Turismo Turismo

26 dic Al oriente del Nilo

1482096 1482096
1482096

Media hora antes de aterrizar, las luces de la ciudad de El Cairo dan la bienvenida a los turistas que, seguramente, cumplían el sueño de su vida: visitar la tierra de los faraones.

Desde Europa los vuelos que conectan con El Gran Cairo son nocturnos, lo que permite vislumbrar desde el aire, usando el alumbrado como límite, la inmensidad de esta urbe capitalina.

El avión avanza por la pista; un autobús traslada a los viajeros a la terminal. Como bien avisan, es menester abrigarse. En las noches egipcias la temperatura baja hasta 15 ó 16 grados.

Se pasan los controles de aduana y policiales, y se cambian los primeros dólares estadounidenses por libras egipcias, y detrás de las maletas salimos en busca del bus turístico.

La capital se divide en tres gobernaciones. Una es El Cairo, que significa ciudad victoriosa, viven 22 millones de personas y cada día entran y salen por trabajo o estudios dos millones más. Sume los miles de turistas que llegan al día para recorrer las rutas disponibles.

Amanece pronto, el canto del almuecín, con su llamado a la oración, ayuda al sol a levantarse. A las 5:00 a.m. las mezquitas abren sus puertas a los feligreses, quienes antes de entrar deben seguir el rito de purificación. El precepto dicta rezar cinco veces al día.

Para el egipcio, comenta el guía, la religión es lo más importante, además de la fe y la justicia.

Uno de los primeros detalles que se perciben en esta ciudad es la relevancia del río Nilo, ancho, caudaloso y vital para el desarrollo del país.

El guía comparte que los egipcios viven en sus márgenes, en sus 6 mil 800 km de largo. Se sabe que solo el 4% del total del territorio está habitado. El desierto es el amo del resto.

Es una ciudad como muchas otras, con edificios de apartamentos que se alzan uno al lado del otro para dar alojo a los cairotas. La polución ensombrece el día y los mil alminares elevan la diaria plegaria de los fielesmusulmanes.

Otro rasgo muy de esta capital se vive en el tráfico. De un lado a otro, de El Cairo a la occidental Giza, largos puentes unen a estas dos gobernaciones.

En manos de los expertos conductores locales, modernas vías de cuatro carriles se convierten en cinco o siete carriles, cada uno buscando cada pequeño espacio que queda libre para avanzar entre el caótico tráfico de las horas punta. Datos oficiales estiman que circulan nueve millones de automóviles en la ciudad.

Todos los conductores saben que luego de estacionarse deben doblar los retrovisores hacia adentro para que no les sean arrancados al paso de los autobuses turísticos que circulan por los barrios.

Según la agenda turística, el primer destino es el Barrio Copto, con callejuelas, mercadillos y templos cristianos.

Al entrar llaman la atención los coloridos murales que recrean la huida de la Sagrada Familia de Belén a Egipto.

La iglesia de Santa María, conocida como la iglesia Colgante, revela la historia de los primeros cristianos en esta tierra. Fue construida entre el siglo II y el IV y se conecta con la iglesia de San Jorge, cuyo techo, comenta el guía, fue construido como el interior del arca de Noé.

Íconos, altares, reliquias y murales hablan de la historia del inicio del cristianismo en esta tierra.

El guía apura a recorrer el recinto, llama la atención hacia las reliquias del zapatero Arianos, quien fuera el primer arzobispo y segundo patriarca, así como las del primer patriarca San Marcos. Además, muestra las 15 columnas de mármol y los 111 íconos que adornan el lugar.

A la salida de esta área cristiana, el grupo toma rumbo por una estrecha calle aledaña por 10 minutos, para bajar por unas escaleras que llevan a la primera sinagoga Ben-Ezra, del siglo VII, la más antigua de Egipto y que fue construida sobre una iglesia cristiana.

El día finaliza en el bazar Khan el Kalili, con sus mostradores de hilo egipcio, bisutería en oro, sacos con olorosas especias y meseros ofreciendo a vendedores y caminantes un vasito de infusión y saril.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts