¿CÓMO NACIÓ? IMPORTANCIA HISTÓRICA.

Raíces La popular Casa Müller

Aquí aparece la edificación que ya ha engalanado esta página en otra ocasión anterior. Si señores, se trata de la desgraciadamente desaparecida Casa Müller en el popular barrio de Calidonia. Fue absurdamente, todos los adjetivos están indicados para lamentar su derribo al inicio de la década de los años setenta del siglo pasado. Para comenzar esta foto también nos la proporcionó Justo Pardo Villalaz, a quien su gentileza la volvemos a reconocer. Tal como se puede ver esa llamada televisión de los pobres o sea la minifalda, ideada gracias al ingenio de la londinense Mary Quant en la primavera de 1965 se puede ya observar en esta fotografía. Minifalda que cada vez se angosta más y que dentro de poco tiempo y a Dios gracias, tendrá la anchura de un cinturón. También se ve a una especie de hippie, aquel movimiento de los jóvenes estadounidenses que tuvo como todo sus cosas buenas (la protesta contra el establishment y contra la guerra de Vietnam) y malas como la propagación del uso de ciertas drogas y quizás el exceso de libertad sexual. Nótese la cantidad de comercios al por menor en la casa citada. Su construcción de madera, fue una de las más grandes del mundo de ese material. También podemos observar unos cartelitos blancos adheridos a las paredes en los cuales se advertía a los inquilinos que muy pronto se tendrían que mudar porque el edificio iba a desaparecer. La fotografía no es muy antigua que digamos, pero también reviste especial interés. Repetimos, el derribo de la Casa Müller fue un pecado en contra del original aspecto de esta ciudad que nunca se ha debido permitir. Aquí aparece la edificación que ya ha engalanado esta página en otra ocasión anterior. Si señores, se trata de la desgraciadamente desaparecida Casa Müller en el popular barrio de Calidonia. Fue absurdamente, todos los adjetivos están indicados para lamentar su derribo al inicio de la década de los años setenta del siglo pasado. Para comenzar esta foto también nos la proporcionó Justo Pardo Villalaz, a quien su gentileza la volvemos a reconocer. Tal como se puede ver esa llamada televisión de los pobres o sea la minifalda, ideada gracias al ingenio de la londinense Mary Quant en la primavera de 1965 se puede ya observar en esta fotografía. Minifalda que cada vez se angosta más y que dentro de poco tiempo y a Dios gracias, tendrá la anchura de un cinturón. También se ve a una especie de hippie, aquel movimiento de los jóvenes estadounidenses que tuvo como todo sus cosas buenas (la protesta contra el establishment y contra la guerra de Vietnam) y malas como la propagación del uso de ciertas drogas y quizás el exceso de libertad sexual. Nótese la cantidad de comercios al por menor en la casa citada. Su construcción de madera, fue una de las más grandes del mundo de ese material. También podemos observar unos cartelitos blancos adheridos a las paredes en los cuales se advertía a los inquilinos que muy pronto se tendrían que mudar porque el edificio iba a desaparecer. La fotografía no es muy antigua que digamos, pero también reviste especial interés. Repetimos, el derribo de la Casa Müller fue un pecado en contra del original aspecto de esta ciudad que nunca se ha debido permitir.
Aquí aparece la edificación que ya ha engalanado esta página en otra ocasión anterior. Si señores, se trata de la desgraciadamente desaparecida Casa Müller en el popular barrio de Calidonia. Fue absurdamente, todos los adjetivos están indicados para lamentar su derribo al inicio de la década de los años setenta del siglo pasado. Para comenzar esta foto también nos la proporcionó Justo Pardo Villalaz, a quien su gentileza la volvemos a reconocer. Tal como se puede ver esa llamada televisión de los pobres o sea la minifalda, ideada gracias al ingenio de la londinense Mary Quant en la primavera de 1965 se puede ya observar en esta fotografía. Minifalda que cada vez se angosta más y que dentro de poco tiempo y a Dios gracias, tendrá la anchura de un cinturón. También se ve a una especie de hippie, aquel movimiento de los jóvenes estadounidenses que tuvo como todo sus cosas buenas (la protesta contra el establishment y contra la guerra de Vietnam) y malas como la propagación del uso de ciertas drogas y quizás el exceso de libertad sexual. Nótese la cantidad de comercios al por menor en la casa citada. Su construcción de madera, fue una de las más grandes del mundo de ese material. También podemos observar unos cartelitos blancos adheridos a las paredes en los cuales se advertía a los inquilinos que muy pronto se tendrían que mudar porque el edificio iba a desaparecer. La fotografía no es muy antigua que digamos, pero también reviste especial interés. Repetimos, el derribo de la Casa Müller fue un pecado en contra del original aspecto de esta ciudad que nunca se ha debido permitir.

En el año de 1976, apareció en un importante periódico de la localidad un reportaje que Earl V. Newland le hizo a uno de los descendientes del primer miembro de la familia Müller que pasó por Panamá, rumbo a California contagiado por la fiebre de oro que se había desatado en ese estado norteamericano, cuando a mediados del siglo pasado se descubrió una gran mina de aquel ambicionado metal. Quedó impresionado con lo poco que alcanzó a ver en este país y al terminar la búsqueda de aquel tesoro, regresó. Era Oscar.

En Panamá se casó. Casualmente el descubrimiento efectuado en California fue la primera razón para la construcción del ferrocarril transístmico Panamá - Colón, por medio del cual y entre otros tránsitos (carga y otro tipo de pasajeros) se agilizó y se le añadió comodidad al viaje en mención.

La compañía citada había adquirido buena cantidad de tierras por lo que Carlos, hijo de Oscar, consiguió que le alquilasen tres lotes con el fin de levantar un edificio en donde existirían 76 apartamentos en los dos pisos superiores (el futuro edificio estaría constituido por cuatro). El inferior lo alquilaría para albergar locales comerciales. Así nació la Casa Müller en el año de 1910.

Miles de trabajadores antillanos que laboraron durante la construcción del Canal, necesitaban viviendas, lo cual dio lugar al nacimiento de los barrios de Calidonia (el cual tenía tan sólo 800 habitantes, cuando el proyecto de la Casa Müller se inició) Río Abajo, El Marañón, San Miguel, El Granillo, Malambo y unos cuantos más.

Teniendo en cuenta que para la época en que la Casa Müller se construyó, no había muchos arquitectos en Panamá, el dueño del proyecto se buscó a una especie de maestro de obras que era conocido popularmente como Maicero para que se encargara de tan importante labor. Pero Müller sí le recomendó que deseaba algo parecido al Hotel Tívoli (otra edificación que tampoco, a nuestro humilde juicio, ha debido desaparecer) o sea con corredores amplios, techo alto y demás. Maicero era tableño.

Una vez finalizado todo aquello, en el piso inferior se instaló originalmente una muy pequeña cárcel o centro de detención de mujeres, con su recinto policivo, y una estación de servicios en caso de incendios, muy frecuentes para ese entonces.

Con posterioridad todo aquello se trasladó y se instalaron almacenes de zapatos, la farmacia Boyd y Gaspar Omphroy, tuvo su primer negocio de accesorios de automóviles.

En la fotografía puede verse algunos de los negocios que albergó el edificio, los cuales se instalaron después, al mismo tiempo que en los andenes. Recordemos la venta de ropa, frutas, lotería, limpiabotas, etc.

El Sr. Müller muy curiosamente pero a la vez inteligentemente le daba a los inquilinos un mes gratis si se daban cuenta de algún incendio que empezaba y lo lograban acabar. Esto se convirtió en un arma de doble filo, pues muchos provocaban o fingían la situación a fin de no pagar aun cuando fuera tan sólo un mes de alquiler.

En todo caso en los alrededores de los 65 años que la Casa Müller subsistió no hubo incendio de consideración.

Lo que sí sucedió fue que un sábado de Carnaval, fue tanta la gente que hasta allí se acomodó para observar el desfile que uno de los balcones se cayó, afortunadamente sin víctimas mortales que lamentar.

Algo curioso fue que nadie hablaba de la exacta dirección del edificio (Ave. Central entre calles 22 a 23 y 23 a 24 bis).

Tan sólo con decir Casa Müller hasta el correo o lo que fuera sin preguntar hasta allí podía llegar. Con todo esto hemos dicho, a través de estos escritos, que la Casa Müller no ha debido desaparecer.

Hoy hubiese podido ser un atractivo turístico más, ya que pocas casas de madera de ese tamaño existen hoy. En Colón existió la "Leviathan", que también desapareció. En Nueva Orleans existe otra que causa admiración y en donde es un lujo vivir. Aquí se derribó y lo que le siguió no es para que se le deba mencionar.

Textos: Harry Castro Stanziola. Fotografías: Procesadas por Ricardo López Arias. Comentarios: svasquez@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

LEGADO Muere Malcolm Young, cofundador de AC/DC

El guitarrista escocés Malcolm Young.
Tomado de acdc.com/Phillip Morris

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

PREMIO Herrerano recibe máxima distinción por parte de restaurante de comida rápida

Bajo su gerencia laboran unos 60 colaboradores. Bajo su gerencia laboran unos 60 colaboradores.
Bajo su gerencia laboran unos 60 colaboradores. Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Alexander Henríquez fue distinguido recientemente con el premio Ray Kroc Award 2017, el más alto y prestigioso reconocimiento ...

EMERGENCIAS Citan a ministro de Salud por falta de ambulancias en Macaracas

Faltan ambulancias en Macaracas. Faltan ambulancias en Macaracas.
Faltan ambulancias en Macaracas. Especial para La Prensa/Alcibíades Cortez

El Consejo Municipal de Macaracas, Los Santos, aprobó por unanimidad citar al ministro de Salud, Miguel Mayo, debido a la ...

POLÉMICA Turquía veta todos los actos LGBTI en Ankara por seguridad

El veto entró en vigor el sábado y se mantendrá durante un tiempo 'indefinido'. El veto entró en vigor el sábado y se mantendrá durante un tiempo 'indefinido'.
El veto entró en vigor el sábado y se mantendrá durante un tiempo 'indefinido'. AP

Las autoridades turcas han prohibido todos los actos de los grupos en defensa de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, ...