Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

Cine y más Cine y más

10 jul Pena Máxima, un thriller sobre el Mundial de Fútbol de Argentina 1978 y la Operación Cóndor

Temas:

Logran hazañas fuera de serie, aunque al principio nadie apostaría que podrían hacer algo extraordinario, salvo ser un mero punto en el camino.

Si no que se lo digan al fiscal Félix Chacaltana, a quien no lo respeta nadie: ni sus colegas ni sus superiores, y mucho menos sus vecinos, su novia y su propia madre.

Aunque este tímido y caballeroso individuo, de esos bajo perfil, o sea, un eterno perdedor, parece que hará lo impensable: ser útil.

Chacaltana es el protagonista de la divertida y sombría, sí, pueden estar presentes estos dos extremos en una misma obra, Pena Máxima ( Alfaguara), la nueva novela del peruano Santiago Roncagliolo, quien reside en España desde hace 14 años.

Es el regreso triunfal de Félix Chacaltana, que es un viejo amigo de los lectores de Roncagliolo (Lima, 1975), ya que fue ficha clave de su obra Abril Rojo, que le hizo ganador del premio Alfaguara de Novela 2006.

En Pena Máxima, Chacaltana es un inofensivo asistente de archivo del Poder Judicial, que va adquiriendo experiencia de todo tipo que lo llevará a formar parte de investigaciones delicadas.

Pena Máxima tiene tres focos a desentrañar: la temida Operación Cóndor, el Mundial de Fútbol de Argentina de 1978 y cómo ambas situaciones se presentaron en Lima, Perú.

Su historia se desarrolla cuando varios países del sur del continente estaban gobernados con la mano salvaje de juntas militares o democracias verde olivos, y si aquello no fuera ya razón para llorar, estos salvajes idearon un proyecto de represión regional conocido como Operación Cóndor.

Recordemos que la Argentina de entonces, que al final alzó la copa del Mundial, estaba sometida por el gobierno militar de Jorge Rafael Videla. Era un país donde ocurrieron hechos atroces, que iban desde robo de niños hasta la eliminación sistemática de ciudadanos contrarios al pensar de los milicos.

Si en Argentina llovía, en Perú también ocurría sin aguaceros, pues ellos tenían la mano de hierro del general Francisco Morales Bermúdez.

La lectura de Pena Máxima es harto conveniente cuando el planeta, o buena parte de sus habitantes, está este año inmerso en los partidos del Mundial de fútbol de Brasil.

Aunque este 2014 es bastante distinto a lo que ocurría en América Latina a finales de la década de 1970, cuando la justicia estaba encadenada, las leyes pasaban por un período de receso, la libertad la encerraron botando la llave y cualquier persona perdía su vida, ya fuera intelectual, maestro u obrero, por estar en contra de los gobiernos déspotas de entonces.

Eran tiempos de torturas, secuestros y desapariciones. Era la época donde los gobiernos huérfanos de legitimidad usaban la gesta deportiva del balompié para entretener al pueblo, para que la gente se olvidara de las violaciones a los derechos humanos que ocurrían en público y en privado.

Pena Máxima es la historia de los exiliados, de los que deben abandonar su patria en busca de un futuro que les permita seguir respirando. Es dejarlo todo y tratar de volver a empezar.

Algo de eso sabe el escritor Santiago Roncagliolo, quien creció en México, rodeado de otros niños y adultos que escaparon de las garras de los militares de Uruguay, Chile y Argentina.

También sabe de fútbol Roncagliolo, hincha del Atlético de Madrid y de chico lo fue de la Alianza Lima.

Este autor, además, describe en su acabada novela el ambiente en Perú durante ese Mundial argentino, destacando la calidad de los locutores de balompié de aquellos años (algunos colegas panameños tendrían mucho que aprender), así como la reacción de aquel polémico partido entre Argentina y Perú, donde el primero venció al segundo 6 goles contra 0.

Pena Máxima es otra muestra que ya los intelectuales latinoamericanos siguen más al narrador Eduardo Galeano (recomiendo la lectura de hermoso libro Fútbol, a sol y a sombra) que al poeta Jorge Luis Borges, quien no le encontraba gracia a eso de que tantas personas estuvieran persiguiendo un balón por 90 minutos, y que millones se emocionaran con ese acto de desgaste físico.

Pena Máxima, un thriller político en estado puro, es un valioso ejercicio de memoria histórica. En medio de su función de entretener, sabe informar sobre un momento doloroso para América Latina cuando cualquiera era abordado a un avión y tirado al océano por el simple hecho de ser indeseable para militares violentos y corruptos.

¿Qué libro, de ficción o no, sobre el fútbol recomiendan su lectura? ¿Han leído otras novelas de Santiago Roncagliolo?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.