La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
Ahora esta propuesta llega a nuestro istmo. Serán tres conciertos: el 11 de mayo a las 10:00 a.m. en el Instituto Oncológico Nacional; el 12 de mayo a las 7:30 p.m. en el domo de la Universidad de Panamá; y el 13 de mayo a las 8:00 p.m. en el Ateneo de la Ciudad del Saber.
Ahora esta propuesta llega a nuestro istmo. Serán tres conciertos: el 11 de mayo a las 10:00 a.m. en el Instituto Oncológico Nacional; el 12 de mayo a las 7:30 p.m. en el domo de la Universidad de Panamá; y el 13 de mayo a las 8:00 p.m. en el Ateneo de la Ciudad del Saber.
De allí que esta creación compuesta entre 1818 y 1824 por el genio alemán, forme parte del proyecto musical A Kiss for all the World. Esta iniciativa arrancó en España, en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, y en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.
De allí que esta creación compuesta entre 1818 y 1824 por el genio alemán, forme parte del proyecto musical A Kiss for all the World. Esta iniciativa arrancó en España, en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, y en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
La Sinfonía Número 9 en re menor, op. 125, es una de las más hermosas composiciones de la música clásica de todos los tiempos. Es un canto a la vida, a la hermandad, a la solidaridad y a la libertad. Por eso, el maestro español Íñigo Pirfano (Bilbao, 1973) decidió llevar la emblemática pieza de Ludwig van Beethoven a lugares donde se necesita, para que alimente de esperanzas a sus residentes.
Miembros de la Orquesta Sinfónica Nacional interpretan la Novena Sinfonía de Beethoven para los pacientes y sus familiares en el instituto Ontológico Nacional
Miembros de la Orquesta Sinfónica Nacional interpretan la Novena Sinfonía de Beethoven para los pacientes y sus familiares en el instituto Ontológico Nacional
En Vida Panamá, de Nidal Waked, trabajan 106 panameños.
En Vida Panamá, de Nidal Waked, trabajan 106 panameños.