CAMBIAR A DIGITAL. EL DETALLE ESTá EN LAS SOMBRAS.

¿Digital o película?

¿Digital o película?
¿Digital o película?

"Las cámaras que yo utilizo son las mejores del mercado", afirma Essdras M. Suárez, fotoperiodista del diario Boston Globe, "así que al ver la foto casi no te puedes dar cuenta si fue tomada con una cámara digital o no, pero yo considero que las cámaras de película tienen más latitud o rango (manejo de luces y sombras) que las digitales", lo que permite un mejor registro de los elementos a los lados extremos.

Suárez, que está en Panamá cumpliendo una asignación, confiesa que: "para efectos de la sección de turismo del diario, uso película; en cambio, para noticias, uso la digital. Y agrega que, dentro de las cámaras de película, las diapositivas, por ser un vehículo de primera generación, permiten una reproducción más exacta, con relación al negativo, que es un vehículo de segunda generación. "National Geographic, por ejemplo, utiliza cámara de filme con diapositivas", señala Suárez, que se considera un mejor fotógrafo cuando utiliza cámaras de película: "entre otras cosas, uno no se desconcentra buscando ver la imagen cada vez que hace clic. Ese deseo de gratificación inmediata que permite la cámara digital te puede hacer perder la oportunidad de una mejor foto".

Por otro lado, para el usuario común, Suárez considera que la cámara digital es más práctica y efectiva. Y afirma que "a menos que seas un profesional o estés pensando tomar una foto gigante para una pared, con tres pixeles basta. Más de eso significa más dinero y mayor consumo de memoria".

Otra fotógrafa profesional, Silvia Grünhut, asegura que prácticamente todo su trabajo lo hace en digital y que, si algo añora de la cámara de película, es "la parte tangible; yo sé que las imágenes están en un cd, en una tarjeta de memoria, pero no tengo la película en la mano". En cuanto a la calidad de las imágenes, ella no siente que el uso de la digital implique sacrificio "excepto en comparación con las placas 4x5, pero en Panamá éstas siempre se han utilizado muy poco por ser muy caras".

Grünhut conoce de fotógrafos que consideran que, cuando se trata de sombras, la digital no retiene el detalle que sí retiene la cámara de película, pero ella no está de acuerdo.

Más aún, Silvia considera que en su trabajo actual, muy concentrado en fotografía comercial, la mejor reproducción se logra precisamente con las digitales: "al haberse digitalizado todo el sistema, los resultados de impresión son más previsibles a partir de una imagen tomada digitalmente".

En cuanto a la impresión en papel, concluye el fotógrafo José Manuel Castrellón, "puedes lograr una buena calidad tanto con la digital como con la cámara de película, mientras que el tamaño de la ampliación vaya acorde con el número de pixeles de la cámara". Y añade, no sin cierto sinsabor, que, con la cámara digital, todo el mundo piensa que puede ser fotógrafo y, hasta cierto punto, es cierto".

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL