Está navegando en la edición del Jueves 8 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Mundo

Nuevo cacerolazo en contra del gobierno de Cristina Kirchner

REUTERS/Archivo
Cristina Fernández de Kirchner

08/11/2012 - BUENOS AIRES, Argentina. (DPA).–  Miles de personas hicieron sonar esta noche sus cacerolas en Buenos Aires y otras ciudades de Argentina en protesta contra las políticas de gobierno de la peronista Cristina Fernández de Kirchner.

El tradicional Obelisco en la céntrica avenida 9 de Julio se convirtió en el punto de reunión, desde donde los manifestantes planeaban marchar a la Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno nacional.

También hubo manifestaciones en diversos puntos de los suburbios y frente a la residencia presidencial de la localidad de Olivos, en el norte del Gran Buenos Aires, como también en varias ciudades de otras provincias.

“No a la corrupción”, “Basta de inseguridad”, “No a la re-reelección”, fueron algunas de las consignas coreadas por los manifestantes, muchos de ellos envueltos en banderas argentinas.

La convocatoria al 8N fue lanzada desde las redes sociales y sin identificación partidaria, como ocurrió en la masiva protesta del pasado 13 de septiembre.

Varios dirigentes de la oposición adhirieron a la protesta, pero la mayoría de los políticos decidió no participar para evitar banderías partidarias.

La protesta fue cuestionada y descalificada por el gobierno. El senador del Frente para la Victoria (FPV, peronista) oficialista Aníbal Fernández afirmó que “el 8N es un invento de una facción de ultraderecha, paga, la mayoría financiada por la Fundación Pensar, por gente de la Sociedad Rural y por viejos remanentes de lo que fuera el golpe militar, ligado a lo más rancio de la extrema derecha de la Argentina”.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES