ESPECIAL: El día que cambió al mundo

AP/Marty Lederhandler AP/Marty Lederhandler
AP/Marty Lederhandler

Esta fecha, 11 de septiembre, se ha convertido en un referente histórico no solo para las ciudades de Nueva York, Washington y Shanksville, las directamente afectadas, o los Estados Unidos todos, sino también para el globo que contempló por la ubicua televisión los eventos que estaban cambiando al mundo.

El sol salió como todos los días y nada hacía presagiar lo que estaba por venir. Yo terminaba de desayunar, y veía el noticiero de CNN internacional, adelantando trabajo mientras hacía tiempo para que el tranque se disipara, cuando las imágenes me golpearon.

“Un avión se estrelló contra la torre norte del World Trade Center”, confirmaba el audio a quienes creíamos que los ojos nos engañaban. ¡Rayos! Esa era la noticia del día, ya tenía un “techo”.

No sabía cuán cierto era, no sabía que la noticia apenas empezaba a desarrollarse. Pero, 17 minutos después, cuando el segundo avión impactó en la torre sur, me quedé sin aliento. ¡Dios... esto no es un accidente! ¡Lo hicieron, los extremistas lo hicieron de nuevo!

Salí corriendo de la casa y subí al carro. Me faltaban largos 42 kilómetros (desde mi casa en La Chorrera hasta La Prensa).

Necesitaba llegar a la redacción para conectarme con los despachos de las agencias y saber más que lo que los comentaristas repetían y repetían a falta de información nueva. Sintonicé la radio y la noticia seguía allí.

Estaba en la carretera, frente a la entrada de la base naval de Rodman, cuando la voz en la radio reportó: la torre se cae, se está cayendo la torre sur.

Fue como entrar en un túnel con niebla. No veía los otros carros, ni siquiera puedo recordar si había carros adelante, junto o detrás de mí.

Lo que me vino a la mente fueron los cientos de bomberos y policías que trabajaban en la evacuación de las miles de personas que trataban de escapar de los edificios heridos de muerte.

Mi papá es bombero, mi marido es bombero, y yo sabía que si fuera en nuestra ciudad ellos estarían allí. Como pude salí al hombro de la carretera y lloré.

He visto muchas cosas como periodista. Para reportar la multitud de malas noticias que se generan a diario hay que ver muchas imágenes muy duras; con el tiempo te crecen un escudo y un casco para protegerte y permitirte hacer el trabajo. Pero cada periodista tiene una noticia que lo saca de balance aunque sea por un breve momento. Cuando recuperé la compostura retomé el camino.

Fue un día muy, muy largo y hoy, 10 años después, ese 11 de septiembre sigue tan vigente como hace una década en las guerras que causó; en las vidas que segó y en las vidas que cambió porque las desgarró, pero también en aquellas que enriqueció y que salieron más fuertes y hermosas de la forja; en el dolor que produjo y sigue produciendo; en los miedos que sembró y el mundo que surgió cuando el polvo se asentó.

Ese día el mundo cambió, todo el mundo. Los horribles eventos surgieron del miedo, el odio y la incomprensión, y produjeron más de ellos, cobrando un peaje muy alto y moldeando la sociedad que compartimos hoy, no solo en Occidente, sino también en el Oriente. Las casi 3 mil vidas arrebatadas ese día han llevado a la pérdida de miles y miles más en lugares tan lejanos y exóticos que muchos no sabíamos que existieran.

Este trabajo nutrido con las plumas y las vivencias de políticos protagonistas de la jornada como Condoleezza Rice, Rory Stewart; periodistas como Anne Nivat, Ahmed Rashid, Hermes Sucre Serrano, Marisol Ríos y la suscrita; activistas como Eric Greitens y un artista de la talla de Robert De Niro ofrece nuestras miradas sobre diferentes aspectos de las secuelas de ese día aciago, mostrando las consecuencias de los atentados y un atisbo a quienes empinándose sobre la adversidad respondieron con generosidad, humanidad y solidaridad, para que usted las tome, las analice y saque sus conclusiones acerca de los acontecimientos que tuvieron un momento cumbre ese día de otoño, pero cuyo verdadero significado y alcance se desgranaron en los días que se sucedieron, y que uno a uno completaron ya una década. 

Vea el especial completo dando clic aquí.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

VENEZUELA Wuilly Arteaga sigue detenido y no le han permitido acceso a abogados

Wuilly Arteaga durante su ejecución del violín en Bello Campo, Caracas, el 26 de julio de 2017, durante el primer día de paro cívico nacional convocado por la oposición venezolana. Wuilly Arteaga durante su ejecución del violín en Bello Campo, Caracas, el 26 de julio de 2017, durante el primer día de paro cívico nacional convocado por la oposición venezolana.
Wuilly Arteaga durante su ejecución del violín en Bello Campo, Caracas, el 26 de julio de 2017, durante el primer día de paro cívico nacional convocado por la oposición venezolana. AP/Ariana Cubillos

Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano, confirmó este 28 de julio de 2017 que Wuilly Arteaga, el violinista de las ...

crisis financiera Protestan en demanda de un presupuesto 'justo' para Udelas

El 18 de noviembre de 1997, con la promulgación de la Ley 40, se crea la Udelas, como la cuarta universidad oficial del país. El 18 de noviembre de 1997, con la promulgación de la Ley 40, se crea la Udelas, como la cuarta universidad oficial del país.
El 18 de noviembre de 1997, con la promulgación de la Ley 40, se crea la Udelas, como la cuarta universidad oficial del país. LA PRENSA/Urania Cecilia Molina

Docentes, estudiantes y administrativos de la Universidad Especializada de las Américas (Udelas) realizaron este viernes 28 de ...