Está navegando en la edición del Jueves 28 de Marzo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Mundo

Francisco lava los pies a detenidos el Jueves Santo

Temas:
EFE
En una ceremonia íntima sin cámaras de televisión retransmitiendo en directo, Francisco se trasladó a la cárcel de menores de Roma "Casal del Marmo" para lavar y besar los pies a diez chicos y dos chicas, entre los que había dos musulmanes.

28/03/2013 - REDACCIÓN (AFP).- El papa argentino Francisco cumplió este Jueves Santo con el ritual del lavado de pies a doce jóvenes presos, entre ellos dos chicas y dos musulmanes, después de celebrar la misa crismal en la que instó a los sacerdotes que sirvan a los pobres y se conviertan en pastores "con olor a oveja", en un mensaje claro de lo que pretende ser su papado.

En una ceremonia íntima sin cámaras de televisión retransmitiendo en directo, Francisco se trasladó a la cárcel de menores de Roma "Casal del Marmo" para lavar y besar los pies a diez chicos y dos chicas, entre los que había dos musulmanes, en un gesto sin precedentes.

"Quien está en lo más alto debe servir a los otros", dijo el  Papa argentino, quien preside por primera vez como pontífice los tradicionales ritos de Semana Santa.

"Esto es un símbolo y un gesto: lavar los pies quiere decir que estoy a tu servicio", que se está dispuesto "a ayudar a los demás", explicó el nuevo  Papa a un grupo de unos 50 detenidos de varias nacionalidades que participaron en la misa.

Estos le regalaron una cruz de madera y un reclinatorio hechos por ellos mismos. El Papa reconoció al término de esta ceremonia en la cárcel, con la que conmemoró la última cena de Jesús con los doce apóstoles, que estos jóvenes le van a ayudar a ser "más humilde, a ser un servidor, como debe ser un obispo".

Antes, por la mañana, en la misa crismal ante  mil 600 religiosos, entre ellos varios cardenales y obispos congregados en la Basílica de San Pedro, el nuevo  Papa abundó en este mensaje.

Pidió a los sacerdotes que vistan la "humilde casulla", "salgan de sí mismos" y se conviertan en "pastores con olor a oveja", en "pescadores de hombres" y sirvan a los "pobres", a los "cautivos" y a los "oprimidos".

"No es precisamente en autoexperiencias ni en introspecciones reiteradas que vamos a encontrar al Señor", advirtió Francisco, quien fustigó a los sacerdotes "tristes", que terminan "insatisfechos", por ser "un intermediario" o un "gestor" y que "no se juegan la piel ni el corazón" y acaban convertidos en "una especie de coleccionistas de antigüedades o de novedades".

Por eso, el  papa latinoamericano pidió a los sacerdotes que vayan a "las periferias, donde el pueblo fiel está más expuesto a la invasión de los que quieren saquear su fe".

"Es bueno que la realidad misma nos lleve a ir allí donde lo que somos por gracia se muestra claramente como pura gracia, en ese mar del mundo actual donde sólo vale la unción -y no la función- y resultan fecundas las redes echadas únicamente en el nombre de Aquél de quien nos hemos fiado: Jesús", agregó.

Las palabras, acompañadas de elocuentes gestos del primer  Papa latinoamericano y jesuita de la historia han llevado en las dos primeras semanas de sus papado una nueva impronta de humildad a los llamados 'príncipes de la Iglesia' y a los fastos del Vaticano.

"Es un  Papa incómodo. Por ahora en el Vaticano lo rodean con aprecio, pero si sigue comportándose como un 'obispo pobre' comenzará a irritar a los prelados más conservadores", advierte el vaticanista Marco Politi.

La decisión de vestir una simple sotana blanca --muy alejada de los oropeles que gustaba lucir su antecesor Benedicto XVI-- el rechazo a calzar los mocasines rojos papales, vivir, al menos por el momento, en el lujoso apartamento de los Papas dentro del palacio apostólico del Vaticano o saludar desde un vehículo descubierto a los fieles en la plaza de San Pedro forman parte del deseo de transparencia y sencillez que pretende imprimir en la jerarquía de la iglesia milenaria.

Y es que, según el  Papa , "cuando la Iglesia no sale de sí misma para evangelizar deviene autorreferencial y entonces se enferma", advirtió. Después de la homilía, el  Papa ungió los aceites santos que se usan para los sacramentos, como los bautizos y para los enfermos.

PAPA FRANCISCO FUSTIGA A LOS SACERDOTES 'TRISTES'

El papa Francisco fustigó este jueves en su homilía de la misa crismal del Jueves Santo, celebrada en la basílica de San Pedro, a los sacerdotes "tristes" que terminan por ser "un intermediario" o un "gestor" y que "no se juegan la piel ni el corazón". Ante mil 600 religiosos, entre ellos varios cardenales y obispos, el nuevo Papa dio su visión de la Iglesia y exhortó al clero a "salir de sí mismo", un principio que ha repetido en varias ocasiones desde que fue elegido el pasado 13 de marzo.

"El sacerdote que sale poco de sí, que unge poco -no digo 'nada' porque nuestra gente nos roba la unción, gracias a Dios- se pierde lo mejor de nuestro pueblo, eso que es capaz de activar lo más hondo de su corazón presbiteral. El que no sale de sí, en vez de mediador, se va convirtiendo poco a poco en intermediario, en gestor", dijo. El papa argentino, que celebra por primera vez los ritos de la Semana Santa desde el Vaticano, invitó a vivir el sacerdocio con pasión.

"Todos conocemos la diferencia: el intermediario y el gestor 'ya tienen su paga', y puesto que no ponen en juego la propia piel ni el corazón, tampoco reciben un agradecimiento afectuoso que nace del corazón.

De aquí proviene precisamente la insatisfacción de algunos, que terminan tristes y convertidos en una especie de coleccionistas de antigüedades o bien de novedades, en vez de ser pastores con 'olor a oveja', pastores en medio de su rebaño, y pescadores de hombres", explicó Francisco, con un estilo directo y claro.

"Es verdad que la así llamada crisis de identidad sacerdotal nos amenaza a todos y se suma a una crisis de civilización; pero si sabemos barrenar su ola, podremos meternos mar adentro en nombre del Señor y echar las redes", afirmó.

"Es bueno que la realidad misma nos lleve a ir allí donde lo que somos por gracia se muestra claramente como pura gracia, en ese mar del mundo actual donde sólo vale la unción -y no la función- y resultan fecundas las redes echadas únicamente en el nombre de Aquél de quien nos hemos fiado: Jesús", agregó.

En su homilía, el Papa latinoamericano, llamó a los sacerdotes a servir "a los "pobres", a "los cautivos" y a "los oprimidos" y llegar a "las periferias, donde el pueblo fiel está más expuesto a la invasión de los que quieren saquear su fe", afirmó.

El Papa argentino celebrará los ritos de la Semana Santa según la tradición. La única novedades el que Francisco celebrará este jueves por la tarde una misa en la cárcel para menores Casal del Marmo de Roma durante la cual lavará los pies a algunos jóvenes detenidos, siguiendo una tradición que cumplía cuando era arzobispo de Buenos Aires.


silver69
Hace 1 ao

Este papa es un ejemplo de que lo que esperaba la iglesia católica. Son vientos de renovación!

Forrest Gump
Hace 1 ao

Ojalá haya renovación por que la necesita.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES