Turismo Turismo

27 jun Gastronomía a base de frutos del mar

1397911 1397911

1397911

1397894 1397894

1397894

Chile, tan cerca del mar como de los climas de montaña, posee una gastronomía variada donde los mariscos ocupan un lugar principal.

Entre los frutos de mar más populares está machas, un marisco bivalvo, que usualmente se prepara con queso parmesano y es una entrada emblemática de la región.

Otro plato tradicional del país andino son los picorocos, apetitosos crustáceos, que suelen prepararse con mayonesa, gratinados con vino blanco y queso parmesano. También se pueden degustar en sopa acompañados de otros mariscos.

La Centolla, por otro lado, es un plato gourmet tradicional. Este crustáceo que habita en los fondos del mar austral, se sirve cocido en baño María y acompañado de mayonesa.

Todas las ciudades chilenas acostumbran tener un mercado central, donde el visitante puede encontrar desde mariscos hasta verduras, vegetales y frutas.

En el Mercado Central de Santiago, donde se respira el olor a pescado y mariscos, desfilan uno tras otro puestos donde los frutos del mar se exhiben orgullosos.

La variedad sorprende y, en muchos casos, se aprecia que mariscos como las almejas y los camarones son notablemente más grandes que aquellos que se pueden conseguir en el Mercado del Marisco de Panamá.

Dentro de este mercado, cuyo edificio es considerado un monumento histórico nacional, está El Galeón, un restaurante de tradición en el país que es paso obligado para los viajeros que disfrutan de una buena comida.

Este restaurante, que fue inaugurado en 1935, tiene una peculiaridad que destaca: la cocina está rodeada de ventanales por lo que el consumidor tiene la oportunidad de apreciar cómo se prepara su comida.

Allí, explica su dueño Francisco Murgado, los turistas de todas partes del mundo buscan la centolla. Esta, que se vende en un precio que ronda los $150 para un plato de dos personas, se sirve de manera especial: se lleva a la mesa con toda la armazón y el Garçon separa la suave carne frente a los expectantes ojos de los comensales.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts