Turismo Turismo

11 ene Las transformaciones del sombrero pintado

LA PINTADA, Coclé. -Las manos de los artesanos de La Pintada, en la provincia de Coclé, continúan expandiendo la tradición de confeccionar sombreros pintados para todo el país. Pese a que los creadores de esta pieza folclórica -reconocida en el ámbito mundial- no han cambiado el antiguo patrón de confección, ahora son los creadores de nuevos y vistosos estilos que se combinan con piezas de vestir para engalanar a quienes los usan.

LA PINTADA, Coclé. -Las manos de los artesanos de La Pintada, en la provincia de Coclé, continúan expandiendo la tradición de confeccionar sombreros pintados para todo el país.

Pese a que los creadores de esta pieza folclórica -reconocida en el ámbito mundial- no han cambiado el antiguo patrón de confección, ahora son los creadores de nuevos y vistosos estilos que se combinan con piezas de vestir para engalanar a quienes los usan.

Los artesanos se inspiraron en el viejo patrón que se vale del arte del tejido en fibra vegetal o la crineja.

En el mercado local existe un total de 12 nuevos estilos de sombreros que se confeccionan únicamente en la región de La Pintada, al norte de la provincia de Coclé.

Reinaldo Quirós, creador, junto a su familia y propietario de la tienda de Artesanías Quirós en La Pintada, relata que los nuevos sombreros tienen una buena aceptación entre los turistas locales y extranjeros que visitan su local ubicado en la Avenida Central.

Para su confección se utiliza la misma técnica y los mismos materiales (fibra vegetal de bellota, junco y pita), solo que los nuevos sombreros llevan una combinación de las pintas y del talco que los hacen muy llamativos por sus intensos colores.

Son del mismo tamaño que los tradicionales y se hacen a la medida también.

De acuerdo a sus creadores, se tata de un proyecto que nació a principios de 1990 en el seno de la familia con la experiencia de Didasio Quirós (padre) y al que llamaron “Rescate de las pintas y talco para crear nuevos estilos”.

El estrecho uso combinado entre la pinta y el talco y la cantidad de vueltas que lleva el sombrero (10 en adelante) es la diferencia entre los demás estilos tradicionales.

Los nuevos estilos

Según miembros de la familia Quirós, los hay en estilo reata en talco, reata con cordón negro y blanco, quimbol negro con vueltas blancas, sombrero de pinta corcovina con vueltas negras, mosquito con vueltas negras y blancas, mosquito con talco plumilla, mosquito con talco cajón, mosquito con talco pilón, y cola de sardinas con vueltas negras.

Todos son de 10 vueltas y sus precios oscilan entre 50 y 80 dólares.

"Quienes hacen estos sombreros son gente curiosa y que tiene creatividad, porque no es cualquier persona que confecciona estas pintoresca obras de arte tradicional", dice Teofila López, artesana, también del área de La Pintada.

El uso

Se puede utilizar como prenda de vestir en una ocasión de gala y del día a día, ya que no trastoca la costumbre o el patrón folclórico del uso del sombrero tradicional.

En la región interiorana se dan muchas festividades folclóricas que fortalecen las costumbres de los pueblos y esta pieza puede también ser llevada con un vestido que tenga como alternación camisillas de colores sobre todo en los varones.

Una de las presentaciones exitosas fue la que tuvo en la reciente Feria Nacional de Artesanías que se realizó en el Centro de Atlapa, en el mes de agosto.

El sitio ideal para adquirir una de estas piezas es en La Pintada, un lugar que se llega por calle asfaltada y a solo 15 minutos en vehículo desde la ciudad de Penonomé.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts