AL GRITO DE FRAUDE

López Obrador, el N°2

El candidato izquierdista se ha visto ya dos veces conque su sueño de llegar a la Presidencia se ve frustrado por lo que él describe como un ´fraude´.

“Era previsible”. Así reaccionó el presidente mexicano Felipe Calderón que recuerda vívidamente una situación similar en 2006.

Con estas palabras definía las actuaciones del candidato presidencial del izquierdista Partido de la Revolución Democrática, Manuel López Obrador, quien encabeza la coalición del Movimiento Progresista, tras conocerse que ha vuelto a perder las elecciones presidenciales del pasado 1 de julio.

La historia política de López Obrador está llena con sus acusaciones de fraude.

QUEJAS

En 1988, López Obrador se presentó como aspirante al cargo de gobernador de Tabasco con el partido Frente Democrático Nacional (FDN).

En aquel entonces perdió frente a Salvador Name. Poco después presentó su primer libro, Tabasco, víctima de un fraude. Ocho años después realizó su segundo intento a este puesto. Volvió a perder.

Al no aceptar su derrota impugnó la legitimidad de esas elecciones.

Los motivos de esa petición eran el gasto excesivo durante la campaña electoral que justificó con cerca de 250 mil documentos.

Dos años más tarde, venció la presidencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Se mantuvo en este cargo hasta el 10 de abril de 1999. En el año 2000 ganó con 34.5% de los votos el cargo de jefe de gobierno del distrito federal.

Durante su mandato estallaron los escándalos de los videos, así como el de su secretario particular, René Bejarano.

En 2004 se solicitó anularle el fuero constitucional que le retiraba la inmunidad. Esta solicitud fue realizada por el Poder Judicial por desacato a una orden judicial.

Los cargos alegaban que López Obrador no obedeció la orden de suspender una construcción de acceso a un hospital privado en un terreno que había sido expropiado.

López Obrador no dudó en declarar “resistencia civil”, ya que al estar involucrado en un proceso legal, no podía presentarse a las elecciones presidenciales de 2006. Debido a irregularidades en el proceso el caso se cerró. En 2006, Felipe Calderón resultó ganador con un 0.56% de diferencia frente a López Obrador.

La distancia entre ambos candidatos llevó a López Obrador que se presentaba por la Coalición Por el Bien de Todos a alegar fraude electoral. Solicitó un segundo conteo en todas las casillas.

El 5 de septiembre se declaró a Felipe Calderón como el vencedor de los comicios.

Tras ese anuncio, López Obrador y sus seguidores acamparon en el Zócalo, donde permanecieron por tres meses.

El 16 de septiembre se autoproclamó presidente de México, “cargo” que asumió de manera simbólica el 20 de noviembre. Un año más tarde presentó el libro, La mafia que nos robó la presidencia.

PERDEDOR

Días antes de las elecciones del pasado 1 de julio, López Obrador prometió ante los empresarios que acataría los resultados.

La promesa solamente duró 48 horas, el tiempo que tomó que se anunciaran las primeras cifras oficiales que daban como vencedor al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, con 37.80% de los votos. Es decir, 5.86 puntos porcentuales más que López Obrador.

El candidato del Movimiento Progresista afirmó que las elecciones habían estado “plagadas de irregularidades” y que eran “inequitativas”. Además alegó para impugnar esa votación que había habido durante la campaña la compra de 5 millones de votos.

Según López Obrador, el método de pago supuestamente utilizado por el PRI fueron tarjetas electrónicas del Banco Monex, así como tarjetas de descuento del Supermercado Soriana. Ambas instituciones han negado estas acusaciones.

El candidato de la izquierda declaró que se utilizaron esos sistemas de compra de votos en el distrito de México, así como en los estados gobernados por el PRI.

IMPUGNACIÓN

El resultado final de los comicios mexicanos se tendría que hacer público antes del 6 de septiembre.

Para impugnar los resultados López Obrador debería presentar pruebas contundentes ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Tan contundentes que muestren que la compra de votos se llevó a cabo en al menos 25% de las 143 mil mesas electorales. Es decir, en 35 mil 750 mesas.

Otra de las acusaciones de López Obrador es que el PRI superó el gasto máximo de campaña hasta casi alcanzar los mil millones de dólares. Esto supondría casi seis veces más del límite permitido por ley.

Por su parte, el partido de Acción Nacional de México (PAN) del actual presidente Felipe Calderón también va a pedir la impugnación de las elecciones por considerar que el proceso electoral no ha sido equitativo.

El cómputo final da a Enrique Peña 38.21% de los votos, a López Obrador 31.59% y a Josefina Vázquez del PAN 25.41%.

LUCHADOR

A lo largo de su carrera política, López Obrador ha estado siempre a las puertas de conseguir su sueño de ser presidente de México.

Un sueño que dos veces ha sido rechazado en las urnas. Al no aceptar los resultados electorales y solicitar la impugnación de los comicios, López Obrador vuelve a enfrentarse al Tribunal Electoral.

El candidato perdedor según el Tribunal Electoral ha repetido a lo largo de sus declaraciones que “lo cierto es que la elección no ha sido limpia”.

Presidente virtual

Cuando en 2006, Andrés Manuel López Obrador no reconoció la victoria de Felipe Calderón por 0.56% de los votos, se tomó la plaza principal de la capital mexicana, el Zócalo.

Durante tres meses, él y fervientes seguidores crearon un campamento permanente que cerraba una de las calles principales de la ciudad. El motivo eran las denuncias de fraude durante las elecciones.

Su presidencia virtual duró casi 100 días durante los cuales fue nombrado presidente y, de una forma simbólica, asumió ese cargo.

En aquel entonces, se puso al frente de la “Nueva República”, que tenía como finalidad promover la democracia y crear un estado de bienestar y desconocer al ungido por las autoridades electorales como el verdadero mandatario de México. Esa presidencia simbólica terminó cuando el 1 de diciembre Calderón asumió el cargo de presidente de México.

Hasta ese entonces, López Obrador con sus seguidores nombraron comisiones nacionales. Había la de “Programa de resistencia civil” y otra que tenía como finalidad crear una asamblea constituyente que redactaría la “nueva Constitución”.

Seis años después, López Obrador volvió a intentar alcanzar la presidencia, pero los votos le colocaron otra vez en la posición del candidato no elegido. Y la historia se repite al afirmar que ha vuelto a haber fraude.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

balance del plan matutino Harán correctivos a operativo de inversión de carriles; piden el apoyo de los conductores

El operativo se implementará hasta el 30 de diciembre. El operativo se implementará hasta el 30 de diciembre.
El operativo se implementará hasta el 30 de diciembre. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

Las autoridades calificaron como positivo el operativo de inversión de carriles implementado desde las 5:00 a.m. hasta las ...

Deportes Conmebol proclama campeón de la Sudamericana-2016 al Chapecoense

Chapecoense en sus últimas presentaciones de la Copa Sudamericana. Chapecoense en sus últimas presentaciones de la Copa Sudamericana.
Chapecoense en sus últimas presentaciones de la Copa Sudamericana. AFP

La Conmebol proclamó campeón de la Copa Sudamericana-2016 al Chapecoense a raíz del accidente aéreo que dejó 71 muertos, la ...