ENTRE DOS POLOS. MANÍA Y DEPRESIÓN

Trastorno bipolar

El día de una persona oscila entre grados de felicidad y tristeza. Alegría si recibe un aumento de sueldo, desánimo si sabe de otro aumento en la gasolina. Estas variaciones que dependen de factores externos son comunes y manejables.

El trastorno bipolar es una manifestación de alegría o tristeza excesiva sin razón. "Una persona pasa de sentirse dueña del mundo, inquieta, hablantina, con ánimo para grandes empresas (manía) a sentir una profunda tristeza, sin gusto ni ganas por nada (depresión)", explica el psiquiatra Juan Manuel Benítez.

Ese ir de un polo a otro, en episodios que se repiten es el rasgo del trastorno bipolar. Puede prevalecer la manía o la depresión, en algunos casos ambas por igual.

Tales expresiones de euforia y tristeza originan problemas. Difícil es trabajar y convivir con una persona que tiene alterado su pensamiento y razonamiento. Entre las psicosis la esquizofrenia es la más frecuente. Le siguen los trastornos afectivos, se incluye allí el bipolar.

Vea Conocer el mal para atacarlo

Además en Vivir+

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL