Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  9 / 32 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 9 / 32 Next Page
Page Background

Francisco

el papa latinoamericano

La historia detrás de la inédita

renuncia de Benedicto XVI.

El papa que abrió

camino a Francisco

tarea pastoral, aunque en lo doctrinario inte-

grara la línea conservadora del Vaticano. En

cambio, Joseph Ratzinger había desarrollado

su sacerdocio desde los estudios teológicos y

la intelectualidad. Es uno de los teólogos más

sólidos en la historia moderna de la Iglesia

católica, estudioso de todas las corrientes

filosóficas antiguas y modernas, y un intelec-

tual del Vaticano habituado más a la discu-

sión teórica que al trato con los fieles.

Benedicto centró la acción de su papado en

corregir los desvíos en que había incurrido la

Iglesia en ámbitos tan disímiles como los os-

curos manejos de las finanzas del Vaticano y

las denuncias de pedofilia sobre curas y obis-

pos, que ganaban repercusión pública y afec-

taban la tarea pastoral del clero en Roma y

en todo el mundo.

Esta postura que adoptó el alemán no generó

entusiasmo ni cercanía entre los fieles cató-

licos. Sin embargo, él no abandonó su misión:

dar un fuerte golpe de timón a una Iglesia

cuestionada y revivir la aletargada fe de los

católicos.

Pocos días antes de celebrarse el cónclave

que elegiría a su sucesor, Benedicto convocó

al cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio a

una reunión privada. Bergoglio había sido can-

didato al papado en 2005, cuando resultó ele-

gido Joseph Ratzinger, pero había declinado su

postulación en pos de la unión de la Iglesia.

El desconcierto inicial por la renuncia de Be-

nedicto cobró un valor histórico cuando Ber-

goglio, ya como el papa Francisco, se asomó

al balcón en la Plaza de San Pedro y anunció

que la Iglesia comenzaba una nueva misión:

salir en busca de las ovejas alejadas del reba-

ño, predicar con la palabra y el ejemplo. Para

los fieles, era una prueba más de que Dios

tiene sus razones, verdad a la que Benedicto

XVI se había entregado durante su papado.

En el Consistorio, como se conoce la reu-

nión del Consejo de Cardenales, el Santo

Padre resumía así los motivos de su renun-

cia: “

Después de haber examinado ante Dios

reiteradamente mi conciencia, he llegado a la

certeza de que, por la edad avanzada, ya no

tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el

ministerio petrino

”.

Benedicto XVI había sido elegido papa tras

la muerte de Juan Pablo II, el carismático

pontífice que se ganó la simpatía y el amor

de la congregación católica con su incansable

l 11 de febrero de 2013, el papa Benedic-

to XVI sorprendió al mundo al anunciar su

renuncia a la silla de Pedro. Era la primera

vez en casi 600 años que un Sumo Pontífice

abandonaba su cargo. La decisión abrió una

serie de interrogantes: ¿sufría un problema

de salud? ¿Había sido provocada por las fil-

traciones de documentos secretos de la Igle-

sia? ¿Era producto de las luchas internas en

el Vaticano por los malos manejos financieros

o las denuncias por abuso de menores que

afectaban a obispos y sacerdotes de diferen-

tes diócesis del mundo?

E

“E

n el mundo

de hoy

,

para

gobernar la

barca de

S

an

P

edro

,

es

necesario el

vigor tanto del

cuerpo como del

espíritu

;

vigor

que

,

en los

últimos meses

,

ha disminuido

en mí

”.

Saludo entre Benedicto XVI y el cardenal Bergoglio, antes de la sucesión.

PÁGINA

09