Avanzan estudios sobre escorpiones y serpientes

Panamá ya cuenta con una red para el estudio de venenos, toxinas y envenenamientos con ofidios y alacranes.

Temas:

ESCORPIONARIO DE LA UP. Ejemplar de ‘Tityus pachyurus’ macho. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang ESCORPIONARIO DE LA UP. Ejemplar de ‘Tityus pachyurus’ macho. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang
ESCORPIONARIO DE LA UP. Ejemplar de ‘Tityus pachyurus’ macho. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang

Los accidentes con animales ponzoñosos y sus secuelas son un problema de salud pública que afecta, sobre todo, a pobladores rurales, niños y adultos en edad productiva que carecen de seguro social.

Las mordeduras de serpiente superan los mil 500 casos al año en Panamá, llegando incluso a los 2 mil casos reportados. La mayoría de las veces intervienen especies del género Bothrops.

Las picadas de alacrán o escorpión también tienen una incidencia importante. En 2007, se reportaron unos 2 mil 700 casos y la tendencia se mantiene. Panamá tiene más de 40 casos por 100 mil habitantes, siendo los escorpiones del género Tityus los de mayor importancia médica en el país.

Aunque hay sueros antivenenos que deben ser administrados prontamente, estos suelen ser inaccesibles en regiones apartadas. Además, los antivenenos deben ser específicos para que sean efectivos.

Los sueros antivenenos se elaboran a partir de los venenos de los animales, pero hay que considerar que sus toxinas varían según la especie y de una región geográfica a otra, por lo que no hay un antídoto universal.

Para crear un antiveneno que funcione en un país o región particular, es necesario encontrar un “veneno patrón”, que sea representativo de las toxinas producidas por las especies del país o región, y en base a este, elaborar un antídoto específico.

Considerando estos hechos, en los últimos años se ha formado en Panamá una red para el estudio de venenos, toxinas y envenenamientos con escorpiones y serpientes, y nueve proyectos de investigación sobre estos temas han sido aprobados por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt). Como parte de estos proyectos, en la Universidad de Panamá (UP) se han habilitado un escorpionario y un serpentario.

Según la profesora Hildaura de Patiño, del Centro de Investigación e Información de Medicamentos y Tóxicos de la UP, ya se cuenta con un veneno patrón de serpientes en Panamá. Unos 57 ejemplares de Bothrops asper (Equis), colectados en distintas partes del país, fueron ordeñados y el veneno patrón fue caracterizado por Alina Uribe, estudiante de maestría de ciencias biomédicas de la UP.

“Ya tenemos resultados de la actividad hemorrágica, coagulante y su contenido proteínico, pero hay accidentes que corresponden a otras especies y es importante estudiarlas también”, expresa la profesora de Patiño.

Otro trabajo, liderado por Alexa Prescilla, del departamento de microbiología de la Facultad de Medicina de la UP, se enfocará en el estudio de la microbiología del veneno de la serpiente y del colmillo y área bucal, para poder correlacionar los hallazgos con las infecciones que se puedan desarrollar y aportar así información sobre los antibióticos que se deben usar en los pacientes.

Aún no se ha encontrado un veneno patrón de los escorpiones locales, pero los análisis realizados hasta ahora con los ejemplares del escorpionario han revelado que los antídotos comercialmente disponibles en América Latina reconocen, pobremente, las toxinas producidas por los escorpiones locales, en comparación con los venenos para los cuales fueron preparados en otros países.

“Las toxinas producidas por escorpiones de Panamá tienen una vinculación más cercana con especies colombianas y de la región amazónica del norte de Suramérica, y son distintas de otras regiones de América Latina.

Es posible que existan variaciones en la composición del veneno, aún dentro de una misma especie, de una región a otra, lo cual está siendo considerado para la preparación del veneno patrón del país”, explica el Dr. Adolfo Borges, de la Universidad Central de Venezuela e investigador que lidera tres proyectos en Panamá.

Con el estudio colaborativo “Análisis toxinológico de poblaciones de escorpiones de los géneros Tityus y Centruroides que habitan áreas endémicas de Costa Rica, Colombia y Panamá, empleando técnicas moleculares e inmunológicas”, liderado por el Dr. Borges, se establecerán relaciones filogenéticas comunes y se determinará la estructura de las toxinas, su grado de toxicidad y la reactividad frente a los antivenenos, con el fin de producir un antídoto mezclando venenos representantivos de estos países. Al final, se conocerá si es posible diseñar una estrategia terapéutica común a los tres.

“Ya estamos iniciando este trabajo con el análisis del veneno de Tityus pachyurus. Vamos a analizar cuáles toxinas son pobremente neutralizadas por los antivenenos”, dice el Dr. Borges.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Sociedad Empieza demolición de la cárcel pública de David

Las autoridades dijeron que tenían identificados a los autores del siniestro.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Canal ampliado 99% de avance en trabajos en esclusas

Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación. Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación.
Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación. LA PRENSA/Archivo

Los trabajos menores y defectos pendientes en el tercer juego de esclusas que desarrolla el contratista Grupo Unidos por el ...

SEGURIDAD EN NAVEGACIÓN 121 actos de piratería

Infografía Infografía
Infografía LA PRENSA

Entre enero y septiembre se han registrado 121 incidentes de piratería y robo a mano armada contra buques en distintas partes ...

negocios Cinco SEM se instalarán en el país

Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año. Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año.
Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año.

Las estadounidenses Visa y McKinsey & Company, Inc., y la suiza Panalpina World Transport, son algunas de las firmas que ...