vida. Sucedió en el Oeste de los Estados Unidos cuando se competía en carreras tiradas de caballos para ganar terrenos para la ganadería y la agricultura.

Los tiempos han cambiado, pero el interés sigue siendo el mismo: ganar y destacar. Es por ello que considero que las carreras clandestinas nunca podrán ser detenidas; siempre tendrán un objetivo, para algunos bueno, para otros malo

En Panamá los amantes del automovilismo han deseado tener un lugar exclusivo para correr.  Y cuando lo han tenido, apenas y cumplen con las mínimas medidas de seguridad. Todavía está fresca la Tragedia de Albrook, pese a que ocurrió en 1997.

La tragedia provocó el cierre definitivo del circuito improvisado en un aeropuerto.  Posteriormente se acondicionó Río Hato para saciar las ganas de correr de los pilotos panameños y se mantuvo así hasta este año, cuando se planteó la idea de acondicionar el aeropuerto para mejorar la llegada de turistas al área.

Los intentos de los pilotos por conseguir un lugar para correr no han sido satisfechos. En Cerro Campana surgió otra posibilidad, que murió practicamente en su cuna. Se levantó un complejo deportivo, a un costo de 1.5 millones de dólares y con capacidad para 40 mil fanáticos, pero el banderazo de partida nunca se dio por  litigios legales por las tierras.

El tema automovilístico volvió al tapete hace unos días, tras comprobarse que en la Cinta Costera se estaban realizando carreras de autos nocturnas y clandestinas.

Para calmar la sed por la velocidad se presentó una propuesta para que el antiguo aeropuerto de Aguadulce sea la nueva casa del automovilismo panameño.  Creo que a este  Gobierno ni a los anteriores les ha interesado este tema.

“Llevamos un plano original a México que luego transformamos en un anteproyecto de esta pista de carrera reglamentaria que serviría para desarrollar carreras de circuito, aceleración y karting”, señaló Dante Pescetto, uno de los vocero del automovilismo nacional.

Obviamente la construcción del autódromo en Aguadulce reactivaría la economía del lugar. Ni hablar que sería una atracción para los amantes de este deporte, que volverían a ver correr a pilotos extranjero y sobretodo calmaría, por un tiempo la sed por correr en áreas prohibidas.

Mientras se hace realidad el autódromo de Aguadulce y se concrete una ley, los conocidos rápidos y furiosos seguirán en las avenidas atemorizando a los demás conductores con sus bólidos rugientes y modificados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.