PATRULLERAS DONADAS POR ITALIA

No concuerdan las fechas

El Presidente dijo a través del Twitter que las embarcaciones llegan el 27 de mayo, pero el jefe de Operaciones del Senan dijo que cuatro días antes.

Hasta el pasado miércoles, ninguna entidad pública ni funcionario alguno había querido dar información oficial y precisa sobre el arribo al país de las seis patrulleras donadas a Panamá por Italia, y aunque ayer lo hicieron dos en reacción a una noticia de este diario, las fechas no concuerdan.

Primero lo hizo el presidente, Ricardo Martinelli, a través de Twitter y dijo que cuatro de las seis lanchas llegarán a Colón el 27 de este mes, y el 30 estarán en el Pacífico. “Que se acabe el morbo”, escribió.

Luego habló el director de Operaciones del Servicio Nacional Aeronaval (Senan), Nonato López, quien informó que será a las 11:00 a.m. del 23 de mayo cuando lleguen las cuatro patrulleras al puerto de Cristóbal.

Según López, las lanchas salieron del puerto de Messina, en Italia, el 5 de mayo y vienen, pintadas y rotuladas, en un barco mercante de nombre Turco Atlantic.

“En estos momentos estamos capacitando a los tripulantes y el personal que debe ir a bordo de estas embarcaciones, con las que vamos a reforzar y aumentar nuestra presencia en el litoral para la lucha contra el narcotráfico”, dijo.

Por su parte, el comisionado Juan Pino, también de Operaciones del Senan, detalló que las patrulleras que llegarán al país tienen 25 metros de largo; son del tipo guardacostas; tienen autonomía de navegación para llegar a las fronteras; vienen con radares para la detección de blancos y equipos de comunicación; sus tripulaciones se capacitan en la base Vasco Núñez de Balboa, aunque sus comandantes ya lo hicieron en Italia.

Según Pino, a finales de este mes se hará una ceremonia para bautizarlas.

Más detalles

Información de la web defensasur.com.ar detalla que las lanchas son de las usadas por la Guardia Costera italiana, dos de estas de 53 metros de largo, con capacidad de 427 toneladas de desplazamiento y casco de acero; y las otras cuatro de 25 metros de largo, con casco de aluminio y capacidad para desplazar 53 toneladas.

Según el sitio, las naves más pequeñas son del modelo Motovedetta Classe 200/S, fabricadas por los astilleros Rodríghuez Cantieri Navali. Las lanchas de esta clase, serie CP 200, usadas por la Guardia Costera de Italia, utilizan tres motores diésel Isotta Fraschini 735 KW y pueden llegar a alcanzar velocidades de hasta 34 nudos (61.2 kilómetros por hora). Tienen capacidad para llevar una tripulación de hasta 12 hombres.

Las patrulleras más grandes, en cambio, son del tipo Saettia Mk II, fabricadas por la empresa Fincantieri; cada una posee dos motores diésel V1716 T2 MSD, con los que pueden alcanzar una velocidad de hasta 23 nudos (41.4 kilómetros por hora). Tienen capacidad para 30 tripulantes.

El viceministro de Seguridad, Alejandro Garuz, reconoció en abril de 2011 que los equipos son de “segunda”, aunque con tan solo cuatro o cinco años de uso.

Empresa sin capital

Cuando la empresa Svemark negociaba con Panamá la construcción de 5 mil 500 celdas modulares por unos 176 millones de dólares, apenas disponía de 24 mil euros (cerca de 30 mil dólares), según los registros de la provincia italiana de Treviso, donde está su sede social.

Esta información forma parte de una investigación del periodista Joan Solés, corresponsal de Radio Panamá en Italia, la cual precisa, además, que Svemark tenía tal situación financiera desde 2009, un año antes de la firma del memorándum de entendimiento entre Italia y Panamá, que incluyó la posible negociación de las cárceles modulares.

Según Solés, en los libros de la empresa no consta que pagara salarios ni que tuviera empleados, con lo cual infirió que de firmar el contrato con Panamá actuaría como intermediaria entre el Gobierno y el fabricante de las celdas.

En ese sentido, Solés detalló que estas celdas son fabricadas por una empresa italiana con base en una patente de Estados Unidos y a partir de un diseño para cabinas de barco. Svemark trató de venderlas en Italia para las cárceles de Varese y Pordenone, pero no lo consiguió pese a que Mauro Velocci, presidente de la empresa, las ofertaba en 2006 como “las celdas que se usan en América, en Guantánamo, son celdas de máxima seguridad”, y las garantizó por 100 años. A juicio de Solés, Velocci intentó defraudar a Panamá con este negocio. Velocci es testigo clave en el caso contra Valter Lavítola, acusado de sobornar a funcionarios panameños en la negociación de las cárceles.

Rafael Luna Noguera

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Final de la MLS Román Torres se viste de héroe

Román Torres anota de penal el gol del título. Román Torres anota de penal el gol del título.
Román Torres anota de penal el gol del título. Usa Today Sports/John Sokolowski

El panameño Román Torres se vistió de héroe este sábado al anotar el penal decisivo que coronó campeón al Seattle Sounders en ...

Mundo Corea del Norte apunta a la presidencia surcoreana en simulacro de ataque

El líder norcoreano Kim Jong-Un. El líder norcoreano Kim Jong-Un.
El líder norcoreano Kim Jong-Un. AP

El líder norcoreano Kim Jong-Un condujo un ejercicio militar de simulación cuyo blanco fue la Casa Azul, sede de la ...

Videos del día El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos

El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos Vídeo
El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos AFP

Con temperaturas que rompen récords a punto de volverse la normalidad en Australia, el cuarto país productor de vino del ...