Prácticas de ensayista popular

Carlos Monsiváis, autor de más de 50 libros, fue un ensayista que no le temió a ningún tema; escribió de casi todo.

Temas:

PARECERES. La cultura de Carlos Monsiváis no tenía como frontera los libros y las ideologías, también había espacio para lo audiovisual, y lo popular le arrebataba. AP PARECERES. La cultura de Carlos Monsiváis no tenía como frontera los libros y las ideologías, también había espacio para lo audiovisual, y lo popular le arrebataba. AP
PARECERES. La cultura de Carlos Monsiváis no tenía como frontera los libros y las ideologías, también había espacio para lo audiovisual, y lo popular le arrebataba. AP

Quizás el mexicano Carlos Monsiváis no tendría tantas posibilidades de ganarse el premio Nobel de Literatura como su compatriota, el novelista Carlos Fuentes.

A lo mejor habrá estudiosos que no lo consideren tan interesante como vacas sagradas de la academia como sus colegas Alfonso Reyes o Fernando Benítez, pero pocos como Monsiváis podían hablar de tú a tú con cualquiera de Twilight o Superman, de los mitos de la tradición oral azteca, de las películas de Vittorio de Sica o del colonialismo europeo que aniquila a la América Latina desde hace más de cinco siglos.

Cuando estuvo en Panamá para la Feria Internacional del Libro lo entrevisté en un hotel cinco estrellas, mientras Monsiváis veía la cartelera de cine porque quería ir a ver alguna película lo más pronto posible, la que fuera con tal de entretenerse. Mientras yo de necio con querer entrevistarlo. Al final hizo lo uno y lo otro. Así de buena gente era el señor.

No sé si en el istmo lo paraba la gente con tanta frecuencia, pero cuando lo observé en su propia cancha, en su grandote y caótico México D.F., en el desarrollo del Encuentro Iberoamericano de Cultura de 2008, supe lo que era ser un tipo querido.

Al autor de Aire de familia y Amor perdido lo detenían en cualquier lado del recinto donde ocurrió el encuentro. Era una especie de veterano cantante de rock combinado con el entusiasmo de estrella de serie televisiva juvenil.

Sí, hay quien lo acusa de que le gustaba estar en los medios de comunicación para hablar de lo que sea. ¿Y qué? ¿Acaso no hay políticos y otros idiotas, aquí y allá, que dicen cualquier estupidez cada cinco segundos y también están alertas cuando ven una cámara de televisión?

Regresemos al D.F. A Monsiváis, hombres y adultos, caballeros enfundados en finos sacos y corbatas, así como chicos con enormes aretes en las orejas, cada cual lo detenía para preguntarle por el futuro de la izquierda mundial o le pedían su opinión sobre la última canción de Juan Gabriel o si había leído tal cómic.

Es que la cultura de Carlos Monsiváis no tenía como frontera solo los libros y las ideologías, sino que también había espacio para lo audiovisual (adoraba el séptimo arte) y lo popular le arrebataba.

En México, Monsiváis junto a Elena Poniatowska, son dos de los escritores que han hecho obras maestras gracias a los ensayos, la crónica y el reportaje sobre temas tanto prohibidos por los poderosos o etiquetados como innecesarios porque giraban en torno a las costumbres y gustos del pueblo, esa masa que muchos solo convocan cada cuatro años y ya.

Todo le sorprendía a Monsiváis, tanto los dioses que la religiones o los libros de historia asignan, como los que la llamada caja tonta elabora y después desecha como si fueran basura.

Igual le arrebata saber lo que ocurría en un metro, que los negocios sucios de los partidos políticos, las canciones de Agustín Lara, los combates fuera y dentro del ring de El Santo, las pinturas de Luis García Guerrero y los poemas de Octavio Paz.

En su lista de pasiones por favor incluir a Drácula, la matanza de Tlatelolco, Frankestein, las baladas de Luis Miguel, la filmografía de Tim Burton, el Chupacabras y los alzados en armas en Chiapas.

Le sacaba de quicio la injusticia social y le parecía un escándalo el egoísmo de clase, la inseguridad urbana y que los saqueadores de todos los colores y tendencias se ampararan en la ley.

El neoliberalismo lo consideraba una epidemia casi sin cura y le quitaba el sueño que aquí al lado, en este mismo planeta, la gente se mata a destajo por culpa de la intolerancia.

¿De qué no escribió el noble de Monsiváis?, pues sí, de casi todo y bien.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Loteria nacional

21 Feb 2018

Primer premio

8 2 1 2

DDDA

Serie: 5 Folio: 1

2o premio

6402

3er premio

0459

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Por si te lo perdiste

PROPUESTA DEL TRIBUNAL ELECTORAL Cambios en los circuitos dividen a los diputados

Los magistrados del Tribunal Electoral presentaron el proyecto de ley que reestructura los circuitos electorales el pasado martes 20 de febrero.
Archivo

Provincias Decomisan 65 paquetes de droga en Coclé

Sustancia ilícita que fue decomisada.
Cortesía/Policía Nacional

incendio destruye históricos caserones Casco Antiguo, vulnerable ante siniestros

La casa Boyacá era un edificio en forma de triángulo, que recordaba la proa de una cañonera colombiana de la época de la Guerra de los Mil Días.
Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Figura japonesa Mal debut para Ohtani como lanzador con los Angelinos

Shohei Ohtani, de los Cerveceros, no pudo amarrar a los Cerveceros. Shohei Ohtani, de los Cerveceros, no pudo amarrar a los Cerveceros.
Shohei Ohtani, de los Cerveceros, no pudo amarrar a los Cerveceros. AP

Shohei Ohtani, una de las sensaciones en esta pretemporada del béisbol de las Grandes Ligas por su capacidad para lanzar y ...

Siguen firmes en la cima Messi y Suárez se lucen con el Barcelona

Lionel Messi y Luis Suárez siguen con su ritmo goleador. Lionel Messi y Luis Suárez siguen con su ritmo goleador.
Lionel Messi y Luis Suárez siguen con su ritmo goleador. AP

Lionel Messi y Luis Suárez brindaron otro recital este sábado, ahora marcando cinco de los seis goles de la paliza que el ...