Cultura solar

En el altiplano argentino se ha dado comienzo a una nueva cultura que atrapa los rayos solares para dar vida a los hogares.

Temas:

1193577 1193577
1193577

En la inmensidad del altiplano argentino, Misa Rumi es un pueblo solar ejemplar que se autoabastece de energía del sol para todas sus actividades cotidianas, y sus pobladores tienen mucho por qué sentirse orgullosos.

Los nuevos mercados que se presentan ante el cambio climático les han dado una nueva oportuni-dad imprevista hace una década atrás.

Abiertos los nuevos mercados de carbono, la Fundación Ecoandina, que propicia el uso de las cocinas y hornos solares entre la gente del lugar, diseño un dispositivo electrónico que permite medir el consumo solar.

Y la herramienta está beneficiando también a los más necesi-tados. Ya hay más cocinas solares y el futuro es prometedor.

“Estamos vinculando el uso de la cocina solar con el mecanismo del desarrollo limpio, o sea con los certificados de reducción de emisiones de dióxido de carbono, o bonos verdes, como los llamamos aquí.

Para tal fin desarrollamos este medidor electrónico que está adjunto a cada cocina solar para medir exactamente cuantas horas al año una familia está utilizando los rayos del sol para cocinar.

El medidor mide los rayos solares incidentes en la parabólica y entonces sabemos cuánto sol están cosechando los usuarios. Por lo tanto, podemos decir cuánta energía hemos capturado y, por ende, cuántas toneladas de leña para combustible se ha evitado deforestar y cuantas emisiones de dióxido de carbono -que causan el efecto invernadero- se han evitado emitir al no quemar la leña”, me explica Bárbara Hölzer, representando a la fundación Ecoandina.

Ecoandina ha tomado lectura a 45 medidores y estos han arrojado indicios que una familia puede ahorrar, más o menos, entre 2 a 4 toneladas de dióxido de carbono anualmente, lo que equivale a 2 ó 4 bonos verdes.

Para cada familia, estos créditos de carbono representan un valor económico de aproximadamente 20 euros en el mercado, que podría representar entre 40 a 60 euros al año por el uso de cada cocina solar.

Bárbara prosigue con entusiasmo mientras da vuelta a un jugoso costillar que se está dorando en un pequeño horno solar. “Para ellos uno de los problemas es la inversión inicial. Una cocina solar tiene un precio de unos 300 euros y eso es bastante dinero para una familia acá en la puna.

Entonces, la idea es, si la familia puede generar la oportunidad de los bonos verdes, nosotros luego los vendemos y se pueden generar los ingresos. Según nuestros cálculos, en 5 años de uso con esta fórmula pueden recuperar su inversión. Y las cocinas pueden durar más de 10 años. Esa es nuestra idea y las familias ya están demostrando su interés en sumarse a la nueva cultura solar”.

Misa Rumi y otros de los pujantes pueblos solares andinos nos señalan el camino, nos despiertan esperanzas, nos muestran un horizonte. Nos llaman a mirarlos, pero sobre todo, a cambiar los malos hábitos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

INVESTIGACIÓN Estados Unidos confirma otras dos víctimas de ataques en Cuba

Embajada de Estados Unidos en Cuba. Embajada de Estados Unidos en Cuba.
Embajada de Estados Unidos en Cuba. AFP

Estados Unidos dijo el sábado que otros dos funcionarios del gobierno son víctimas confirmadas de los ataques no explicados en ...

TENSIÓN Rajoy pide poderes para disolver gobierno de Cataluña

Mariano Rajoy. Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy. AFP

El presidente del gobierno español dijo el sábado que quiere que el Senado le otorgue poderes directos para disolver el ...

NARCOTRÁFICO Presidente filipino Duterte, dispuesto a matar él mismo a criminales

Rodrigo Duterte. Rodrigo Duterte.
Rodrigo Duterte. AP

El presidente filipino Rodrigo Duterte se ha mostrado dispuesto a "apretar el gatillo" para matar a criminales, mientras ...