Especies invasivas han puesto en marcha la mundialización de la naturaleza

Un millar de especies marinas, dos mil 400 invertebrados, más de seis mil 600 plantas terrestres figuran en el inventario europeo. Y la lista no deja de crecer, gracias a la explosión del comercio y los viajes intercontinentales.

Temas:

STELLENBOSCH, Sudáfrica (AFP) - A pie, a caballo, en automóvil o en barco, miles de especies animales o vegetales viajan a lo largo y ancho del planeta. Algunos de estos pasajeros son clandestinos, otros declarados y legales, pero de hecho muchos de ellos son invasores incontrolables. 

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que se reúne a principios de septiembre en Corea del Sur, estos alienígenas ya ocupan el tercer lugar en las amenazas a las especies en peligro de extinción. 

En los lugares a los que llegan, en efecto, prosperan a costa de sus anfitriones -flora, fauna, actividades humanas- devorando a algunos, desalojando a otros o contaminándolos con nuevas enfermedades. 

"Las especies invasoras tienen un impacto mayor en el mundo y, en algunos países, es astronómico", explica Dave Richardson, director del Centro de Biología Invasiva de la Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica. 

A veces se trata de especies introducidas voluntariamente por el hombre, que ha perdido el control: el coipú, criado por su piel, que destruye diques y riberas de los ríos; o el cangrejo de río, fértil y muy resistente, que ha contribuido a la extinción casi total de cangrejo autóctono en Europa. 

El "extranjero" puede mostrar un aspecto muy inocente: la ardilla asiática transmite enfermedades, o el conejo de campo, que se reproduce a alta velocidad y devasta los cultivos ya que ningún depredador natural lo neutraliza. 

Otros, crustáceos, gusanos de tierra y simples hongos pasan desapercibidas hasta que es demasiado tarde. Sólo en el ámbito europeo, el proyecto Daisie (Delivering Alien Invasive Species Inventories for Europe), financiado por la Comisión Europea, había identificado 11 mil 595 especies "extranjeras" a fines de agosto. 

Un millar de especies marinas, dos mil 400 invertebrados, más de seis mil 600 plantas terrestres figuran en el inventario europeo. Y la lista no deja de crecer, gracias a la explosión del comercio y los viajes intercontinentales. 

Incluso la Antártida, la región más aislada del mundo, está ahora amenazada. Un estudio estadounidense ha demostrado recientemente que los turistas e investigadores han llevado involuntariamente granos extraños, que podrían implantarse a costa de la flora local. 

"La mundialización de la naturaleza global será difícil de detener", advierte Jean-Philippe Siblet, director del Servicio del Patrimonio Natural en el Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) de París, que espera que los ecosistemas afectados se adaptaran sin ser demasiado desequilibrados. 

Según una estimación de 2001, el coste global de depredaciones causadas por estas especies alcanzaría la suma de mil 400 millones de dólares. "Siempre es difícil dar una cifra definitiva sobre estas cosas (...), pero el costo puede volverse una bola de nieve en la medida que trasplantamos otras especies a zonas donde existen en estado natural", estima Tim Blackburn, director del Instituto de Zoología de la Sociedad Zoológica de Londres. 

Tomando conciencia del peligro, los Estados y regiones están empezando a organizar la lucha, pero la cooperación internacional falla y "en muchos casos, los tratados y convenciones no son efectivos", señala Dave Richardson. 

Las acciones a emprender son caras y engorrosas, y requieren una importante inversión financiera y humana a largo plazo. Para colmo, introducir un depredador o un insecto para frenar un invasor es posible, pero siempre hay el riesgo de hacer más daño que bien. 

El debate es arduo entre los partidarios de una guerra drástica y los que, como Jean-Philippe Siblet, abogan por una "erradicación inteligente"."Todas las especies que llegan a un territorio que no se vuelven invasoras", indica el biólogo, que juzga que "puede haber ido demasiado lejos en la diabolización de ciertas especies". 

En algunos casos, una especie exótica puede ser un "enriquecimiento", dice Siblet, recordando que muchas especies que ahora se consideran "indígenas", como la papa o el tomate en Europa, por ejemplo, fueron importadas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Economía Uruguay: expulsión venezolana de Mercosur no es irreversible

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez. El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.
El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez. AFP/Archivo

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, abrió el domingo la posibilidad de que Venezuela regrese al Mercosur."En las ...

Deportes Jair Palacios: 'No hay que bajar la cabeza por esto'

Plaza Amador llegó a la final invicto en 22 partidos. Plaza Amador llegó a la final invicto en 22 partidos.
Plaza Amador llegó a la final invicto en 22 partidos. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

El técnico colombiano Jair Palacios sintió pena por la única derrota que recibió Plaza Amador en todo el torneo Apertura, que ...

Mundo Sube a 24 el número de muertos en incendio en Oakland

La bodega albergaba a un colectivo de artistas. La bodega albergaba a un colectivo de artistas.
La bodega albergaba a un colectivo de artistas. AFP

El número de muertos durante un incendio en Oakland, oeste de Estados Unidos, subió a 24 tras la inspección de un 20% del ...

Destacados