Cine y más Cine y más

14 ago Juanpi Dolande, un panameño sobresaliente

El ‘dj’, locutor y conferencista nacional Juanpi Dolande presenta este jueves 16 de agosto, a las 7:00 p.m.,  ‘Te cambio todos tus problemas por un día de mi vida’     durante la Feria Internacional del Libro de Panamá.

Para Juanpi, la imaginación “es un regalo que Dios te hace desde que eres niño y debes cultivar toda la vida”. Para Juanpi, la imaginación “es un regalo que Dios te hace desde que eres niño y debes cultivar toda la vida”.
Para Juanpi, la imaginación “es un regalo que Dios te hace desde que eres niño y debes cultivar toda la vida”. Gabriel Rodríguez\La Prensa

En un mundo que sufre tras el paso de un cinismo campante y un hedonismo cibernético, es una bocanada de fresca esperanza conversar con Juan Manuel Juanpi Dolande.

Este locutor, presentador de televisión, cantante, motivador, conferencista y ‘dj’, que en un par de semanas cumplirará 24 años, tiene una opinión positiva de toda la gente. Él parte que todos los seres humanos son buenas personas hasta que se les compruebe lo contrario.

El ahora también escritor, cuya obra se presentará este 16 de agosto, en la Feria Internacional del Libro de Panamá, piensa siempre de forma correcta de los demás, y mira con optimismo y luces largas la vida.

Sería comprensible que Juanpi tomará una posición pasiva o de derrota ante las tantas pruebas que ha tenido que vencer, pero no alguien de su estatura moral y de entusiasmo permanente.

Cuando usted lea Te cambio todos tus problemas por un día de mi vida (con prólogo de Ismael Cala), y conozca a Juanpi, al asistir al Salón Chaquira de Atlapa, este jueves, a las 7:00 p.m., sabrá que está ante uno de esos valientes que tanto necesita esta sociedad.

Meta lograda

Juanpi soñó con escribir un libro desde que tenía 14 años. Seis años después comenzó de manera formal a construir esta meta y ya lo tiene terminado.

“Ahora tengo la madurez óptima para dejar plasmado en una obra las herramientas para convertir los obstáculos en oportunidades. No se trata solo de una historia de vida, la mía, sino que les comparto a los lectores una forma para que puedan triunfar. Escribo para tratar de curar el alma”, comenta.

Sus herramientas son echar mano, en todo momento, en especial en los días sombríos, de una actitud proactiva y “aprender que los fracasos son oportunidades y hay que perseverar para que podamos cumplir nuestros sueños, es un aprendizaje que no podemos olvidar”. Está convencido que todos tienen un propósito en la Tierra. “No puedes permitir que ese propósito se detenga por culpa de los miedos y las tristezas que siempre nos van a atacar, pero no podemos permitir que ellos sean nuestros enemigos. Tenemos una sola vida y debemos vivirla al máximo”.

“Debes alejarte de los asesinos de sueños. Es esa gente que se entera que tú tienes metas y te dicen: ‘no lo puedes hacer’, ‘¿para qué lo vas a hacer?’ Hay que soñar y soñar en grande. Todo comienza a través de la imaginación, luego pasa por la visualización y después lo consigues”.

Desde el génesis

En Te cambio todos tus problemas por un día de mi vida Juanpi cuenta su existencia “desde el génesis. Tenía que comenzar en esas primeras horas que fueron complicadas y para eso entrevisté a mi mamá”.

Cuenta que nació el 23 de septiembre de 1994, a las 29 semanas, con un peso de libra y media. Sus pulmones no estaban para entonces desarrollados al 100%.

Tuvo tres paros respiratorios en corto tiempo, que le provocaron tres paros cardíacos. Esto hizo que se le murieran células y le afectó la parte motora. Tuvo una parálisis cerebral, pero este hecho lo deja de lado y sigue adelante.

“Siempre ha sido un luchador, desde que era chiquito. Él nació con esa actitud positiva”, cuenta su mamá, Yabel Giráldez.

Juanpi le gusta leer desde los libros de Ismael Cala hasta 'Don Quijote de la Mancha', de Miguel de Cervantes Saavedra, así como las novelas de misterio.

Sin límites

Yabel Giráldez, su mamá, lo tiene claro: “no quiero que nadie cargue a Juanpi. Él no quiere ese tipo de apoyo.  Juanpi se educó y trabaja para alcanzar sus metas. Siempre quise que estudiara para que se enfrentara  a un mundo que no está preparado para personas con  discapacidad, y Juanpi le enseña a todos, a mí   incluida, todo lo que es capaz de hacer. Nunca le hemos puesto un límite a Juanpi, aunque la educación y las infraestructuras a veces sí le ponen límites”.

Siri

No es un secreto para nadie, comenta Juanpi Dolande, “que no tengo motor fino en mis manos, por lo cual no escribo a mano y por mi condición escribo lento en la computadora. Por eso, para escribir mi libro todos los días utilizaba la asistente personal de Apple, Siri, que se convirtió en mi mejor amiga (carcajadas). Todo lo que van a leer en mi obra son mis pensamientos que le dicté a Siri, claro, luego eran corregidos por correctores de estilo. Fue un libro hablado. La tecnología es tan maravillosa que me ayudó a cumplir mi sueño de ser escritor”.

"Es un honor participar en la Feria del Libro de Panamá, porque estaré junto a profesionales en materia literaria": Juanpi.

Por mejorar

Juanpi opina que el pueblo panameño es solidario, aunque lamenta que algunos en este país todavía discriminan a los que tienen algún tipo de discapacidad.

Esto se resuelve derribando “las barreras mentales” que nublan a esta clase de personas. “Hemos avanzado, pero falta mucho por lograr en Panamá. Hay leyes, porque el papel lo aguanta todo, y tenemos derechos, lo que hace falta es tener un país que sea igual para todos”.

Por ejemplo, Juanpi plantea: “hay que poner multas más altas cuando alguien se estaciona en los lugares reservados para personas con discapacidad. Se necesitan más establecimientos con rampas con las inclinaciones correctas y aceras amplias por donde transitar. Hay que ser más enérgicos al ejecutar las leyes de equiparación de oportunidades”.

“Necesitamos una sociedad más que accesible, que sea incluyente para todos. No quiero depender ni de mi mamá ni de un asistente para poder transitar por la ciudad. Si Panamá fuera incluyente, quiere decir que si yo quisiera, podría ir a recorrer solo la ciudad sin ayuda de nadie, algo que hoy no puedo hacer”, agrega Juanpi.

Yabel Giráldez, madre de Juanpi, Katy y Guillermo, comentan: “los discapacitados no quieren que los carguen, porque eso les quita dignidad. Ellos quieren que exista una ciudad que les permita ir sin dificultad a sus trabajos, a sus escuelas, a divertirse. Ellos quieren integrarse. Para ellos es un sacrificio ir a cualquier parte. También es necesario que se cumpla que el 2% de los empleados de las empresas sean trabajadores con algún tipo de discapacidad”.

Para que Juanpi vaya a un sitio, comparte su mamá, “debemos mandar una avanzada primero para ver si el lugar es accesible y si sus infraestructuras son seguras. Como dice las Naciones Unidas: ‘no hay que dejar a nadie atrás”.

Entre risas Juanpi indica que “yo soy casi como un presidente de Panamá. Yo necesito mandar una avanzada”

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.