Está navegando en la edición del Lunes 6 de Febrero del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Locales

Transportistas se sienten ‘atrapados’ en Bocas


06/02/2012 - “La situación en Bocas del Toro es traumática… no hay comida, nos estamos quedando sin agua”. Este es el testimonio del transportista Christopher Sánchez, quien dijo estar atrapado en el área de Changuinola, donde los indígenas han agudizado las protestas contra la minería.

Sánchez, oriundo de David (provincia de Chiriquí), contó que es un gran número de transportista que está en esta misma situación. Se trata de al menos 30 compañeros, continuó diciendo. Narró que en Bocas “la Policía Nacional no manda, los indios tienen esto controlado”.

Incluso, dijo que hay varios colegas centroamericanos, principalmente de Costa Rica, que no han podido cruzar ya que se lo impiden los manifestantes.

NECESIDADES

“No tenemos dónde bañarnos… ya llevamos seis días de esta aquí y no vemos una solución”, agregó el transportista, al referir a las necesidades que están teniendo. Sánchez señaló a Prensa.com que los restaurantes en Changuinola ya no tienen ni comida para venderles, pues no cuentan con gas. “Las botellas de agua han subido de precio”, añadió.

Además, el transportista panameño dijo que no entiende cómo los indígenas dicen estar defendiendo el medioambiente y así están tirando gran cantidad de árboles en las carreteras. “Para mover estos árboles se necesitará equipo pesado”, aseveró. “Estamos en una situación bastante fea”, estimó.

El mismo sentir lo expresó Miguel Acuña, otro transportista del área. “Estamos muy preocupados”, exclamó Acuña, quien permanece en ese sitio desde el pasado jueves, 2 de febrero. “Los camiones no se ven en las orillas de la carretera porque tuvimos que esconderlos en la nochecita”, comentó.

Y es que, según los conductores, los indígenas les han dicho que no van a permitir su movilización porque les sirven de escudo de llegar los agentes de la Policía Nacional.

Sánchez destacó que la situación “se está complicando”, toda vez que los indígenas llevan piedras consigo. “Estas piedras pueden afectar los vidrios de nuestros vehículos y ¿quién se va a responsabilizar por esto?”, se preguntó.

TESTIMONIO DE EXTRANJERO

Los ciudadanos extranjeros no han escapado a esta situación. Gustavo Vega Vargas, oriundo de Costa Rica, dijo que la semana pasada, cuando se iba a devolver a su país, los indígenas lo retuvieron.

Según Vega Vargas, los indígenas le explicaron que los ticos iban a ser el seguro de que los antimotines no los iban a atacar por aire. “¡Qué culpa tengo yo como costarricense de sus problemas!”, les respondió el jueves pasado a los manifestantes.

Han pasado unos días después de eso y la situación sigue siendo la misma, precisó el tico.

“Ya esto no es pacífico, a los indígenas no les importa nada”, indicó. “Cada día que pasa botan más arboles, no tenemos dinero ni comida”, reclamó Vega Vargas, quien dijo que nunca había vivido algo así.

MÁS NOTICIAS EN Locales


vicente
Hace 3 aos

Mentirelli, hasta cuando vas a tener esta situación, por tu simple capricho. desgraciado.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES