INESTABILIDAD POLÍTICA EN ÁFRICA

Golpes en la ruta de la droga

Guinea Bissau es uno de los puntos de llegada de la droga proveniente de Colombia, Brasil o Venezuela. En Mali, los tuaregs controlan el narcotráfico.

Golpes de Estado. Los militares tanto en Guinea Bissau como en Mali han decidido cambiar el curso político de sus respectivos países. En común, estas dos naciones africanas tienen que son paso obligado de la ruta del narcotráfico a través del continente africano.

Guinea Bissau es uno de los puntos de llegada de la droga proveniente de Colombia, Brasil o Venezuela. En Mali, los tuaregs se han favorecido del tránsito de la cocaína proveniente de América Latina destinada al mercado europeo que controlan grupos afines a Al Qaeda en el Sahel.

GOLPE DE ESTADO

El pasado 12 de abril, los militares de Guinea Bissau decidieron romper el juego democrático en ese país situado en la costa oeste del continente africano.

Para justificar su acción, alegaron la supuesta planificación de una invasión de Angola a Guinea que contaba con el beneplácito del ex primer ministro Carlos Gomes, así como el presidente en funciones, Raimundo Pereira.

Gomes era el candidato que había logrado vencer en las elecciones del pasado 18 de marzo, aunque para ello tuvo que renunciar a su cargo de primer ministro. Esos comicios en que venció Gomes con 48.97%, fueron tildados por el expresidente Kumba Yala de fraudulentos. Kumba Yala alcanzó el segundo puesto con 23.36% de los votos.

Gomes y Kumba Yala estaban obligados a enfrentarse en las urnas en la segunda vuelta que debería haberse celebrado hoy. Pero el golpe de Estado canceló esa cita electoral.

Los militares, quienes afirmaron no buscar el poder sino evitar la invasión angoleña, nombraron como presidente de transición a Serifo Nhamadjo y a Braima Sori como presidente del Consejo Nacional de Transición. Sori es el segundo del grupo político opositor, Partido de la Renovación Social.

El comando militar que efectuó el golpe de Estado además expulsó a los 200 soldados angoleños que se encontraban en Guinea Bissau.

El golpe del ejército por tomar el control del país tuvo lugar cuando el Ejecutivo estaba planeando la reestructuración de las fuerzas armadas con ayuda de Angola.

Los 200 efectivos militares angoleños eran parte de un programa que durante 14 meses prestó asistencia técnica al ejército.

Además se da la circunstancia de que el pasado 4 de abril, Gomes ya había anunciado el término de la misión angoleña en Guinea Bissau.

NARCOESTADO

Con algo más de un millón 600 mil habitantes, Guinea Bissau está considerada una de las 10 naciones más pobres del mundo. Su situación geográfica la ha convertido en una de las puertas de la droga en el continente africano, sobre todo a través del archipiélago de Bijagos que cuenta con 88 islas, y solamente 21 habitadas. Otro dato es la existencia de 27 aeropuertos en un país tan pequeño.

Varios expertos creen que Guinea Bissau se ha convertido en el primer “narcoestado africano”. El proceso para llegar a ser considerado como tal, se ha ido desarrollando a lo largo de la última década a medida que se hacía más complejo introducir la droga en Estados Unidos.

Los carteles de la droga en América Latina comenzaron a abrir lo que hoy día ya se conoce como la “ruta africana”.

La administración de Estados Unidos ha calificado a los altos mandos militares de Guinea como los “capos de la droga”. La oficina contra el tráfico de drogas de Naciones Unidas, publicó en sus informes que este negocio ilegal llega a mover cerca de 6 mil millones de dólares en África.

Expertos opinan que los responsables del tráfico de droga a través de Guinea Bissau procedentes de América del Sur, han establecido sus cuarteles generales en ese país. Además han puntualizado que tanto militares, como jueces, policía y políticos han permitido que esta nación se convierta en un paraíso para la entrada de la droga en África.

HOMBRES AZULES

El 22 de marzo, los soldados al mando del capitán Amadou Sanogo asaltaron la capital de Mali, Bamako. Uno de los lugares donde atacaron fue el palacio presidencial del presidente Toumani Toure. El golpe de Estado fue un reflejo del malestar del ejército por la falta de apoyo del Gobierno contra la rebelión de los nómadas del norte del país, conocidos como los “hombres azules”. Atrás quedaban 20 años de democracia.

Mientras el presidente de Mali se refugió en una base militar de Bamako rodeado de los boinas rojas, considerado uno de los cuerpos de élite del ejército malinense, Sanogo se autodesignaba presidente del Comité Nacional para la Restauración de la Soberanía y el Estado. Tras fuertes presiones internacionales, los militares de Mali decidieron entregar el poder al portavoz del parlamento, quien deberá convocar elecciones presidenciales para primeros de junio.

En medio de esas circunstancias, los tuaregs decidieron emprender una ofensiva en dirección sur tomando el control de las principales ciudades del norte, Gao y Tombuctú.

Además los “hombres azules” proclamaron la independencia de las zonas bajo su control y anunciaron que estaban controladas por el Movimiento Nacional por la Liberación de Azawad (MNLA).

Cientos de los nómadas que forman parte del MNLA, pertenecieron a la guardia del expresidente libio Muammar al Gaddafi. Tras la caída del dictador regresaron a Mali con gran cantidad de armas que tomaron de los arsenales libios.

Mientras los tuaregs declaraban la independencia, los salafistas Ansar al Din, islamistas radicales, han impuesto la Sharia, ley islámica, en las ciudades conquistadas como Tombuctú. Expertos consideran que la unión entre los “hombres azules” y los islamistas que mantienen estrecha relación con Al Qaeda no son solo de corte ideológico. Uno de los principales motivos es el tráfico de drogas, armas y personas que Al Qaeda controla en el Sahara, así como en el Sahel.

Los expertos llevan años alertando que la fragilidad de los gobiernos del oeste de África y del Sahel está en peligro por el tráfico de cocaína desde América Latina hasta Europa a través de ese continente. Este negocio ilegal podría convertirse en una de las causas del aumento de corrupción e inestabilidad en la región.

Un mes y medio antes del golpe de Estado, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon pidió más esfuerzos para terminar con el crimen organizado, el narcotráfico y la piratería en África Occidental y en la región del Sahel.

Ban admitió que estas actividades delictivas eran una amenaza para la estabilidad y la paz en esas regiones. Y resaltó que “las consecuencias de la falta de acción podrían ser catastróficas”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Cultura VIDEO: Alfred Nobel, el inventor de la dinamita y promotor de la paz

Nacido en Estocolmo, Suecia, Nobel llegó a tener 355 patentes registradas, muchas de ellas relacionadas a sus experimentos con ...

Tecnología Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos

Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos Vídeo
Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos AFP

Numerosas compañías como Uber, Tesla y Google están trabajando en vehículos autónomos. Pero, llamando menos atención, ...

Videos El legado de Alfred Nobel

El legado de Alfred Nobel El legado de Alfred Nobel Vídeo
El legado de Alfred Nobel

Nacido en Estocolmo, Suecia, Nobel llegó a tener 355 patentes registradas, muchas de ellas relacionadas a sus experimentos con ...