Cine y más Cine y más

16 ago "Sin desarrollo cultural no es posible alcanzar el primer mundo": Juan David Morgan

El escritor nacional Juan David Morgan estudia el valor de la cultura dentro de la sociedad y entre los miembros de la clase política, en su novela ‘La rebelión de los poetas’ (Alfaguara).

Juan David Morgan presenta su obra el viernes 17 de agosto, en el salón Boquete de Atlapa, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Panamá. Juan David Morgan presenta su obra el viernes 17 de agosto, en el salón Boquete de Atlapa, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Panamá.
Juan David Morgan presenta su obra el viernes 17 de agosto, en el salón Boquete de Atlapa, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Panamá. Archivo\La Prensa

Ante la llegada de cada nuevo presidente, no despierta tanto interés entre la sociedad istmeña quién va a ocupar el cargo del director del Instituto Nacional de Cultura ( INAC). Es probable que despierte más pasiones quiénes ocuparán ministerios como el de Educación o el de Trabajo.

¿La razón? Juan David Morgan, quien estudia el valor de las artes dentro de una sociedad en su novela La rebelión de los poetas ( Alfaguara), responde: “Porque los gobernantes ni siquiera han leído el capítulo 4º, del título III de la Constitución Nacional, que expresamente obliga al Estado a fomentar la cultura nacional. Además, a diferencia de las obras de infraestructura, la cultura no se ve y no jala votos”.

Fondos y ministerio

Desde hace décadas, los distintos gobiernos panameños le ofrecen presupuestos denigrantes al INAC, porque las artes, la verdadera Cenicienta sin príncipe azul de los fondos del Estado, “se escapan del típico clientelismo, que es la norma que prevalece en las elecciones”.

La solución es crear un Ministerio de Cultura como ya ocurre en el resto de América Latina. “Un Ministerio que por lo menos le otorgue igual rango al director de la cultura que a las otras entidades del gobierno y le permita sentarse en el gabinete y exigir que el gobierno incluya en el presupuesto nacional la suma que la actividad cultural requiere. Actualmente los fondos dedicados a la cultura no representan ni la mitad del 1% del presupuesto nacional, lo cual es, por decir lo menos, vergonzoso”.

Fiestas y revolución

Durante las fiestas patrias de noviembre nos gusta tanto el tono marcial de los desfiles al son de tambores y cornetas, en vez de darle protagonismo a la poesía como propone Solana, el personaje central de La rebelión de los poetas. “Cultura y civismo van íntimamente ligados a la educación y ya sabemos que, como norma general, la que se imparte en Panamá es de una calidad pobrísima. Esa falta de educación determina que los estudiantes otorguen mayor valor a lo marcial que a las humanidades”.

“Es imposible vivir de la literatura, no se diga de la poesía”, comenta Neruda Pérez, uno de los personajes de la obra de Juan David Morgan. ¿Algún día se podrá lograr? Primero se requiere de un mercado “mucho más grande. Aunque el panameño leyera al nivel de otros países, el mercado es muy pequeño para poder vivir de la literatura. Ahora mismo hay interés de algunas casas editoriales de llevar la obra de autores nacionales a otros mercados, y si esa tendencia continúa y los escritores nos entregamos más al oficio, es posible que llegue ese día”.

A falta de acceso a una educación de excelencia y ante la ausencia de apoyo a la cultura desde el Estado, son las razones para que en Panamá, en materia de valores y civismo, estemos “retrocediendo desde hace muchos años. Se va perdiendo la unidad familiar, que es donde se siembran los valores, y no solamente hemos caído en una vorágine de corrupción, sino, lo que es peor, en una de impunidad”.

Asegura que en ningún momento histórico de Panamá se ha dado una revolución cultural, tal como ocurre en su novela, una iniciativa que busque darle su justo lugar a la poesía y a los bardos. “Ni siquiera una pequeña revuelta. Más que una revolución, la evolución cultural ocurrirá en la medida en que los panameños comprendamos que sin desarrollo cultural no es posible alcanzar el primer mundo. Y para todo ello tenemos que elevar exponencialmente el nivel de la educación”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.