Turismo Turismo

28 nov Los caminos de Marragantí

Con previsión, se puede explorar Darién en cualquier época, sin embargo, en la estación seca los viajes son más accesibles.

1472615 1472615

1472615

1472611 1472611

1472611

Para alcanzar las aguas del Chucunaque, única forma de llegar a la comunidad de Marragantí, se debe llegar por transporte terrestre a Puerto Peñita.

Desde la capital el trayecto hasta este puerto se puede extender unas seis horas, según las paradas que se hagan -en el camino hay diversos restaurantes que ofrecen todo tipo de comida- y se encuentra a un poco menos de 30 kms. de Metetí, en el camino hacia Yaviza.

Al arribar a Puerto Peñita, se puede contratar los servicios de los botes que fondean permanentemente allí, estos lo llevarán por unos 30 dólares hasta Marragantí, cifra que se abarata si uno lleva el combustible que precisarán, un aproximado de 10 galones.

La travesía por el río dura unas tres horas, escalando primero el río Chucunaque, y subiendo después por el Tuqueza, uno de sus afluentes; este paso está flanqueado por gigantescas barreras arbóreas que dejan ver sólo unos pocos centímetros de lo que oculta en su interior, plagado de múltiples especies, entre las que destacan las extensiones de plátano y caña blanca.

El río cuenta con un caudal inmenso, distando entre orillas hasta una decena de metros, y si bien remontarlo suele ser una experiencia tranquila, con rápidos muy ligeros, cuando se dan las crecidas se transforma en un arma mortal, arrollando lo que esté a su paso, y anegando las comunidades.

Durante el verano se puede avanzar desde un trasbordo en Puerto Peñita, que permite a los vehículos adentrarse más en la selva.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts