Turismo Turismo

28 nov Místicas iglesias de Perú

La historia y la religión se mezclan en las iglesias de la ciudad de Lima, una visita obligada para los amantes del turismo cultural y religioso.

LA PRENSA/Marianella Mejía LA PRENSA/Marianella Mejía
LA PRENSA/Marianella Mejía

En los alrededores del palacio presidencial en Lima, se encuentra la Iglesia de San Francisco, uno de los sitios religiosos más impactantes de América del Sur.

La iglesia es, en realidad, más conocida por lo que se encuentra debajo de ella. Un terremoto, ocurrido durante los años de 1940, descubrió un extenso sistema de catacumbas, que hasta 1820 había sido utilizado para enterrar muchos de los muertos de la ciudad desde su fundación en el siglo XVI.

Los visitantes pueden recorrer una pequeña parte de las catacumbas que consiste en estrechos pasillos, techos bajos que terminan en pequeños cuartos. Los suelos de las habitaciones están llenos de criptas, muchas de las cuales contienen varios restos óseos de cuerpos que fueron enterrados ahí.

Cuando el sitio fue descubierto, los investigadores identificaron cerca 20 mil esqueletos diferentes. Hoy día, los huesos descubiertos en estas tumbas pueden ser apreciados en bóvedas.

Los pequeños cuartos, en los cuales desembocan los pasillos de las catacumbas, están divididos por gigantescas pilastras que sirven de apoyo para la iglesia en la superficie.

Se pueden apreciar también varios pozos vacíos que servían para dos propósitos: el primero, para absorber las ondas expansivas producto de los frecuentes terremotos que se sienten en Lima; y el segundo, para ser usados como tumbas de aquellas personas que no podían costearse una cripta dentro de las catacumbas, por lo que era frecuente que los cuerpos de estas personas fueran arrojados en estos pozos una vez fallecían. Aunque parezca increíble, los huesos de estas personas aún permanecen en este lugar apilados en el fondo.

La extensión de estas catacumbas no ha sido determinada, algunos piensan que son parte de un largo sistema de túneles subterráneos que permitía a los residentes más ricos del Perú poder escapar de la ciudad en caso de que esta fuera invadida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts