Astronauta hispano busca inspirar a otros

Todo es posible, dice el astronauta José M. Hernández en su autobiografía, en la cual cuenta a detalle cómo pasó de ser un niño al que le pagaban 50 centésimos por cada cubeta de fruta que cosechaba a ser astronauta de la NASA y ahora candi
José M. Hernández José M. Hernández
José M. Hernández

LOS ANGELES, Estados Unidos. (AP).–  Todo es posible, dice el astronauta José M. Hernández en su autobiografía, en la cual cuenta a detalle cómo pasó de ser un niño al que le pagaban 50 centésimos de dólar por cada cubeta de fruta o verdura que cosechaba a ser astronauta de la NASA y ahora candidato al Congreso de Estados Unidos. 

El cosechador de estrellas (Reaching For The Stars en inglés), publicado por Center Street en ambos idiomas, es una historia de esfuerzo, dedicación, persistencia y esperanza escrito con la intención de inspirar.

El mensaje más importante que quiere transmitir el astronauta de padres mexicanos es que nada es imposible, que hasta un niño campesino puede alcanzar sus metas.

“Quise que vean que a pesar de que fui un campesino que trabajé en el campo, de padres muy humildes, que sólo tenían tercer grado de primaria, sin embargo pude realizar mi sueño a base de educación y esfuerzo”, dijo Hernández en una entrevista reciente con The Associated Press.

“Quise que vean que todo es posible, que ellos también pueden alcanzar sus propias estrellas... que digan: ‘Si José pudo, con tantos obstáculos que tuvo... entonces yo también lo puedo hacer’”, añadió.

Su historia comienza en el pueblo de Ticuítaco, en Michoacán, donde surgió su deseo de viajar al espacio exterior mientras veía estrellas fugaces al lado de su abuelo.

“Deseo ser astronauta, decía muy dentro de mi corazón”, relata Hernández en su libro, que salió a la venta la primera semana de septiembre.

Este anhelo lo impulsó a llevar una vida de esfuerzo alejado de la delincuencia, pese a que creció en una familia de escasos recursos que por años vivió en barrios del norte de California asechados por pandillas.

Su apoyo más grande fue siempre su familia, cuenta el astronauta de 50 años nacido en French Camp, California. Sus padres campesinos le hicieron trabajar la tierra a él y sus hermanos los fines de semana y todos los veranos, pero también les exigieron que no dejaran la escuela.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Solidaridad tras tragedia El fútbol europeo rindió tributo al Chapecoense

Los jugadores del Barcelona y Real Madrid juntos para rendirle tributo al Chapecoense. Los jugadores del Barcelona y Real Madrid juntos para rendirle tributo al Chapecoense.
Los jugadores del Barcelona y Real Madrid juntos para rendirle tributo al Chapecoense. AFP

Las grandes ligas del fútbol europeo rindieron este sábado emotivos homenajes al Chapecoense, en que los jugadores recordaron ...

Mundo Cenizas de Fidel Castro llegan a Santiago de Cuba

Los restos de Fidel Castro reposarán en el cementerio de Santa Ifigenia de la segunda mayor ciudad de Cuba y cuna de la revolución cubana. Los restos de Fidel Castro reposarán en el cementerio de Santa Ifigenia de la segunda mayor ciudad de Cuba y cuna de la revolución cubana.
Los restos de Fidel Castro reposarán en el cementerio de Santa Ifigenia de la segunda mayor ciudad de Cuba y cuna de la revolución cubana. AP/Dario Lopez-Mills

Entre un mar de banderas cubanas y al incesante grito de "¡Fidel, yo soy Fidel!", miles de personas dieron la bienvenida a la ...

Destacados