Turismo Turismo

30 oct Llene su estómago de mucha cultura

UNA MAS. El ajiaco se debe tomar varias veces en esta vida. LA PRENSA/Vannie Arrocha Morán UNA MAS. El ajiaco se debe tomar varias veces en esta vida. LA PRENSA/Vannie Arrocha Morán

UNA MAS. El ajiaco se debe tomar varias veces en esta vida. LA PRENSA/Vannie Arrocha Morán

1635207 1635207

1635207

1635237 1635237

1635237

El ajiaco es una sopa caliente que hay que probar más de una vez en la vida. En la hacienda de café Venecia, ubicada en Caldas, ofrecen uno muy bueno para el almuerzo, después de realizar el recorrido por los sembradíos de café.

Una visita al Valle del Cocora es una experiencia ecológica y apetecible en el momento en que te sirven la entrada, un calientito caldo de marisco, en el Bosque del Cocora. Seguido de una trucha frita y plátano verde frito en alargadas láminas. Este plato, como la tradicional bandeja paisa, se puede degustar en toda la región del eje cafetero, aunque no esté en Antioquia.

Estando en Quindío, si desea descansar de la comida típica, trasládese a Calarcá, la segunda capital de este departamento. Allí podrá encontrar restaurantes con comida fusión. Una opción es Bar Bakkho, con platos que explotan el sabor del coco y el café. Y si llega al Valle del Cauca, sepa que en Ginebra tiene un horizonte de restaurantes, tanto de comidas típicas e internacionales.

Sin embargo, es de rigor saborear su sancocho de gallina, acompañado por un plato de arroz blanco, dos presas de pollo y una ensalada con trozos de aguacate y zanahoria.

Advertencia: Los meseros, chef o/y propietarios se incomodan si retiran un plato con comida, pero es que sirven una cantidad enorme. Así que prepárese para llenar su estómago de sazonada cultura colombiana.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts