Un sembrador de oportunidades

Temas:

Luis Alberto Caballero no estudió docencia ni arte, pero desde hace 17 años imparte talleres artísticos a niños, jóvenes y adultos con distintas discapacidades. En sus palabras, el arte es la vía que usa para ofrecer una terapia motivacional a estas personas y para mostrarles que sí hay algo para ellos en esta vida.

Caballero, de 38 años, es reconocido como el profesor por quienes forman parte de las fundaciones en donde trabaja.

Dos de las fundaciones son Niños de Cristal, que integra a pequeños que padecen de enfermedades poco comunes, y Soy Capaz, que trata casos de autismo y asperger. En ambas, Caballero enseña a grupos de entre 12 y 15 personas.

Su campo de acción más grande está en la fundación Laboral de Jóvenes y Adultos con Discapacidad (Jadis), en la que trabaja con 65 personas con discapacidades que van desde síndrome de Down hasta algún tipo de parálisis. Allí, en las reducidas instalaciones de Jadis, Caballero se prepara para practicar una coreografía con varios de sus estudiantes. Llevan semanas repitiendo los pasos, ya que está cerca la fecha en la que se presentarán en un acto de la Secretaría Nacional de Discapacidad (Senadis).

Los que no van a bailar reciben la instrucción de ir a pintar al taller, que no es más que un cuarto de pocos metros con chécheres, sillas y una mesa copada de pinturas, pequeñas esculturas y manualidades. En las paredes se leen pensamientos, como “Esfuerzo, trabajo, metas y logros”, “Por un mundo de oportunidades” o “Yo hago yo puedo”.

Caballero reúne a los bailarines, la pista musical (una mezcla de reggae, pop, electrónica y típico) empieza a sonar y la coreografía se toma el centro de la sala-comedor-recepción-estudio de Jadis. Caballero también baila para dar confianza a los jóvenes, todos con semblante afable. Se ríen, bromean y se corrigen si algo sale mal.

Cuando se termina la música, Caballero se acerca para seguir contando detalles de la labor que realiza por vocación.

–¿Cómo empezó en esta labor?

Enfrenté desde muy joven a la discapacidad. Tengo una tía y un sobrino con síndrome de Down y me tocó ver cómo eran rechazados. El mayor impacto vino cuando a mi sobrino no lo querían aceptar en un colegio, el maestro decía que él iba a contagiar al resto de la clase, sentían temor por la conducta que pudiera tener... al ver cómo todas las tardes mi hermana llegaba a casa derrotada decidí ayudar.

Empecé en una organización sin fines de lucro y me decanté por el arte, porque era una rama que siempre me había gustado y tomé algunos cursos cuando estaba en la escuela. Así comencé, pero luego me fui de esa entidad, pues me di cuenta de que no seguían una línea recta... primaban intereses personales, lo que es inaceptable y por eso decidí irme. No pensaba seguir en esta labor, pero los padres de mis alumnos me llamaban y poco a poco fui retomando lo que hacía.

Luego me involucré con las fundaciones Jadis, Soy Capaz y Niños de Cristal. Me dedico enteramente a esas tres entidades sociales, muchas veces más allá de las 5:00 p.m. que es la hora común en la que termina la jornada laboral. Las fundaciones me reconocen un salario.

–¿Cuál es el objetivo de los talleres artísticos?

El arte funciona como un tratamiento alternativo para las personas con discapacidad, y es el medio que uso para mostrarles que hay algo más para ellos. Es que después que muchos salen de las escuelas especiales no hay más nada, el mundo se termina para ellos. Se van quedando solos, y si no hay nada por lo que tengas que luchar, cómo vas a salir adelante.

–¿Qué ha sido lo más difícil en esta labor?

Es difícil. He trabajado con jóvenes que se la pasan encerrados en casa, se desconectan del mundo, y no es que sean autistas, en quienes estas características son más comunes. En estos casos es complicado lograr una conexión. No es fácil tratar con ellos, ya que están cansados de los tratamientos y terapias y por eso es que decidí ofrecerles algo distinto: clases de arte.

Una vez iba con un grupo de jóvenes a una exposición en la que iban a estar varias de las obras que habíamos hecho en los talleres y el lugar estaba lleno de gente, había mucho ruido y uno de los chicos se salió de control. Él tiene autismo y se sintió incómodo y al tratar de controlarlo empezó a empujarme y tuve que defenderme como pude, pues era fuerte y más grande que yo. Al final tuvimos que forcejear y lo controlamos. Eso me afectó mucho.

Otras veces hay jóvenes que se meten con otros chicos y se portan de forma inadecuada. Yo trato de sobrellevar todo poniéndome a su nivel, sin que olviden que yo soy el profesor. No todo es color de rosa en esta labor social.

Pero es algo que le pasa a cualquiera que trabaje con personas con discapacidades. Me he enterado de casos de profesionales a los que han mordido, le han arrancado el cabello cuando se dan estos incidentes. En esto hay altas y bajas. Hay malos momentos, pero los buenos son más.

–¿Qué otras dificultades enfrenta?

Bueno, la falta de recursos en todas las fundaciones. Las estructuras son reducidas y así no se pueden aplicar muchos programas que tengo en mente, como de jardinería y cocina, ideas que me quedaron en la mente luego de tomar hacer una pasantía sobre discapacidad en Estados Unidos. Falta más apoyo gubernamental para estas personas. Ya está Senadis, pero hace falta.

–¿Qué se hace con las obras que realizan sus alumnos?

Las exponemos. Pienso que todo lo que se hace no debe quedarse en las paredes de las fundaciones. Este mes tuvimos las exposiciones “De lo invisible a lo visible, arte y autismo”, de los chicos de Soy Capaz; y “De la fragilidad al arte”, de los pequeños de Niños de Cristal. La primera fue en la Galería Manuel E. Amador y la segunda en la Galería Juan Manuel Cedeño, y estimo que se ha vendido cerca del 70% de las pinturas y esculturas.

Tengo una filosofía: que no nos dejen exhibir solo porque se trata de personas con discapacidad, sino porque hay calidad en los trabajos.

–¿Algún otro proyecto?

Sí. Estoy trabajando desde hace un tiempo en la producción de una obra, La cucarachita Mandinga, en la que quiero que participen integrantes de las tres fundaciones y cuyo mensaje será que la discapacidad no es una barrera. Aspiro a presentarla en el Teatro Nacional. Estoy en la búsqueda de apoyo para hacerla una realidad. Será una adaptación de la famosa historia.

–¿Cuál piensa es la percepción de la sociedad con el tema de la discapacidad?

Hay mucho desconocimiento. Se requiere más educación para acabar con estigmas y tiene que haber oportunidades para todas las personas que padecen de alguna discapacidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo Concluyen tareas en local incendiado en California

El edificio había sido transformado para albergar estudios de artistas y espacios residenciales ilegales. El edificio había sido transformado para albergar estudios de artistas y espacios residenciales ilegales.
El edificio había sido transformado para albergar estudios de artistas y espacios residenciales ilegales. AP

Las tareas de búsqueda y recuperación en un almacén en Oakland destruido por un incendio concluyeron el miércoles, mientras ...

Béisbol de Grandes Ligas Yankees vuelven a mostrar interés por el panameño Rubén Tejada

Rubén Tejada jugó para los Mets de 2010 a 2015. Rubén Tejada jugó para los Mets de 2010 a 2015.
Rubén Tejada jugó para los Mets de 2010 a 2015. AP/Archivo

Los Yankees de Nueva York siguen interesados en probar al campo corto panameño Rubén Tejada, a quien le darían un contrato de ...

Tres países en cada llave Infantino defiende ahora una fase final de 48 equipos con 16 grupos

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quiere darle más oportunidades a los paises de estar en un Mundial. Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quiere darle más oportunidades a los paises de estar en un Mundial.
Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quiere darle más oportunidades a los paises de estar en un Mundial. AP/Archivo

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, planea ahora hacer pasar el formato de la fase final del Mundial a 48 equipos, con ...