El futuro: transmitir datos por medio de la luz

El profesor Harald Haas dirige un instituto que se ha enfocado en comprobar que, tan solo con un foco de luz, la transmisión de data ya no será un problema de conexión.

Una simple luz de lectura alcanzará para navegar en internet, de modo rápido y sin demoras molestas.

Ésta es la visión que científicos de todo el mundo desarrollan, a través de la cooperación científica, en laboratorios de Alemania y Escocia.

Cuando mucha gente habla por teléfono o se conecta al mismo tiempo a internet, entonces se hace más lenta la transmisión de datos.  Esto puede ocurrir, por ejemplo, en un estadio de fútbol colmado de espectadores. En Nueva York, una ciudad llena de iPad, iPhone y demás, esto ya es realidad diariamente. En la ‘gran manzana’ muchas veces es imposible comunicarse en las primeras horas de la noche, ya que la transmisión radioeléctrica de datos llega a sus límites.

Al superponerse ondas radioeléctricas éstas se extinguen mutuamente: la recepción es entonces perturbada. El profesor Haas desarrolló una forma completamente nueva para la transmisión inalámbrica de datos: la luz que habla. La palabra mágica del momento es: comunicación de datos óptica e inalámbrica.

Haas quiere aprovechar las ondas electromagnéticas de la luz visible. El principio de funcionamiento es simple: modernas lámparas LED son sometidas expresamente a fluctuaciones en el suministro de corriente.

Este centelleo, imperceptible para el ojo humano, contiene informaciones que el terminal, ya sea laptop o iPhone, puede decodificar bajo la lámpara y valiéndose de un detector correspondiente. Se supone que de este modo se pueden transmitir grandes cantidades de datos, a través de una especie de señal morse lumínica, a muy alta velocidad.

Esto podría revolucionar la transferencia de datos, así como nuestra vida diaria: banda ancha móvil – siempre, en todos lados y más rápido de lo que estamos habituados en casa o en la oficina.

Pero también podría haber muchas otras aplicaciones: por ejemplo, la transmisión inalámbrica de datos de pacientes durante un análisis, cosa que aún es imposible debido a la radicación de los tomógrafos computarizados. O incluso transmitir películas de video enteras a la sala de una casa particular. La transmisión es a prueba de escuchas, ya que la luz no abandona el cuarto. Además la luz no produce la contaminación electromagnética, tan temida por los ambientalistas, y su transmisión consume poca energía.

En el mundo entero se desató una carrera por esta nueva técnica. Según dice Haas, sin falsa modestia alguna, la explotación de la luz revolucionará la comunicación inalámbrica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Casos pendientes Hospital Susana Jones asume plan de contingencia para pruebas de resonancia magnética

El plan de contingencia se prolongará hasta completar la atención de todos los pacientes cuyas pruebas fueron reprogramadas. El plan de contingencia se prolongará hasta completar la atención de todos los pacientes cuyas pruebas fueron reprogramadas.
El plan de contingencia se prolongará hasta completar la atención de todos los pacientes cuyas pruebas fueron reprogramadas. LA PRENSA/Archivo

El departamento de Radiología Médica del hospital Susana Jones hará 25 estudios diarios de resonancia magnética este sábado 22 ...

Se recuperaba de una operación John Heard, el papá en ‘Home Alone’, muere a los 72 años

Su muerte fue confirmada por la Oficina Forense de Santa Clara en California este sábado 22 de julio. Su muerte fue confirmada por la Oficina Forense de Santa Clara en California este sábado 22 de julio.
Su muerte fue confirmada por la Oficina Forense de Santa Clara en California este sábado 22 de julio. AP

El actor John Heard, más conocido por haber dado vida al papá en la serie de películas Home Alone (Mi pobre angelito), ...