FALTA REGULACIÓN EN LOS FÁRMACOS

Precios de las medicinas aumentan sin control

Las autoridades de Salud, los distribuidores de fármacos y la Acodeco admiten que las medicinas están a la libre oferta y demanda.

IMPACTO. Los adultos mayores y los jubilados son los que más sienten el aumento de precios de las medicinas que utilizan para controlar sus enfermedades. LA PRENSA/David Mesa IMPACTO. Los adultos mayores y los jubilados son los que más sienten el aumento de precios de las medicinas que utilizan para controlar sus enfermedades. LA PRENSA/David Mesa
IMPACTO. Los adultos mayores y los jubilados son los que más sienten el aumento de precios de las medicinas que utilizan para controlar sus enfermedades. LA PRENSA/David Mesa

La carga económica para los pacientes que requieren medicación a largo plazo es más pesada en los últimos meses, luego de que los precios de algunos fármacos hayan registrado aumentos.

De acuerdo con las autoridades de Salud, la situación se presenta a nivel internacional e influyen aspectos como la libre oferta y demanda, el costo de producción del medicamento y hasta la circulación de la moneda.

La realidad es que en Panamá, medicamentos para controlar males como la presión, la diabetes, el glaucoma y los problemas lumbares registraron un aumento escalonado en sus precios.

Los pacientes de la tercera edad y los jubilados son los más afectados, ya que necesitan de varios fármacos para tratar sus enfermedades.

Este es el caso de Feliciano Madrid, que hace cinco meses utiliza gotas especiales contra el glaucoma (enfermedad que se caracteriza por la pérdida progresiva de las fibras nerviosas del ojo).

Aunque Madrid es jubilado debe comprar la medicina en las farmacias privadas, porque la que le ofrece la Caja de Seguro Social (CSS) no es la más adecuada para su mal.

Él cuenta que las gotas Azarga (suspensión oftálmica) subió 11 dólares, pues hace tres semanas costaba 46 dólares, lo que equivale a un incremento de 24%.

Además, las gotas Gaap (latanoprost) elevaron su precio de 33 dólares con 15 centésimos a 34 dólares con 99 centésimos.

Otro caso es la pastilla Flamydol, utilizada para el dolor, que antes costaba 93 centésimos la unidad y ahora 98 centésimos.

Las medicinas pediátricas también aumentaron de precio. Jovana Hernández hace poco compró medicinas para su hija de ocho años para tratar un problema estomacal.

Dice que la Enterogermina en ampolletas antes costaba 2 dólares, y hace dos días las adquirió en 2 dólares con 19 centésimos; mientras que el Givotan, un comprimido para eliminar los parásitos, se elevó su precio en 26 centésimos.

aumento global

Eric Conte, director de Farmacia y Drogas del Ministerio de Salud (Minsa), explica que el alza en los precios de los fármacos afecta a los países de la región y de otros continentes.

En Panamá, la situación empeora porque la Ley 1 de Medicamentos y otros Productos de la Salud Humana de 2010 no le dio la potestad al Estado para llevar un control de precio y beneficiar a la población, manifestó.

Ante este hecho, el Minsa lanzó una iniciativa para producir medicinas localmente.

De acuerdo con Conte, se busca que la industria nacional se beneficie de la producción de medicamentos, es decir, crear los mecanismos para que sean de menos costo y accesibles a las personas.

También se planea activar este año una canasta básica de medicinas que incluya los 25 o 30 fármacos usados con más frecuencia en Panamá.

Además, el Estado cuenta con dos instituciones de Salud que proveen de medicamentos a la población, que son la CSS y el Minsa.

En el caso del Minsa, esta posee 346 renglones de medicinas; mientras que en la CSS el cuadro básico es de mil 500.

Falta regular precios

La representante de Salud en la Concertación Nacional para el Desarrollo, Jenny Vergara, considera que el aumento constante de precio en los medicamentos puede ser regulado al poner en vigencia los monitoreos de precios, aspecto que se establece en la Ley 1.

En el capítulo IV de la Ley de Medicamentos se determinó que, por un período de dos años, desde que se promulgó la Ley 1 (2001), los precios de referencia topes de medicinas fueron regulados por la antigua Clicac (Comisión de Libre Competencia y Asuntos del Consumidor), actualmente la Autoridad de Protección al Consumir y Defensa de la Competencia (Acodeco).

Sin embargo, Vergara expresa que el proceso de regulación debe continuar, ahora por parte de la Acodeco, a través de monitoreos de precios de los medicamentos en el país y fuera de él.

Vergara sugiere que en el caso de los fármacos más utilizados, el Estado puede poner un precio tope.

La representante de Salud en la Concertación Nacional para el Desarrollo concluyó que los medicamentos están a la libre oferta y demanda, y corresponde al consumidor elegir dónde los adquiere.

En tanto, Pedro Meilán, administrador de la Acodeco, dijo que el monitoreo de las medicinas se hace a nivel de farmacias y con algunas medicinas.

Actualmente trabajan en una campaña para que los pacientes tengan la opción de elegir entre fármacos genéricos, de marca u otros tipos.

Agregó que el médico puede darle la opción al paciente de elegir la marca de las medicinas recetadas, las cuales varían de precio.

Expresó que en 2012, en el Departamento de Conciliación por Actividad, de las 880 denuncias que presentaron los consumidores, ninguna fue contra una farmacia.

sin presupuesto

Para Emma Pinzón, presidenta de la Fundación de Artritis Reumatoide de Panamá, uno de los problemas que tiene la población es que en el presupuesto las personas no dejan dinero para las medicinas.

Según Pinzón, se organiza el presupuesto para la comida, la escuela, pero no para adquirir los fármacos que se necesitan para alguna dolencia.

Por su parte, Alaisa de Melgar, directora de la Fundación de Hemofilia de Panamá, afirmó que, por el momento, el alza de los fármacos no afecta a los pacientes con este mal, ya que son proporcionados por la CSS y el Minsa.

Sin embargo, consideró que si no fuera así, sería realmente grave, porque un dial (un frasco con sangre en polvo y otro con diluyente) cuesta 180 dólares.

Un paciente con la enfermedad en calidad de grave, si es niño utiliza tres diales por semana, mientras que un adulto puede utilizar 18 diales en el mismo período.

Una situación similar ocurre con los pacientes de esclerosis múltiple, que reciben las medicinas de la CSS, explicó Estrella de Martínez, presidenta de la Asociación de Pacientes de Esclerosis Múltiple.

No obstante, a título personal, informó que desde el año pasado a esta fecha ha sentido el incremento de las medicinas para controlar otras patologías, como la diabetes, el colesterol, los triglicéridos y el azúcar.

Martínez gasta, utilizando el descuento que se le otorga a los jubilados, un poco más de 100 dólares mensuales solo en controlar la esclerosis.

ENFOQUE

Aredis pide impulsar el mercado

Lucas Verzbolovskis*

panorama@prensa.com

Mercado. La Asociación de Representantes-Distribuidores de Productos Farmacéuticos (Aredis) no es informada de aumentos o rebajas de precios de los medicamentos.

No está al tanto de lo que hacen los fabricantes, distribuidores o farmacias con relación a sus precios.

Los tres son parte de la cadena de comercialización de los productos farmacéuticos y están en total libertad de seguir sus respectivas políticas de precios, pero lo más probable es que si algún costo se ha incrementado es por el fabricante. Cada fabricante tiene 2, 3 o 4 distribuidores de los mismos productos. Con esta competencia ningún distribuidor se atrevería a subir sus precios, ya que perdería clientes (farmacias).

Pero quienes utilizan productos farmacéuticos tienen alternativas con igual principio activo, con marca, sin marca (genéricos), u otras opciones terapéuticas.

En otras palabras, el paciente puede escoger. No está obligado a comprar el que aumentó. Por último, puede encontrar la alternativa intercambiable y “gratis” en la Caja de Seguro Social o el Ministerio de Salud.

Otro aspecto es que los aumentos generan competencia porque estimulan a que fabricantes ausentes del mercado se interesen y decidan entrar a competir con sus productos.

Por eso, las autoridades deben hacer todo lo posible para que este ciclo se mantenga, que entren los innovadores, abran el camino y que sigan los genéricos intercambiables con los innovadores con igual calidad, eficacia y seguridad.

Así se estará estimulando el ingreso a Panamá de los últimos adelantos farmacéuticos y de una amplia variedad de alternativas de precios. Mil veces peor sería no tenerlos disponibles.

*Presidente de la Asociación de Representantes-Distribuidores de Productos Farmacéuticos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Cultura VIDEO: Alfred Nobel, el inventor de la dinamita y promotor de la paz

Nacido en Estocolmo, Suecia, Nobel llegó a tener 355 patentes registradas, muchas de ellas relacionadas a sus experimentos con ...

Tecnología Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos

Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos Vídeo
Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos AFP

Numerosas compañías como Uber, Tesla y Google están trabajando en vehículos autónomos. Pero, llamando menos atención, ...

Videos El legado de Alfred Nobel

El legado de Alfred Nobel El legado de Alfred Nobel Vídeo
El legado de Alfred Nobel

Nacido en Estocolmo, Suecia, Nobel llegó a tener 355 patentes registradas, muchas de ellas relacionadas a sus experimentos con ...