secretario de presidente facilitaba las movilizaciones de lavítola

Los contactos de Lavítola

Un intercambio de mensajes electrónicos dan cuenta de que Adolfo De Obarrio gestionaba vehículos y miembros del SPI para la movilización de Valter Lavítola durante sus estadías en Panamá.

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202x7WI1r.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202x7WI1r.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202x7WI1r.jpg

El italiano Valter Lavítola, pieza clave en el proceso que culminó en la compra, por parte del Gobierno de Panamá, de equipo de seguridad por $333.3 millones al conglomerado italiano Finmeccanica, contaba para su movilización en el país con personal del Servicio de Protección Institucional (SPI), organismo adscrito a la Presidencia de la República.

Al menos es lo que se concluye de la lectura de un intercambio de mensajes electrónicos, a los que tuvo acceso este diario, entre Lavítola y Adolfo De Obarrio Jr., secretario privado del presidente, Ricardo Martinelli.

En mensaje del 18 de febrero de 2011, Lavítola le pide expresamente a De Obarrio que ponga a su disposición a “Mendieta con un carro” a su llegada a Panamá, que sería el domingo 20 de febrero a las 4:30 p.m. En respuesta, De Obarrio le contesta “perfecto” (ver facsímil).

La persona aludida en el mensaje de Lavítola es Dionisio Mendieta, agente de seguridad III del SPI, quien ingresó a la institución en el año 2004, según el Nodo de Transparencia.

Este diario intentó confirmar esta versión con el agente Mendieta, pero no respondió a los mensajes que se le dejaron ayer en su celular. Tampoco hubo respuesta de Jaime Trujillo, director del SPI, que fue consultado a través de la Secretaría de Comunicación del Estado.

El artículo 3 del Decreto Ley 2 de 1999, que regula al SPI, prohíbe expresamente a sus integrantes brindar servicios de escolta y seguridad a particulares, salvo expresa autorización del Presidente de la República.

Tampoco fue posible obtener más detalles de la supuesta asignación de un agente del SPI para Lavítola de parte del secretario De Obarrio, quien se limitó a decir: “cero comentario”.

Una hora después, De Obarrio envió a este diario un mensaje indicando que se remitiera a la Secretaría de Comunicación del Estado, a cargo de Luis Eduardo Camacho, cualquier requerimiento de información.

Otro de los mensajes cuyas copias obtuvo este diario dan cuenta de que Lavítola también parecía disponer de helicópteros para sus movilizaciones en Panamá.

En ese sentido, el 25 de febrero –ya en Panamá– Lavítola volvió a comunicarse con De Obarrio para informarle que “aquí [Panamá] es una maravilla” y que si es posible le envíe el helicóptero el domingo 27 de febrero a las 12:00 del mediodía.

En el mensaje no se informa el lugar donde estaba Lavítola ni a dónde sería transportado.

BUENA RELACIÓN

No se trata de la primera ocasión en que se revelan los intercambios de mensajes entre Lavítola y De Obarrio.

A mediados de noviembre pasado, se conoció que Lavítola gestionaba su nombramiento como cónsul de Panamá en Roma; y que para ello, mantenía comunicación fluida con el secretario privado del presidente Martinelli.

“El tema de cónsul honorario la próxima semana deben de estar llamando para arreglar todos los papeles...” [sic], le responde De Obarrio a Lavítola en mensaje del 15 de abril de 2011, a propósito de su nombramiento.

Sin embargo, preguntado sobre el tema, De Obarrio contestó que “no recordaba este asunto y que esos nombramientos los hacía la Cancillería” (ver La Prensa del pasado 15 de noviembre).

Al respecto, el vicepresidente y excanciller, Juan Carlos Varela, relató a este diario que a principios de año recibió presiones del presidente Martinelli para que nombrara a Lavítola como cónsul.

Frente a esta afirmación, el Presidente declaró que si hubiera querido nombrar a Lavítola como cónsul, lo hubiera hecho sin que el canciller hubiese podido impedirlo. “Me hubiera valido tres pepinos”, fueron las palabras exactas del mandatario durante una entrevista en TVN.

Lavítola, que hoy es un prófugo de la justicia italiana, fue calificado por el presidente Martinelli como “una persona muy instrumental para Panamá”, tanto para el logro del acuerdo con el grupo italiano Finmeccanica, como en la negociación del convenio para evitar la doble tributación con Italia.

un viaje misterioso

Al respecto, este diario tuvo acceso a copia de la reservación del vuelo de Roma a Barcelona del 28 de agosto de Valter Lavítola y Karen De Gracia (ver facsímil).

De Gracia es la presidenta de la sociedad anónima panameña Agafia Corp., cuyo supuesto dueño, el argentino Gustavo Franchella, declaró a este diario que había ejercido el papel de “agente comercial” en el proceso de contratación entre el Gobierno panameño y las empresas del grupo Finmeccanica, por lo que cobró una comisión que, según el diario italiano Il Fatto Quotidiano, sería del 10% del valor de los contratos.

Franchella explicó a La Prensa que fue justamente Lavítola quien lo contactó para gestionar los contratos entre Panamá y las empresas del grupo Finmeccanica. “Él [Lavítola] ya tenía la arquitectura del negocio y buscaba a alguien conocido”, fue la explicación de Franchella.

¿Existe relación entre el viaje no oficial de Martinelli a Italia y el papel jugado por Agafia Corp. en la contratación con Finmeccanica?

El pasado miércoles, este diario le preguntó –vía email– al presidente Martinelli si en este viaje (sin agenda oficial) se había logrado algún acuerdo con el Gobierno italiano, y si llegó a ver a Karen De Gracia.

“Nada de nada”, fue la lacónica respuesta del mandatario. “Tal como los mismos periódicos italianos dijeron falsamente que la joven Karen De Gracia es sobrina mía, tengo que decir que nada de esto guarda relación conmigo”, sostuvo en su momento el mandatario. Las preguntas siguen pues, sin respuestas.

(Con información de Flor Mizrachi)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CUADRO INVALUABLE Familia judía y museo español disputan obra maestra de arte

Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto. Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto.
Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto. AP

La batalla de una familia judía para recuperar un cuadro invaluable que sus herederos entregaron a los nazis a cambio de poder ...

Videos Las Bibliometros y sus planes de expansión

Las Bibliometros y sus planes de expansión Las Bibliometros y sus planes de expansión Vídeo
Las Bibliometros y sus planes de expansión LA PRENSA/Isaac Ortega

La BiblioMetro se inauguró el 6 de abril de 2016, es un proyecto realizado en conjunto con el Club de Leones y el Club Activo ...

CONFERENCIA Presentan trabajos de periodismo de investigación

En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa. En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa.
En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa. LA PRENSA/Aminta Bustamante