Cine y más Cine y más

15 may Orange Is the New Black: altamente recomendada

Temas:

El homicida (1929, Estados Unidos), de Cecil B. DeMille.

Desde entonces, 336 productos, repartidos entre el cine y la televisión, han estudiado lo que pasa a lo interno de una prisión.

En el séptimo arte hay varias obras ejemplares que abordan el tema, como Cadena perpetua (1994, Estados Unidos); La evasión (1960, Francia), de Jacques Becker;  El puente sobre el río Kwai (1957), de David Lean; El expreso de medianoche (1978, Estados Unidos), de Alan Parker;  En el nombre del padre (1993, Irlanda), de Jim Sheridan;  La milla verde (1999, Estados Unidos), de Frank Darabont, entre otras.

En la televisión hay por lo menos dos muestras de excelencia al momento de analizar el mundo cerrado de ese lugar que limita la libertad de los que han cometido alguna falta a la sociedad:   Oz (1992, Estados Unidos), creado por Tom Fontana, y  Orange Is the New Black (2013, Estados Unidos), una agradable, tierna y dura idea de Jenji Koham.

Me concentro hoy en el programa de Netflix sobre lo que pasa en una cárcel de mujeres en Estados Unidos:  El naranja es el nuevo negro, que narra la vida de un grupo de reclusas.

El programa se concentra en Piper Chapman (valiosa interpretación de Taylor Schiling), una guapa y delicada chica blanca de clase media, que termina tras las rejas por transportar dinero producto del tráfico de drogas.

La paradoja es que lo hizo solo una vez y hace 10 años, todo por hacerle caso a su amante, una sofisticada dama que estaba a cargo de una red de tráfico mundial.

Detrás de esas paredes está la tragedia de mujeres que sufren, odian, aman y sueñan juntas. Entre ellas se amenazan y se hacen daño, pero también se protegen.

Esta serie se basa en un hecho real. Se trata de la historia de Piper Kerman, quien después de estar recluida en una cárcel compartió sus experiencias.

El programa, considerada una de las mejores series para la American Film Institute, no busca ser condescendiente con las presas ni con los hombres y mujeres que las vigilan. No aspira a que se las tenga lástima a las delincuentes, sino que se les comprenda en su situación especial, que el espectador se imagine que ese mundo planteado en el programa existe y que no debe ser necesariamente placentero.

La segunda temporada de Orange is The New Black, que ha recibido dos nominaciones del Sindicato de Guionistas de Estados Unidos, comienza el 6 de junio y estoy contando los días para ver qué pasa con Chapman y el resto de las chicas.

¿Qué les parece  Orange is The New Black?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.