Una jornada con los ngäbes buglé que se 'mudaron' al parque legislativo

¿Cómo viven los indígenas en el parque legislativo? ¿Qué comen? ¿Quién los apoya? Prensa.com cuenta las interioridades de las vivencias de los ngäbes buglé que están en vigilia.

Han pasado 15 días desde que el primer grupo de indígenas ngäbes buglé se apostó en el parque que está frente al palacio legislativo Justo Arosemena, en ciudad de Panamá, para manifestar su rechazo a la exploración y explotación minera e hídrica. 

Su llegada al transitado parque surgió a raíz de la discusión, en primer debate, del proyecto de ley No. 415 en la Comisión de Comercio. Luego de que el documento pasó el primer debate, excluyendo el artículo cinco que solicitaban los indígenas, se desencadenó una serie de protestas en distintos puntos del país. 

Fue así como en la vía Interamericana, entre las provincias de Chiriquí y Veraguas, se concentró la mayoría de los indígenas que protestaron por una semana. Pero en el parque legislativo también se mantuvo en “alerta” el grupo de los ngäbes bugles que mantuvo activas las manifestaciones en la capital. 

Desde el pasado domingo 5 de febrero, cuando ocurrieron los enfrentamientos entre indígenas y antimotines de la Policía Nacional, el grupo manifestantes que pernoctaba en el “parque legislativo” aumentó. Ese día se anunció el inicio formal de una “vigilia permanente” por la muerte de Jerónimo Rodríguez (27 años) durante los disturbios de San Félix, provincia de Chiriquí. 

Yanel Venado, dirigente ngäbe buglé que se ha mantenido en el citado parque, comentó que en ese lugar se han concentrado hasta 300 personas en los últimos días. Aunque –agregó- allí solo duermen unas 50 personas que siguen en vigilia mientras que en la Asamblea Nacional la subcomisión especial –que se formó tras los disturbios- continúa las conversaciones para llegar a un acuerdo sobre la reforma a la ley minera. 

¿Cómo viven los indígenas en el parque? ¿Qué comen? ¿Quién los apoya? Venado respondió este viernes, 10 de febrero, estas y otras interrogantes en una entrevista con Prensa.com. Además, la dirigente contó otras interioridades de las vivencias en el “parque legislativo”. 

“BUENOS DÍAS, MADRE TIERRA”

Los primeros rayos del sol no han salido y ya los encargados de la comisión de la cocina de la Coordinadora por la defensa de los recursos naturales con base en Panamá centro, que se encuentran en el parque empiezan la jornada.

El olor a café se siente en los alrededores y mediante un altoparlante se hace el llamado para que los hombres que conforman el grupo de seguridad o Bughogay , sean los primeros en tomar su taza de café.

Luego es el turno del resto de los 50 indígenas que se encuentran  a la espera que se resuelvan los puntos conflictivos del proyecto de ley 415 que establece un régimen especial para la protección de los recursos minerales, hídricos y ambientales en la Comarca Ngäbe-Buglé.

Se procede a levantar entonces cuatro de las cinco carpas que se colocan cada noche para albergar a los manifestantes, y mientras el primer grupo busca en casa de familiares, compañeros, amistades y voluntarios alrededor del parque un lugar para asearse.

Empiezan a llegar los medios de prensa. Con el inicio de los noticieros, los dirigentes dan las primeras informaciones  del día, mientras a sus espaldas se observan las comisiones de trabajo en las que ellos mismos se han organizado. El grupo está dividido en las comisiones de: economía, cocina, secretaría, comunicación, publicidad, intérpretes, escolta personal, aseo y mandados.

Cada comisión, reunidas en torno a una mesa colocada cerca de la entrada al parque, espera recibir las instrucciones del día. Además, es el momento de los emparedados, que dependiendo de la donaciones en víveres que hayan llegado el día anterior pueden ser de queso, jamón o tuna.

Mientras tanto, el personal de aseo se encarga de limpiar los alrededores y los compañeros de seguridad hacen el relevo de turno.

AVANZA LA JORNADA

Poco a poco empiezan a llegar personas de distintas organizaciones que se suman a los que durante todo el día están "monitoreando" la discusión que se desarrolla en la Asamblea de Nacional.

Uno que otro aporta dinero en una caja de cartón donde se reciben los donativos en efectivo, mientras que otro grupo recibe los alimentos y demás enseres que serán utilizados, dependiendo de las instrucciones, para la alimentación de los manifestantes o para enviarlas a los pueblos indígenas.

Son las 10:00 de la mañana y es momento de que el grupo de escoltas personales entre al palacio legislativo. Con un pequeño radio de batería la comisión técnica, que se encarga de las comunicaciones vía Twitter y Facebook, redacta y envía los informes.

Al otro lado del parque, en tanto, se construye el fogón para empezar a preparar el almuerzo. El menú del día: arroz y sopa de frijoles, sin presa. “La comisión de mandados, por favor, acercase a la mesa”, se escucha desde un altavoz. Es el llamado de Yanel Venado, coordinadora de la base. Es necesario sacar unas copias, buscar agua y comprar hielo.

A LA ESPERA DE RESULTADOS

De repente se escuchan nuevas instrucciones: “Se le recuerda a los compañeros que solo los que tienen carné de autorización pueden utilizar el baño que se encuentra a un lado del parque". "Formen la fila para recibir su respectivo plato de comida, por favor”.

Son 100 porciones las que se reparten y en ocasiones uno que otro se queda sin probar la comida. Los encargados estiman que durante el día se pueden gastar hasta 200 dólares en alimentos.

La jornada avanza y la comisión de traductores se encarga de recibir a los periodistas y organismos internacionales, a los cuales se les habla en su idioma. Los traductores dominan el francés, alemán, mandarín, portugués e inglés para comunicarse de la mejor forma.

En el lugar el movimiento aumenta y no cesa el envío de información. 

A las 4:00 p.m. se empieza a organizar la cena que, por lo general, consiste en frituras y jugo. Por supuesto, no puede faltar el café porque la noche es larga.

Cae la tarde y los manifestantes empiezan a armar las toldas; los de la comisión de seguridad se colocan en sus puestos, vigilando siempre a uno que otro indigente que pasa de vez en cuanto por el área.

Se reciben nuevos informes de la subcomisión de trabajo que está en el palacio legislativo. Los periodistas se colocan para recibir la información de los ngäbes buglé.

La noche llega y con ella se espera la llegada de una nueva jornada. En una esquina se escuchan algunos dirigente organizando las labores que se tendrán que realizar al día siguiente, mientras los más jóvenes empieza a bailar la tradicional danza de Jägui, con la que se divierten toda la noche haciendo diversas figuras y formas de animales.

Admiten que añoran el lugar que los vio nacer, pero aseguran que están luchando por no perder su hogar. Aquí casi no se duerme, comenta Venado. No se descansa, pero afirma que se mantiene la esperanza de que el día siguiente sea el último de esta guerra contra la minería y las hidroeléctricas dentro de las comarcas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Torneo Apertura 2016 de la lPF Árabe Unido es el campeón; vence 2-0 al Plaza Amador

El conjunto de Árabe Unido fue superior y concretó las opciones de gol que tuvo. El conjunto de Árabe Unido fue superior y concretó las opciones de gol que tuvo.
El conjunto de Árabe Unido fue superior y concretó las opciones de gol que tuvo. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Árabe Unido de Colón sigue demostrando su supremacía en el balompié nacional. Este sábado, 3 de diciembre, conquistó el torneo ...

ACLARACIÓN Raúl Castro anuncia que limitarán uso de nombre de Fidel

‘El líder de la revolución rechazaba cualquier manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta las últimas horas de vida’, dijo Raúl Castro. ‘El líder de la revolución rechazaba cualquier manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta las últimas horas de vida’, dijo Raúl Castro.
‘El líder de la revolución rechazaba cualquier manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta las últimas horas de vida’, dijo Raúl Castro. REUTERS

El presidente cubano Raúl Castro anunció este sábado 3 de diciembre en la noche que se llevará una propuesta a la Asamblea ...

Destacados