Turismo Turismo

24 jun Plazas, calles y sitios turísticos

Modernidad. Diseños de Shepard Fairey en el distrito 13 de París. AFP Modernidad. Diseños de Shepard Fairey en el distrito 13 de París. AFP
Modernidad. Diseños de Shepard Fairey en el distrito 13 de París. AFP

Uno de los monumentos más importantes de la capital francesa es, sin duda, la imponente catedral gótica de Notre-Dame, que se encuentra en L´Ile de la Cité. Para llegar toma la línea 4 y te bajas en la estación de metro Cité para luego caminar hacia la Place du Parvis Notre Dame, una enorme plaza que te permitirá admirar la catedral en todo su esplendor y tomarte una foto inolvidable.

Una vez adentro de la catedral podrás apreciar una gran cantidad de detalles, como la estatua de la Virgen y el Niño, que se conoce como Notre Dame de Paris; y la Pietà , ubicada detrás del altar principal, y si eres fan de la Virgen de Guadalupe como yo visita a la Virgencita ubicada en una de las capillas laterales.

Después de visitar la iglesia y de ser posible subir a una de sus torres, dirígete a La Sainte Chapelle, ubicada dentro del Palacio de Justicia, una obra maestra de la Edad Media con impresionantes vitrales que ilustran escenas religiosas.

Regresando a Notre Dame, puedes dirigirte al Quartier Latin por el Pont au Double, o hacia L´Ile Saint-Louis, caminando y bordeando la rue du Cloître, a un costado de la catedral atravesando el pequeño puente peatonal Pont Saint-Louis, el que une las dos islas.

La isla puedes recorrerla a pie, visitar sus boutiques, disfrutar de un café crème acompañado de un croissant o una copa de vino (un verre de vin) en una terraza.

Una parada obligatoria en este sitio es Berthillon, considerado el mejor helado artesanal de París.

Si te atrapa la noche, disfruta de una experiencia gastronómica única en el Pont de la Tournelle, que te lleva directo al Quaie de la Tournelle, donde se vislumbra la Tour d´Argent, uno de los restaurantes gastronómicos más reputados de Francia.

Desde L´Ile Saint-Louis se llega al continente atravesando el Pont Marie; una vez aquí, en la estación Pont Marie, la línea 7 del metro te lleva directamente a la estación Palais Royal-Musée du Louvre, en donde podrás visitar el museo o cambiar a la línea 1 del metro, la más lineal de la ciudad que lleva al Arco de Triunfo (en dirección a La Défense), pasando primero por el jardín de las Tullerías, la Plaza de la Concordia y los Campos Elíseos.

El paseo puede continuar por la Torre Eiffel si lo que prefieres es caminar. De cruzar el Pont Marie, dirígete en vía recta hacia el simpatiquísimo barrio de Le Marais, sin duda el quartier bohemio y artístico más ecléctico de París.

Para orientarte, la estación más cercana es Saint Paul (también se llega por la línea 1) y una vez ahí debes tomar la rue de Rivoli en dirección a los Campos Elíseos y subir a tu mano derecha por la rue Vieille du Temple, que te dará la bienvenida al barrio.

Cuando llegues a rue des Bourgeois toma a tu mano derecha para descubrir una callecita llena de boutiques con piezas de diseñadores emergentes, pasando por el Museo Carnavalet y otras curiosidades.

Al final del camino, la joya que encontrarás es la Place des Vosges, una hermosa plaza del Renacimiento de una simetría perfecta, donde estuvo la residencia del rey Henry III. Se admira esta construcción desde el parque que lo engalana o en las afueras de uno de los restaurantes a su alrededor.

Si eres fan de Picasso, en el Marais encontrarás el Museo Picasso, que abarca una gran colección de sus períodos azul, rosa y cubista, colección única en el mundo.

Por último, en mi top 3 de lugares por visitar en París no puedo dejar de mencionar la Torre Eiffel, esa estructura mítica que por sí sola simboliza la cultura y el poderío francés. Hay muchas rutas para llegar, pero para mí la más pintoresca es tomar la línea aérea del metro 6 desde la estación Charles de Gaulle-Etoile (justo debajo del Arco de Triunfo, en dirección Nation), para apreciar desde el Sena esta magnífica obra de Gustave Eiffel.

A cualquier hora del día este monumento queda grabado por siempre en la memoria. Puedes bajarte en la estación del Trocadero para tomar unas espectaculares fotos de la torre o continuar hasta la estación de Bir-Hakeim, a pocos metros del Champ de Mars.

Se puede subir uno o los tres pisos de la torre, comer en el restaurante Jules Verne o sencillamente disfrutar de un picnic en el Champ de Mars.

Aunque hay que caminar un poco, en esta zona se encuentra el Museo Rodin, la excusa perfecta para pasar una tarde inolvidable en medio de obras tan importantes como Le Baiser, Le Penseur y La Porte de L´Enfer, y otras de su famosa amante, la también escultora Camille Claudel. Un oasis de placer para los amantes del arte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts