Reclamos millonarios e insolvencia financiera

El origen del conflicto en el Canal

Sacyr advierte de que el tercer juego de esclusas ha tenido cambios irreversibles que son responsabilidad de la ACP. Detallan paso a paso sus reclamos, todos refutados por la administración de la vía.

Temas:

El preaviso de suspensión de las obras, presentado por Grupo Unidos por el Canal, se cumple el próximo domingo 19 de enero. A pesar de las declaraciones de intenciones, todavía no se ha llegado a un acuerdo que resuelva las diferencias. LA PRENSA/Roberto Cisneros. El preaviso de suspensión de las obras, presentado por Grupo Unidos por el Canal, se cumple el próximo domingo 19 de enero. A pesar de las declaraciones de intenciones, todavía no se ha llegado a un acuerdo que resuelva las diferencias. LA PRENSA/Roberto Cisneros.
El preaviso de suspensión de las obras, presentado por Grupo Unidos por el Canal, se cumple el próximo domingo 19 de enero. A pesar de las declaraciones de intenciones, todavía no se ha llegado a un acuerdo que resuelva las diferencias. LA PRENSA/Roberto Cisneros.

Los representantes de Sacyr se lavaron las manos. Hace cuatro días presentaron un informe en el que culpan a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) por los sobrecostos que hoy enfrentan en la construcción del tercer juego de esclusas.

A solicitud de la Comisión Nacional de Valores de Madrid, la empresa española ­ líder del consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC)­ se vio obligada a redactar un reporte en el que detalla cómo y por qué llegan a la inmanejable cifra de $1,600 millones en costos adicionales, en un proyecto que se suponía harían por $3,118 millones.

La ACP tiene una versión muy distinta de lo sucedido. De hecho, con sus argumentos desmienten a la constructora que se alzó con el diseño y construcción del tercer juego de esclusas junto a la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul, y la panameña Constructora Urbana, S.A.

Aquí encontrará el origen del conflicto con una versión ampliada tanto de Sacyr (a nombre de GUPC) como de la ACP. Las diferencias entre cliente y contratista se pueden resumir en tres grandes reclamaciones: La construcción de una presa o ataguía, la calidad del basalto y la formulación del concreto.

CASO de la ATAGUÍA

Según Sacyr, se debía construir una ataguía o presa provisional en la entrada al nuevo juego de esclusas en el lado Pacífico para poder ejecutar los trabajos. El consorcio basó su oferta en la información suministrada por la ACP, que decía que existía material válido para cimentar la presa a seis metros bajo el nivel medio del Pacífico. No obstante, las constructoras finalmente tuvieron que cimentar a la cota de menos 13 metros y construir una presa “considerablemente más ancha en la base y más alta de lo previsto”. Por los costos extras generados, GUPC reclama $120 millones.

La ACP, por su parte, señala que “el reclamo de GUPC por el caso de la ataguía fue contundentemente denegado por la Junta de Resolución de Disputas (DAB, por sus siglas en inglés)”, concluyendo que “el reclamo no tenía mérito porque la presa no es una estructura de las nuevas esclusas, sino que fue construida por decisión de GUPC como parte de su metodología de trabajo”.

idoneidad del basalto

Otro de los grandes reclamos, en este caso por $497 millones, es sobre la idoneidad del basalto.

Según Sacyr, “las hipótesis del programa del cliente asumían que el basalto procedente de las excavaciones del tercer juego de esclusas del lado Pacífico serviría como fuente principal de los áridos para el hormigón de los dos lados, el Pacífico y el Atlántico”.

Sin embargo, una vez adjudicado el contrato, GUPC comprobó que las características del basalto no eran las pertinentes. “Este fenómeno creó numerosos y graves problemas en el proceso de fabricación de los áridos”. Además, el consorcio tuvo que “localizar y explotar nuevas fuentes de basalto no previstas en la oferta”.

Al respecto, la ACP asegura que dejó claro el tipo de basalto que se encontraría en el área y recuerda que “GUPC debía probar el basalto antes de comprar su planta para saber qué tipo de equipo debía utilizar en el proyecto. Esa era su responsabilidad. El contrato claramente establecía que la ACP no era responsable de garantizar que el basalto fuera el adecuado o el necesario para utilizar en el proyecto”.

Además, pone en duda la metodología de trabajo del contratista.

“En razón de la falta de control de calidad adecuado, GUPC contaminó el basalto durante las perforaciones y voladuras iniciales, ya que no lo segregó, como sugiere la práctica. A partir de que comenzaron a excavar el material de la manera correcta no ha tenido problema y continúan utilizándolo”.

