Turismo Turismo

31 oct Un buceo difícil de olvidar

En Roatán los arrecifes se encuentran a tan solo metros de la playa, lo que hace de este sitio un verdadero paraíso para el buceo.

buceo. Roatán cuenta con el segundo arrecife coralino más grande del mundo. LA PRENSA/Scott Bronstein buceo. Roatán cuenta con el segundo arrecife coralino más grande del mundo. LA PRENSA/Scott Bronstein
buceo. Roatán cuenta con el segundo arrecife coralino más grande del mundo. LA PRENSA/Scott Bronstein

Lindey Warren, era todo sonrisas al pasearse de un lado al otro del muelle en el que se encontraba el bote de buceo que en unos minutos llevaría a un grupo de españoles a disfrutar de una experiencia que nunca olvidarían. Mientras partían, revisaba sus pesas, reguladores de aire y las máscaras.

Este grupo de buzos españoles había llegado a Roatán en un vuelo privado para disfrutar durante la semana siguiente de la isla y sus famosos sitios de buceo.

Huéspedes del hotel Henry Morgan, el hogar de la empresa TGI Diving, iniciaron su aventura. Aun cuando octubre es todavía temporada baja para estas actividades, el hecho de que este y otros tantos grupos lleguen durante este mes a la isla confirma que el negocio resulta muy lucrativo para las docenas de tiendas de buceo que existen en Roatán.

Antiguamente, esta isla solía ser una joya secreta para el mundo del buceo, pero esto ya no es así. Warren recuerda cuando año tras año, las mismas caras regresaban a Roatán, pero ahora cada temporada llegan caras diferentes, y todas se van maravilladas de lo que el mundo submarino de esta isla les puede ofrecer. El sin igual sitio de buceo se caracteriza por un arrecife coralino –el segundo más grande del mundo–, en el cual es fácil apreciar una gran diversidad de flora y fauna. Este arrecife se encuentra a unos cuantos metros de la playa.

“Tenemos tantos sitios diferentes”, comentó Warren cuando le preguntamos por qué la isla era tan popular en el mundo del buceo. “Aquí es posible bucear una pared de corales, un barco hundido o, simplemente, una superficie arenosa con grandes cabezas de coral”.

Los operarios de buceo ofrecen una gran variedad de sitios en los que es posible realizar esta actividad. Entre los más populares y para aquellos que prefieren el derroche de adrenalina está el buceo con tiburones; y para aquellos que prefieren la luz de la luna, también hay buceo nocturnos, que se realiza todos los días.

Según Warren, la diversidad en los tipos de coral y en la vida marina es lo que hace que la gente siga visitando Roatán para bucear.

En la isla existen más de 25 tiendas de buceo y aún siendo temporada baja, había al menos unos cinco botes de buceo al mismo tiempo en sitios cercanos al que Warren llevó al grupo de españoles.

En esta ocasión el grupo visitó un lugar llamado Deep Sea Quest, que a pesar de su nombre está a tan solo unos 40 pies de profundidad. Sin embargo a su regreso el grupo estaba realmente asombrado de la gran variedad de vida marina que pudieron observar. La visibilidad bajo el agua, normalmente alcanza los 60 pies.

El bote utilizado por la empresa TGI es uno de los más grandes de la isla; en él pueden llevar alrededor de 60 tanques de buceo.

Una vez terminado el buceo, el bote se dirigió al hotel, donde unos minutos más tarde el grupo de españoles se reunió en el bar, donde las conversaciones sobre el asombroso buceo realizado robaron la atención de quienes estaban cerca de ellos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts