Turismo Turismo

12 oct Chiricanos apuestan por el ecoturismo

De la mano de fincas agras turísticas, De la mano de fincas agroturísticas, el crecimiento de la industria del turismo es notable en la región chiricana.crecimiento de la industria del turismo es notable en la región chiricana.

El turismo le ha dado un vuelco total a las actividades agropecuarias que, incluso, le ha aportado buenos dividendos económicos, de acuerdo con dirigentes de este sector. En Chiriquí, por ejemplo, de un promedio de 20 de las fincas agroturísticas existentes, más del 50% están ubicadas en el distrito de Bugaba y, de ellas, el mayor porcentaje en los corregimientos de Cerro Punta y Volcán. En estos lugares se desarrolla la industria de la ganadería, (leche y carne), el cultivo del café especial, la horticultura, todas enfocadas hacia el crecimiento de la agroforestería. De la mano de recorridos a pie o paseos en caballos por ciertos sectores de estas fincas, se promueven balnearios para la práctica del rafting, giras de exploración educativas por senderos y jardines, observaciones de aves, ordeño de ganado lechero, entre otras actividades. Muchas de ellas, incluso, cuentan con restaurantes, venta de artesanías, de flores nacionales e internacionales, de plantas medicinales y otros atractivos, todos arropados de un clima sumamente agradable. Por el servicio que ahora prestan a visitantes, los propietarios de estas fincas han ido cambiando de manera positiva las imágenes de ellas, haciéndolas muy atractivas con solo verlas. La Isleta es un caso especial, ya que es la única en el orden ganadero que se ubica en el oriente chiricano, en el distrito de Tolé, y su oferta es variada, envuelta en perfiles naturales en zonas rodeadas de un río y entradas del mar. Los paseos que oferta se dan a pie por hermosos senderos. También se pueden movilizar en caballo, hacer kayak, recorrer en bote y en lanchas ciertas zonas del mar Pacífico con vista de manglares, playas e islas, como Morro, Torcada y Toro. La variedad conjugada aquí difícilmente se pueda obtener en muchos lugares, indica el pintor Roberto Castrellón, propietario de la Isleta.

Del puesto de vigilancia de Guabalá, está a unos 2 kilómetros a mano izquierda hacia David.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts