Turismo Turismo

25 nov Diciembre en Europa

Torre Eiffel, al centro. Música en la Vía del Corso, Roma y París. Cortesía Torre Eiffel, al centro. Música en la Vía del Corso, Roma y París. Cortesía
Torre Eiffel, al centro. Música en la Vía del Corso, Roma y París. Cortesía

Diciembre es una época del año muy especial; la buena vibra y la felicidad se respiran en el ambiente sin importar dónde estés o adónde te dirijas.

Hace una año emprendí un viaje con el fin de conocer por primera vez el continente europeo, del que solo sabía por libros de historias y fotografías; la meta era conocer cinco países y sus ciudades más importantes en 30 días.

Nuestra primera parada fue la capital francesa, París. El clima no era muy favorable, un poco lluvioso y frío, pero después de pasear por los Campos Elíseos y la Torre Eiffel el clima deja de preocuparte. Hay pocas horas de sol, oscurece temprano, los museos y exposiciones suelen cerrar más tarde para que se puedan disfrutar los recorridos.

Luego de dos días viajamos a Londres, llegamos al aeropuerto de Luthon, aproximadamente a dos horas del centro de Londres; estuvimos todo el día viajando. Elclima mejoraba.

Conocimos el Parlamento, el Big Ben y los alrededores del río Támesis, adornado con villas navideñas y con miles de turistas. Pudimos capturar un atardecer desde lo más alto del Tower Bridge.

La combinación respetuosa de la arquitectura tradicional con la contemporánea es una de las peculiaridades que distinguen a Londres. La siguiente ciudad fue Madrid; nos cautivó con sus grandes y numerosas plazas, también vestida de Navidad y con mucha actividad nocturna.

A media hora de Madrid está la ciudad de los templarios, Toledo, con construcciones de piedra e iglesias talladas que te transportan en el tiempo.

Barcelona: cultura, arquitectura y playa son algunos de los componentes de esta increíble ciudad. Ya por experiencia del viaje aprendimos que hospedarse cerca de las actividades vale más que el precio. El Barrio Gótico fue nuestro lugar de hospedaje por una semana.

Recorrimos las más significativas obras de Gaudí, cada una de ellas de gran genialidad y belleza. La mejor vista de esta encantadora ciudad la brinda el castillo de Montjuic, en el cerro Monserrat, que en su travesía invita a conocer el Museo Nacional de Cataluña y la villa olímpica.

Después de un largo recorrido nos dirigimos a Roma, cautivadora en todos los sentidos, rodeada de historia, cultura y buena comida. Todas sus plazas adornadas con motivos navideños, al igual que sus principales avenidas, la vía del Corso es una de la más llamativas. Es poco el tiempo para asimilar toda esa historia.

Nos despedimos de Italia y pasamos a la ciudad universitaria llamada Estrasburgo, en el límite de Francia y Alemania; allí pasamos la Navidad. Esta ciudad goza de mucha historia y fue escenario de fuertes enfrentamientos en la Segunda Guerra Mundial.

Después de Navidad regresamos a París para finalizar nuestro largo viaje. Pasamos el Año Nuevo en la Torre Eiffel; frente a ella y alrededor de las fuentes hay villas navideñas y una gran pista de patinaje en hielo. Antes del via-je muchas personas me aconsejaron hacerlo en otra época del año. En lo personal no cambiaría vivir esta experiencia en esta temporada, cada actividad en cada ciudad europea son diferentes y cautivadoras.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts