La segunda vida de un teléfono móvil

En las plantas de reciclaje, el plástico y los metales que están en el interior del móvil se separan.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203dDV0x3.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203dDV0x3.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203dDV0x3.jpg

El año y medio que calcula la asociación internacional de operadores de telefonía GSMA para un terminal puede extenderse si existen infraestructuras de recogida y el consumidor se conciencia, ya que el 70% de los teléfonos que se entregan en los puntos de reciclaje se pueden reactivar.

Está previsto que en 2012 se envíen 100 millones de terminales usados a mercados subdesarrollados de Latinoamérica, Europa del Este, China, India y África, los principales destinos de los móviles que se reparan según esta organización.

Pero la vida de un teléfono siempre termina. Cuando no soporta ninguna reparación, el móvil se convierte en un residuo que debe ser tratado y reciclado de manera especial, ya que sus componentes pueden tener un impacto muy negativo en el medio ambiente.

Un estudio realizado a 6 mil 500 personas de trece países reveló que, tras adquirir un móvil nuevo, el 44 % se quedó con el viejo, el 25 % se lo dio a personas cercanas y el 16 % lo vendió. Sólo un 3 % de estos consumidores entregó su terminal a centros de reciclaje.

El primer paso de este proceso consiste en separar las baterías de los dispositivos, que contienen elementos químicos altamente contaminantes si se dan en grandes concentraciones como el níquel, el litio o el cadmio.

El correcto tratamiento de los móviles puede dar lugar a una segunda vida del teléfono, ya que parte de los materiales que se integran en un terminal pueden formar parte del alma de otros dispositivos electrónicos.

En las plantas de reciclaje, el plástico y los metales que están en el interior del móvil se separan. En el primer caso, los plásticos que no se pueden reutilizar se envían a instalaciones específicas, donde se incineran y se obtiene energía de su combustión.

En el segundo caso, los metales se funden y se reenvían a otras industrias que pueden manufacturar productos con estos componentes, que alcanzan así otro tipo de segunda vida. El metal que más abunda en un teléfono móvil, según GSMA, es el cobre, presente en los circuitos electrónicos y que puede ser reutilizado para diversos usos industriales.

No obstante, hay otros elementos químicos peculiares en un móvil: se calcula que un 16 % de los metales que contienen los teléfonos son de “alto valor”, como el aluminio, el paladio, la plata y el oro.

El Servicio Geológico de Estados Unidos estima que cada teléfono móvil contiene una cantidad de oro por valor de 40 centavos de dólar. Además, una tonelada de circuitos aporta la misma cantidad de oro que la que se puede extraer de 110 toneladas del mineral en el que se encuentra este metal.

Sin embargo, algunos materiales que se encuentran en los móviles tienen otro tipo de coste. Es el caso del coltán, un mineral escaso que rodea a muchos conflictos armados.

“Coltán” es una abreviatura de la combinación de colombio y tantalio, que se utiliza en los dispositivos electrónicos. Posee una gran capacidad para almacenar carga eléctrica y liberarla en un momento determinado y, además, cuenta con unas condiciones de degradación que lo hacen muy preciado para la industria de los móviles.

La Iniciativa Global de e-Sostenibilidad (GeSI, en sus siglas inglesas) se creó en 2001 por las empresas del sector de las tecnologías de la información y la comunicación como complemento privado de los principios de desarrollo sostenible y también para vigilar el comercio de algunas mercancías.

GeSI tiene en marcha un programa de seguimiento de los cargamentos de coltán, el “oro azul” como se le conoce, ya que la mayoría de las explotaciones de este material están en zonas donde se producen conflictos armados. Se calcula que el 80 % de las reservas mundiales de coltán están en la República Democrática del Congo (RDC).

El presidente de la RDC, Joseph Kabila, ordenó el año pasado el cierre de las explotaciones mineras de coltán del Este del país porque parte de los beneficios de la actividad extractiva iban a parar a militares y guerrilleros de la zona.

En algunos informes de la ONU se menciona que tropas ugandesas y ruandesas podrían haber estado detrás de saqueos de riquezas en la RDC con el coltán como trasfondo.

La patronal de operadores de telecomunicaciones, los fabricantes y algunas ONG como Amnistía Internacional desarrollan diversos planes de reutilización o reciclaje de móviles para evitar que se produzcan conflictos armados derivados de la extracción del coltán. Porque los móviles usados también pueden dar una segunda vida a muchas personas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Tasa municipal Alcalde Blandón rechaza planteamientos de gremios por incremento en permisos de construcción

Alcalde José Blandón habla sobre la tasa para permisos de construcción Alcalde José Blandón habla sobre la tasa para permisos de construcción Vídeo
Alcalde José Blandón habla sobre la tasa para permisos de construcción

El alcalde del distrito de Panamá, José Isabel Blandón, rechazó este martes 6 de diciembre los planteamientos de la Cámara ...

Mundo Trump amenaza con cancelar pedido por nuevos Air Force One

Los estudios para renovar la flota comenzaron en 2009. Los estudios para renovar la flota comenzaron en 2009.
Los estudios para renovar la flota comenzaron en 2009. AFP

El proyecto para el futuro avión presidencial estadounidense, el Air Force One, está “totalmente fuera de control”, afirmó ...

Destacados