Una princesa sin final feliz

El 31 de agosto de 1997, el mundo recibía la noticia de la muerte de Diana Spencer, princesa de Gales, en París, en un accidente de automóvil.

“Elsa, lo adoro. Nunca he sido tan feliz”, le dijo Diana Spencer a su amiga lady Elsa Bowker sobre su relación con el árabe Dodi al Fayed.

Esa emoción que la albergaba desde hacía algunos meses, no se enturbiaba por las complicaciones que sí tuvieron sus otros amores. Sin embargo, el desenlace de su historia estuvo lejos de un “felices para siempre”.

Un año después de su divorcio del príncipe Carlos, la princesa Diana de Gales ya no pertenecía a la monarquía británica, pero seguía siendo centro de atención.

El mundo había sido testigo del fracaso de su matrimonio, del que nacieron sus hijos Guillermo y Enrique, y en el que siempre estuvo presente la hoy esposa del príncipe, Camilla Parker-Bowles.

Separados desde 1992, Diana y Carlos se divorciaron en 1996 por petición del palacio de Buckingham. Diana, a quien el primer ministro británico de ese entonces, Tony Blair, llamó “la princesa del pueblo”, se separó en ese año también de un centenar de obras caritativas.

El final de la historia de la princesa de Gales llegó un día como hoy, hace 15 años, cuando se reencontraba con la felicidad.

Al menos así lo contaba la prensa rosa, la misma que la llevó al túnel bajo el Puente de Alma en París, en donde tuvo el accidente automovilístico que le costó la vida a ella, a su novio Dodi al Fayed y al chofer del vehículo.

Gran Bretaña se conmocionó con la noticia de la muerte de la princesa de 36 años, y se consternó ante la fría reacción de la familia real, que recibió la noticia mientras estaba de vacaciones en Escocia.

La historia de esta princesa de carne y hueso, que poco tuvo en común con un cuento de hadas, ha sido relatada desde diferentes puntos de vista en más de una decena de libros.

Algunas de esas obras, publicadas mientras ella vivía: Diana, su verdadera historia (1992), del reportero Andrew Morton, en la que se le muestra como una mujer atrapada en un matrimonio sin amor; y La princesa enamorada (1994), de Anna Pasternak, que relata su romance con el oficial James Hewitt.

En 2003 el mayordomo de Diana, Paul Burrel, presentó el libro Real Duty, por el cual los hijos de la princesa lo acusaron de traición, y tres años después regresó con un segundo libro, The way we were.

Antes, ella era perseguida por los medios, ahora las miradas se fijan en sus hijos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía El elegante galope de los camellos

El elegante galope de los camellos El elegante galope de los camellos Galería
El elegante galope de los camellos Dubai/AP / Kamran Jebreili

POLÍTICA Hijos de Trump dirigen la compañía y analizan expansión

Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.  Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.
Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump. AP/Archivo

Ya no son aprendices. Eric y Donald Trump Jr. ahora están al frente de la Organización Trump y se ajustan a una realidad que ...

ESCÁNDALOS Temer promete que escándalo de corrupción no paralizará a Brasil

Michel Temer. Michel Temer.
Michel Temer. AFP

El presidente Michel Temer insistió en que el creciente escándalo de corrupción que afecta a su gobierno no paralizará a ...