Subsidio educativo, ¿la solución?

4 DE FEBRERO

Históricamente, Panamá ha sido una sociedad subsidiada. El sector educativo, que debería ser el “pilar” de nuestra sociedad, es uno de los peores evaluados en las encuestas de opinión, debido al alto grado de burocracia dentro de sus instituciones. A menos de un mes para iniciar el periodo lectivo 2016, las escuelas se encuentran sin reparar, y las que supuestamente están “listas”, presentan condiciones deplorables para impartir clases.

Por otro lado, los subsidios educativos, si son aplicados correctamente, representan una solución a la población estudiantil, ya que la educación es el único camino para que las sociedades avancen de manera equitativa, tomando en cuenta la globalización de los conocimientos.

En los últimos 16 años, los gobiernos, por motivos políticos, han creado muchos subsidios. En un inicio fueron las becas por méritos; un reconocimiento a estudiantes con calificaciones de 4.5 a 5.0; sin embargo, en los últimos 10 años crearon la beca universal, que como su nombre lo indica, se entrega a todos los estudiantes del país, sin importar su índice académico y la asistencia a clases. Alumnos reprobados, posterior a la culminación del curso de verano de reválida, reciben de manera retroactiva esta beca, lo que no es más que un incentivo a la mediocridad y a la ley del menor esfuerzo. Sin duda, este beneficio se otorga con un fin político definido.

Para contrarrestar el fuerte impacto fiscal que se le carga al Estado y a los trabajadores que pagan impuestos, sería una buena iniciativa que se dieran incentivos fiscales a los acudientes que matriculan a sus hijos en escuelas particulares, toda vez que estos le quitan un gran peso al Estado, ya que por disposición constitucional, todo ciudadano tiene derecho a recibir educación gratuita. La clase media hace un esfuerzo para que sus familiares reciban una educación acorde con las competencias del siglo XXI. Esta clase media no recibe ningún incentivo, solo aumentos en la matrícula y la mensualidad.

Por lo antes expuesto, considero que los subsidios educativos no son una solución, porque no están destinados a un buen uso; no se toman en cuenta los méritos académicos de los estudiantes y el interés por el estudio; esto crea una cultura de igualdad entre el mediocre y el estudiante que día a día se esmera por superarse. En otros casos, familias con muchos educandos reciben este subsidio y no le dan el uso apropiado, lo ven como una renta mensual fija para gastar en servicios básicos, lujos o cosas ajenas al contexto educativo. Hasta que la clase gobernante no entienda que la educación no puede ser vista con fines políticos, las futuras generaciones seguirán sumergidas en la ignorancia y la mediocridad, ya que se le está inculcando a nuestra juventud un grado de paternalismo estatal sin límites, que a largo plazo forma ciudadanos dependientes y, en el peor de los casos, si a estos no les da por tomar algún estudio técnico o aplicar a algún trabajo informal, serán los futuros delincuentes de Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código