Turismo Turismo

31 oct Delfines, amigos del mar

En Anthony’s Key Resort y el Instituto de Ciencias Marinas los intrépidos viajeros tienen la oportunidad de convivir con delfines a gran proximidad.

1459983 1459983
1459983

Escondido entre el paisaje natural de la costa de Roatán, un refugio de inigualables experiencias espera por usted.

Se trata de un centro donde los sueños de muchos se hacen realidad: observar a los delfines, maravillosos cetáceos, al alcance de la mano. Incluso nadar junto a ellos en las maravillosas y cálidas aguas de esta isla caribeña es posible.

Imagínese inmerso hasta la cintura en las turquesas aguas de Roatán. Nadando, a su alrededor, en aquel soleado día, al menos seis delfines se mueven con una gracia que es difícil de imaginar para animales que pueden superar las 300 libras.

El entrenador de su delfín, apoyado siembre de un cooler en el que lleva pescados, le mostrará los principales trucos que el delfín ha aprendido a realizar.

Estos van desde colocarse boca arriba y permitirle al emocionado visitante tocar su vientre y palpar su textura, hasta apoyarse con la cola para simular que camina sobre el agua.

Cada truco merece una ronda de aplausos a los que el delfín responde empleando aquel idioma de silbidos y chasquidos que emiten para comunicarse.

La experiencia es enriquecedora y lo cierto es que mantener una sonrisa fuera del rostro es una tarea prácticamente imposible.

Zach Heat, entrenador desde hace dos años del delfín nariz de botella llamado Mr. French, señala que él y el cetáceo comparten un lazo especial que es especialmente importante para que el delfín siempre responda a los entrenamientos y coopere durante los chequeos médicos de rutina

24 delfines mular, mejor conocidos como delfines nariz de botella, conforman la reserva del Instituto de Ciencias Marinas de Roatán. De estos, señala Heat, cuatro son considerados aún bebés ya que sus edades oscilan entre los 5 meses y 1 año. Todos nacieron en cautiverio.

Estos delfines, por naturaleza, son sociables e inteligentes. Se alimentan principalmente de peces y calamares.

Los machos rara vez llegan a vivir hasta los 30, mientras que las hembras viven hasta los 40 años.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts