DE SU INMENSA TRADICIÓN, QUE ACUMULE MÁS Y MÁS.

Raíces Penonomé

Tal como ya se lo hemos hecho saber a nuestros leales y estimados lectores desde hace ya sus buenas lunas, que ha constituido para el que esto firma, una constante preocupación el ver que el tiempo pasaba y pasaba, y estas “Raíces” no hacían más que excluir, a las vastas e interesantes regiones por todo sentido que constituyen no solo el llamado interior del país, sino también el resto de su añorable extensión. Y eso que hacemos hincapié en que la exclusión era totalmente involuntaria. Carlos Endara no nos dejó fotografías de varias de las provincias de nuestra querida nación. También ya les habíamos dicho que intentamos infinidad de veces establecer contactos con los corresponsales de este vuestro periódico, a fin de que nos dijesen en dónde sería posible conseguir el material que transformaríamos en una de estas páginas. Pero por un motivo u otro, no pudimos avanzar. Y la idea de que estas “Raíces” se debían extender a todo el territorio nacional no nos dejaba dormir. Menos mal que esto no es más que un decir, pero que no cesábamos de pensar en ello; eso sí que es una palpable realidad. Hoy y gracias a nuestras investigaciones, hemos logrado acumular algunos temas y leyendas que esperamos nos devuelvan la tranquilidad. Entonces, les presentamos pues, y tomadas de variadas publicaciones de 50 años atrás, escenas de la noble y culta ciudad de Penonomé, por ejemplo. Y como estas vendrán muchas más. Y gracias una vez más a nuestra Biblioteca Nacional, verdadera memoria de la auténtica panameñidad. Una de las fotografías se refiere a la catedral de la población; la otra es la calle Juan Demóstenes Arosemena, más otra del barrio de San Antonio. Tal como ya se lo hemos hecho saber a nuestros leales y estimados lectores desde hace ya sus buenas lunas, que ha constituido para el que esto firma, una constante preocupación el ver que el tiempo pasaba y pasaba, y estas “Raíces” no hacían más que excluir, a las vastas e interesantes regiones por todo sentido que constituyen no solo el llamado interior del país, sino también el resto de su añorable extensión. Y eso que hacemos hincapié en que la exclusión era totalmente involuntaria. Carlos Endara no nos dejó fotografías de varias de las provincias de nuestra querida nación. También ya les habíamos dicho que intentamos infinidad de veces establecer contactos con los corresponsales de este vuestro periódico, a fin de que nos dijesen en dónde sería posible conseguir el material que transformaríamos en una de estas páginas. Pero por un motivo u otro, no pudimos avanzar. Y la idea de que estas “Raíces” se debían extender a todo el territorio nacional no nos dejaba dormir. Menos mal que esto no es más que un decir, pero que no cesábamos de pensar en ello; eso sí que es una palpable realidad. Hoy y gracias a nuestras investigaciones, hemos logrado acumular algunos temas y leyendas que esperamos nos devuelvan la tranquilidad. Entonces, les presentamos pues, y tomadas de variadas publicaciones de 50 años atrás, escenas de la noble y culta ciudad de Penonomé, por ejemplo. Y como estas vendrán muchas más. Y gracias una vez más a nuestra Biblioteca Nacional, verdadera memoria de la auténtica panameñidad. Una de las fotografías se refiere a la catedral de la población; la otra es la calle Juan Demóstenes Arosemena, más otra del barrio de San Antonio.
Tal como ya se lo hemos hecho saber a nuestros leales y estimados lectores desde hace ya sus buenas lunas, que ha constituido para el que esto firma, una constante preocupación el ver que el tiempo pasaba y pasaba, y estas “Raíces” no hacían más que excluir, a las vastas e interesantes regiones por todo sentido que constituyen no solo el llamado interior del país, sino también el resto de su añorable extensión. Y eso que hacemos hincapié en que la exclusión era totalmente involuntaria. Carlos Endara no nos dejó fotografías de varias de las provincias de nuestra querida nación. También ya les habíamos dicho que intentamos infinidad de veces establecer contactos con los corresponsales de este vuestro periódico, a fin de que nos dijesen en dónde sería posible conseguir el material que transformaríamos en una de estas páginas. Pero por un motivo u otro, no pudimos avanzar. Y la idea de que estas “Raíces” se debían extender a todo el territorio nacional no nos dejaba dormir. Menos mal que esto no es más que un decir, pero que no cesábamos de pensar en ello; eso sí que es una palpable realidad. Hoy y gracias a nuestras investigaciones, hemos logrado acumular algunos temas y leyendas que esperamos nos devuelvan la tranquilidad. Entonces, les presentamos pues, y tomadas de variadas publicaciones de 50 años atrás, escenas de la noble y culta ciudad de Penonomé, por ejemplo. Y como estas vendrán muchas más. Y gracias una vez más a nuestra Biblioteca Nacional, verdadera memoria de la auténtica panameñidad. Una de las fotografías se refiere a la catedral de la población; la otra es la calle Juan Demóstenes Arosemena, más otra del barrio de San Antonio.

Si vieran, ustedes, cómo nos alegra el poder presentarles aquí en Raíces, aunque sea un poco de lo mucho que se podría decir del resto de nuestra nación. Al menos una vez al mes, nos vamos a descentralizar, nos vamos a apartar de la capital.

Comencemos, pues, por recordar cómo en 1581 el oidor español Diego de Villanueva Zapata agrupa a los indígenas, que se encontraban diseminados por ciertas áreas de lo que es la actual provincia de Coclé y que provenían de lo que era dirigido hasta hace poco por el cacique Nomé. No llegaban a ser ni tan siquiera 400.

Ellos habían sido conquistados desde 1516. Ahora iban a ser parte de una de las llamadas encomiendas por el reino español. Por medio de ellas a los españoles se les concedía tierra en propiedad, que serían trabajadas por los indígenas a cambio de su pobre sustento, cristianización y otro tipo de poca educación.

Algo que a través de los años y siglos se modificó, pues los abusos denunciados y combatidos por Bartolomé de las Casas no tardaron en continuar.

El grupo racial que constituían esos nativos pronto por su idioma, costumbres y manera de proceder continuó diferenciándose del resto de este futuro país.

Sobresalían por sus habilidades y, entre otros aspectos, por la frecuencia en que establecían pleitos y demandas ante las autoridades correspondientes. Tradición que para bien de ellos y de sus descendientes en buena parte ha sabido perdurar.

Y la población también en su número empieza a crecer y recibe nuevos habitantes hasta de la capital (siglos XVIII y XIX) a causa del malestar económico de esta última.

Otro acontecer que entonces sucede en Natá y que contribuye a acrecentar el predominio de Penonomé es el siguiente: Las autoridades castigan a ciertos elementos influyentes por haberse dedicado al agradable y productivo oficio del contrabando, que desde siempre y entre nosotros ha gozado de gran aceptación. Que quede constancia de que no fueron todos los natariegos los involucrados en esto.

Y de la capital siguen arribando más pobladores en los siglos subsiguientes. En 1851, a la ciudad a la cual nos referimos hoy, o sea Penonomé, ya se le cuentan 8 mil 703 habitantes y, para 1896, residen allí 15 mil 200 seres.

Igualmente, los artistas José V. De La Guardia Ayala y Jaén, el militar José Antonio Miró, el jurista Miguel Chiari Jiménez, también en el siglo XIX, se encuentran residiendo en la ciudad de Penonomé.

Y la lista aumenta con los nuevos propietarios de sus tierras, teniendo que citar a los Almillátegui, Jaén, Vieto, Bernal, Grimaldo, Conte, Araúz, Ocaña, De Aguilera, Ponce De León y algunos más. O también se trataba de nuevos individuos y sus familiares, como los Herrera, Miró, Victoria, graduados en la nueva Normal de Varones. Y nuestra población de hoy tiene ahora políticos, jueces, educadores y otros profesionales más.

Sin embargo y quizás por eso, no hay mucha riqueza monetaria o material. ¿Será verdad que siempre ha existido cierta indiferencia entre la intelectualidad y la acumulación de dineros, o eso no es verdad? Ustedes lo dirán.

El caso es que con el pasar de los años, muchos de sus conocidos habitantes comienzan a emigrar ahora a Colón y este se llena de penonomeños que acaparan el poder local y, a veces, el nacional.

Y el número de Presidentes de la República de Panamá se ve con bastante frecuencia elevado por coclesanos, de los cuales muchos resultan ser penonomeños y para qué lo vamos a repetir.

De manera que el desarrollo, a través de siglos y años de Penonomé, vale la pena leerlo. Para quienes así lo desean, nos permitimos recordarles el interesante y, como siempre, bien documentado artículo “Penonomé, cuatro siglos de su historia”, firmado por Omar Jaén Suárez y que apareció en la revista Lotería. Por favor consultar su índice para encontrarlo.

Textos: Harry Castro Stanziola.Fotografías: Biblioteca Nacional, procesadas por Ricardo López Arias.Comentarios: vivir@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Juegos Bolivarianos 'Esta medalla significa mucho sacrificio', Carolena Carstens

La panameña Carstens muestra su presea.
Cortesía/Pandeportes

POTABILIZADORA FEDERICO GUARDIA CONTE Un millón de personas, sin agua

La planta potabilizadora genera 250 millones de galones diarios.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

DOS MUERTOS Se desploma helicóptero de la policía mexicana en Tijuana

No está claro qué causó el accidente. No está claro qué causó el accidente.
No está claro qué causó el accidente. Tomada de Twitter @RRNoticiasqro

Un helicóptero de la policía de la ciudad mexicana de Tijuana, fronteriza con Estados Unidos, se estrelló por razones ...

EDUCACIÓN Página web del Meduca enfrenta problemas técnicos

Página web del Meduca presenta problemas técnicos Página web del Meduca presenta problemas técnicos
Página web del Meduca presenta problemas técnicos LA PRENSA

La página web del Ministerio de Educación (Meduca) presenta problemas de inestabilidad en el servicio debido al volumen ...

LEGADO Expresidente José Mujica recibe doctorado ‘honoris causa' en la Universidad de Panamá

Mujica recordó que América es un continente con muchas desigualdades Mujica recordó que América es un continente con muchas desigualdades Vídeo
Mujica recordó que América es un continente con muchas desigualdades

El expresidente de Uruguay José Mujica recibió la mañana de este jueves 23 de noviembre un doctorado honoris causa de la ...