Mezcla de Concreto

La tercera gran diferencia, ya conocida antes de que se hiciera público el problema financiero del consorcio, es sobre la mezcla del concreto, que fue rechazada en varias ocasiones por la ACP al no cumplir con los requisitos de permeabilidad exigidos.

Sacyr elaboró su oferta asumiendo que el tiempo de madurez del concreto para llegar a los niveles exigidos de calidad sería de un año o menos, ya que “la mayoría de las propiedades del hormigón mejoran con el tiempo” y que el material “no entraría en contacto con el cloro de la sal marina hasta bien pasado un año de su puesta en obra”.

Sobre este punto, la ACP señala que “las especificaciones del concreto estaban claramente definidas en el contrato, es decir, no era sorpresa para GUPC. El contratista era el responsable de llegar a la mezcla que exigía la ACP”.

Además, la autoridad local revela que el diseño de la mezcla de concreto no era aprobado o rechazado por la ACP, sino por el propio diseñador de GUPC y que no no fue hasta junio de 2011 cuando el diseñador aprobó la mezcla, ya con un retraso acumulado de seis meses.

Los reclamos sobre el basalto y el concreto, rechazados en primera instancia por la ACP, fueron elevados a la DAB.

Luego fueron retirados y presentados posteriormente a esta junta de arbitraje, que deberá resolverlos. Mientras tanto, la ACP reiteró que “está lista para defender su caso ante las instancias del contrato”.

Sacyr promete finalizar esclusas sin decir cómo

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, afirmó ayer que las obras de ampliación del Canal de Panamá “continuarán”. “Solo contemplamos el escenario del acuerdo”, dijo el empresario desde la sede de la constructora en Madrid, España.

Sacyr “no va a abandonar” la obra, aseguró Manrique, luego que el 1 de enero Grupo Unidos por el Canal (GUPC), informara públicamente que no podía continuar con la construcción del tercer juego de esclusas por problemas de liquidez.

De cumplirse la reciente promesa de Manrique, el consorcio GUPC, del cual forma parte Sacyr, estaría abortando el plan de suspender los trabajos de construcción el 19 de enero ante la negativa de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) de atender su petición de $1,600 millones por sobrecostos.

Manrique no explicó en la conferencia de prensa cómo lograrán seguir con los trabajos, cuando GUPC ha manifestado abiertamente que tiene un problema de flujo de caja.

En un intento de darle respiro a la asfixiante situación financiera de GUPC, Jorge Luis Quijano, administrador del Canal, estuvo dispuesto a desembolsar $100 millones en concepto de pagos anticipados. La propuesta incluía un desembolso por igual cuantía como contraparte, pero la empresa no aceptó. La respuesta de GUPC fue pedir $400 millones en pagos adelantados y luego Salini Impregilo, que también integra el consorcio, solicitó $1,000 millones.

Se conoció que Manrique hace gestiones desde la semana pasada para lograr un acuerdo en el tema de los pagos adelantados con la ACP. Salini Impregilo se ha mostrado menos flexible ante el posible acuerdo.

Roberto González J.

Yolanda Sandoval

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Violencia en Charlottesville ONU exhorta a Estados Unidos a rechazar discurso racista

El CEDR llama al gobierno de Estados Unidos a investigar las violaciones de los derechos humanos que se hubiesen cometido durante la manifestación del pasado 12 de agosto en Charlottesville. El CEDR llama al gobierno de Estados Unidos a investigar las violaciones de los derechos humanos que se hubiesen cometido durante la manifestación del pasado 12 de agosto en Charlottesville.
El CEDR llama al gobierno de Estados Unidos a investigar las violaciones de los derechos humanos que se hubiesen cometido durante la manifestación del pasado 12 de agosto en Charlottesville. AP/Archivo

Próximo 16 de septiembre Showtime transmitirá la película de Prince ‘Sign O’ the Times’

El filme dirigido por Prince fue creado como un complemento cinematográfico para su álbum homónimo doble. El filme dirigido por Prince fue creado como un complemento cinematográfico para su álbum homónimo doble.
El filme dirigido por Prince fue creado como un complemento cinematográfico para su álbum homónimo doble. AP/Archivo

El raro documental musical de Prince Sign O' the Times será transmitido en Showtime a partir del próximo 16 de ...

ESTUDIO Nuevas tecnologías están evitando choques en carreteras

Los analistas encontraron que la tecnología redujo la tasa de choques fatales por 86%. Los analistas encontraron que la tecnología redujo la tasa de choques fatales por 86%.
Los analistas encontraron que la tecnología redujo la tasa de choques fatales por 86%. AP/Archivo

Los sistemas electrónicos para prevenir que automóviles se salgan de su carril o que advierten a los chóferes cuando se acerca ...